Publicado: 14.10.2014 12:37 |Actualizado: 14.10.2014 12:37

La consulta alternativa de Mas deja "solo al Govern"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Artur Mas ha comparecido este martes en la Galeria Gótica del Palau de la Generalitat para explicar su propuesta alternativa a la consulta del próximo 9-N, tras confirmar ayer después de una maratoniana reunión con los representantes de las fuerzas soberanistas (ERC, ICV­EUiA y la CUP) que ésta "no va a poder realizarse" en los términos del decreto de convocatoria.

Se trata, según ha declarado, de una propuesta similar, con la misma pregunta, la misma fecha y la misma población llamada a participar (mayores de 16 años), pero que se acogería esta vez a "marcos legales preexistentes que nos dan competencia en procesos de participación ciudadana" ­y cuyas bases normativas ha evitado especificar­, lo que obligará al Govern a movilizar a "20.000 voluntarios" de entidades y ayuntamientos y hacer uso de "locales que sean propiedad de la Generalitat y que cubran todo el territorio catalán" para que los ciudadanos voten en "miles de mesas con sus urnas y papeletas".

Una versión de la consulta que para algunas fuerzas que hasta ahora habían brindado apoyo al Govern no ofrece "todas las garantías posibles" y por ello comunicaron ayer su desacuerdo. Sobre la ruptura de esta unidad se ha referido en varias ocasiones el president de la Generalitat. En primer lugar ha lamentado que, tras defender "por tierra, mar y aire" el consenso político, este se haya "quebrado" tras la cumbre de ayer y que, precisamente por eso, "el Govern está más solo".

Artur Mas ha comparecido con la única compañía de los periodistas y sin la "alegría especial" con la que salió hace diez díasCiertamente, Artur Mas ha comparecido con la única compañía de los periodistas y sin la "alegría especial" con la que se dirigió a la sociedad catalana hace tan sólo diez días. El pasado 4 de octubre, después de una primera reunión con los socios proconsulta para tratar la suspensión del Tribunal Constitucional y la paralización de la campaña institucional, Mas declaraba que el proceso iba "hacia adelante" y que los partidos que la apoyaban estaban "juntos". Hoy, sin embargo, reiteraba que "seguimos hacia adelante pero no tan juntos" y, en consecuencia, Mas también ha dado pistas sobre la fuerza que más ha tensado este desacuerdo.

Se trata de ERC, partido que, tras la cumbre de ayer y de la que salieron "profundamente decepcionados", ya advertía que el único camino existente para regatear la suspensión del TC era la de "un Parlament que haga una Declaración de Independencia inmediata y la apertura de un proceso constituyente". El President de la Generalitat replicaba esta mañana a los republicanos asegurando que "un país serio sólo puede hacer entender todo este proceso a nivel internacional a través de un referéndum, nunca antes". Y como este referéndum no se puede celebrar, Mas ha vuelto a poner sobre la mesa el concepto de elecciones plebiscitarias, unos comicios que él convocaría "de forma ordinaria" pero que los partidos "deberían transformar en un referéndum".

A las elecciones se debería concurrir con "una candidatura unitaria y un programa único por el SÍ que a efectos internacionales se pueda interpretar con exactitud"En este escenario, que Mas se ha aventurado a definir como el de "la consulta definitiva", los partidos proconsulta deberían concurrir en los comicios con "una candidatura unitaria y un programa único por el SÍ que a efectos internacionales se pueda interpretar con exactitud". Mas ha confirmado que apoyaría esta lista unitaria pero no ha desmentido que tenga en mente convocar estas elecciones antes de terminar su mandato: "Depende de las circunstancias". Cuestionado sobre el interés de las fuerzas proconsulta en promover este escenario, Mas se ha limitado a señalar que a día de hoy "está más verde que maduro" pero no se ha cortado al confesar que "a algunos no les gusta o les da pereza".

Reforzando el mensaje de las elecciones plebiscitarias, el Govern parece restarle valor a la consulta programada por el próximo 9-N, si bien Mas se ha esforzado a recordar que "debe hacerse y debe hacerse bien" para que el Gobierno español pueda entender que "no vamos a dar ni un paso atrás". Y ha señalado al Estado español como "el adversario real" del proceso, "lo subrayo hoy que el consenso político en Catalunya es más débil que antes", matizaba Mas. Tampoco ha desaprovechado la ocasión para contestar a Mariano Rajoy, quien esta mañana reconocía, en una jornada organizada por el Financial Times, "la excelente noticia" que supone "que no se celebre el referéndum". Para el president de la Generalitat, "las noticias excelentes a veces sólo duran unas pocas horas".

Mas no cree que, a pesar de que el consenso "tiene fisuras pero no está roto", el Pacto de Estabilidad con ERC se resienta. "En todo caso depende de ellos. Nosotros estamos cumpliendo". Sea como sea, lo que está claro es que la consulta del 9N sigue su curso en su versión alternativa, con un Govern más debilitado que antes pero que cuenta con el as en la manga de las elecciones plebiscitarias, el "instrumento final" del proceso según ha consignado Artur Mas.