Público
Público

40 colectivos y 150 colectivos sociales exigen en el Congreso el fin de la ley mordaza

Compromís ha organizado una jornada parlamentaria sobre el tema para intentar forzar el desbloqueo de la nueva proposición de ley socialista y de la amplia reforma propuesta por el PNV

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Hombre amordazado durante una protesta contra la nueva ley de seguridad ciudadana en Gijón, Asturias, 30 de junio de 2015. REUTERS/Eloy Alonso

Enric Bataller, el diputado de Compromís, a instancias del cual la jornada parlamentaria contra la ley mordaza ha sido posible, lo resume así: "queremos terminar la legislatura con un nuevo texto", "ya sea con una nueva ley o con un texto casi nuevo". El trámite parlamentario para terminar con esta ley o modificarla profundamente está bloqueado desde hace meses en la Comisión de Interior, donde duerme tanto la nueva proposición de ley de los socialistas, como la reforma profunda propuesta por el PNV y que tendrían que transaccionar, es decir, negociar para llegar a un único texto. Entre PP y Ciudadanos, su tramitación se ha eternizado, mediante la petición de prórrogas y ampliaciones de plazos infinitas.

Por eso, Bataller, en colaboración con la plataforma No Somos Delito, ha organizado una Jornada Parlamentaria de Debate sobre la Ley de Seguridad Ciudadana. En la han presentado la propuesta “10 puntos sin mordaza”; una iniciativa creada y consensuada por más de 40 organizaciones y colectivos a la que se han adherido más de 150 entidades sociales, que recoge las 10 medidas básicas para garantizar, entre otros, el derecho a la libertad de expresión, reunión y presunción de inocencia.

Diferentes colectivos, organizaciones y movimientos de la sociedad civil como: Amnistía Internacional, SOS Racismo,la plataforma por la defensa de la Libertad de Información (PDLI), Cáritas, AFEMTRAS (Agrupación feminista de trabajadoras del sexo), Confederación de Asociaciones Cannábicas, Red Acoge, Asociación Libre de Abogadas, Comisión Legal Sol, Attac, Novact, Greenpeace, PAH (Plataforma Antidesahucios), Yayoflautas y No somos Delito han resumido sus motivos para derogar esta ley y han presentado sus propuestas para una reforma legislativa que proteja el libre ejercicio de los derechos fundamentales.

La ley mordaza recauda cada año 3 millones de Euros

Todas estas organizaciones coinciden en que la ley se hizo ad hoc para evitar las movilizaciones fruto de la crisis y los recortes y, además, han dado cifras escandalosas como que esta ley recauda cada año 3 millones de Euros y han contado casos de personas sin hogar multadas por no tener casa, de inmigrantes identificados solo por serlo, de devoluciones en caliente, de consumidores de Cannabis, que suman más de 300.000 multas al año (unas mil al día) nunca inferiores a 600Euros, de ecologistas multados por poner pancartas, de manifestantes multados por pedir identificaciones a la policía, etc, etc.

Todos los presentes, que abarrotaban la sala Ernest LLuch han coreado "Sí, se puede, sí se puede" tras el discurso de la representante de la PAH, que ha contado, en primera persona, las multas que le han puesto, que suman más de 6000 euros, por manifestarse con megáfono o simplemente por manifestarse sin más y que ha contado los dos casos de compañeros de la PAH de Madrid que han terminado en juzgados de lo penal por mantener su lucha.

El acto, se ha cerrado con la participación de otros grupos parlamentarios como PSOE, Unidos-Podemos, IU, EH-Bildu, ERC y Ciudadanos, que han sido moderados por la periodista y codirectora del diario Público, Virginia P. Alonso.

Durante la jornada también se ha representado la pieza teatral "Viva la Ley Mordaza ¿Viva?". A través del teatro participativo, se han ilustrado algunas de las situaciones de vulnerabilidad consecuencia de la Ley de Seguridad Ciudadana.