Público
Público

El Congreso desbloquea dos comisiones de investigación sobre accidentes incómodos para el PP y el PSOE

El accidente de Spanair en 2008 y el de Angrois en 2013 serán investigados a partir de este miércoles. El acuerdo sobre la presidencia de la comisión del Alvia ha sido el principal escollo en una negociación que condicionaba tres órganos más.  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen del tren descarrilado en la curva de A Grandeira./ REUTERS

Dos comisiones de investigación bloqueadas desde hace meses verán la luz este miércoles en el Congreso de los Diputados. Las dos investigarán accidentes que dejaron muertos, heridos y mucho dolor. Y las dos son muy incómodas para el PP y el PSOE. Por un lado, está la comisión de investigación sobre el accidente de Spanair, un siniestro que causó 153 muertos en 2008 y que ambos partidos se negaron a analizar en el Senado el año pasado. En el Congreso, sin embargo, los conservadores fueron los únicos que no apoyaron la creación de una comisión de investigación.

Por otro lado, tenemos el accidente del Alvia en Santiago de Compostela, cuya comisión de investigación fue rechazada por el PP tanto en el Congreso como en el Parlamento de Galicia, donde contó también con el apoyo cómplice del PSOE. Los socialistas volvieron a sumar con los conservadores en abril de 2016 para tumbar la comisión que este miércoles verá la luz.

El PP rechazó la comisión de investigación del Alvia en el Congreso y en el Parlamento de Galicia

De hecho, la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor, apretó el acelerador para desbloquear estas comisiones después de reunirse con las víctimas de este siniestro, que llevan cinco años reclamando "la verdad" sobre una tragedia que causó 80 muertos y 152 heridos en 2013. La elección del presidente de este órgano ha sido el principal escollo en una negociación en la que también entraban en juego la comisión de estudio sobre el modelo policial del siglo XXI (que recaerá en el PP) y la de seguimiento del Pacto de Estado contra la Violencia Machista (que liderará el PSOE).

Pastor ya urgió a los distintos grupos a activar estas cuatro comisiones el pasado mes de febrero pero tuvo que volver a hacerlo a mediados de marzo ante la incapacidad de los portavoces para llegar a un acuerdo sobre la presidencia de la comisión de investigación del Alvia tras siete meses de bloqueo. Finalmente, y tras seis intentos frustrados, parece que será el PDeCAT quien la ostente. Al menos, cuenta con los apoyos de todos los grupos después de que Foro Asturias, el candidato que sonó con más fuerza al principio, rechazara el encargo.

El PDeCAT es el partido con más opciones de presidir la comisión del Alvia, tras la renuncia de Foro Asturias 

La opción independentista no es ninguna novedad, ya estuvo encima de la mesa al principio de la negociación. El PDeCAT —que inscribió a su diputado Feliu Guillaumes— siempre se ha mostrado abierto a asumir la presidencia de la comisión y, aunque llegó a contar con los apoyos de la mayoría de grupos, el PP no lo vio como solución e intentó que el presidente perteneciera a otro grupo. Después de que Ciudadanos se autoexcluyera de la terna, los conservadores tantearon sin éxito a Unión del Pueblo Navarro (UPN) y a Compromís, aunque este último partido no tiene plaza en la comisión de investigación ya que la representación del Grupo Mixto corresponde al PDeCAT. 

Ante ese escenario, y tras no recabar apoyos suficientes para su propia candidatura, los conservadores plantearon la opción de Foro Asturias asumiendo el consenso implícito de que sea un partido del Grupo Mixto quien presida el órgano. Sin embargo, la propuesta hizo saltar las alarmas en En Marea y en la Asociación de Víctimas del Alvia 04155, que rechazan que la presidencia de la comisión de investigación de la tragedia de Angrois recaiga sobre un partido que se opuso a su creación. Es decir, sobre PP, UPN o Foro Asturias, quienes intentaron vetar el nacimiento de este órgano en septiembre de 2017.

El representante de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, llegó a tener el apoyo de la mayoría de grupos parlamentarios, interesados todos en desencallar el debate para que la comisión echara a andar. Sin embargo, el partido que fundó el exministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos acabó rechazando la oferta. De ahí que el PDeCAT volviera a la palestra.

Responsables políticos

Una de las razones que explican el bloqueo de esta comisión es que el accidente que el Congreso pretende investigar puede tener responsables políticos. Para empezar, tuvo lugar en julio de 2013, cuando la actual presidenta de la Cámara Baja estaba al frente del Ministerio de Fomento. Ana Pastor tendrá que comparecer en ella, igual que Rafael Catalá (ex secretario de Estado de Infraestructuras y actual ministro de Justicia) o Julio Gómez Pomer (expresidente de Renfe y sustituto de Catalá en la Secretaría de Estado de Infraestructuras).

La investigación también será dura para el PSOE, dado que fue José Blanco, exministro de Fomento y actual europarlamentario, quien inauguró la línea de alta velocidad Santiago-Ourense donde se produjo el accidente. Técnicos ferroviarios aseguraron en su día que una baliza de 14.000 euros podría haber evitado el descarrilamiento.