Público
Público

Correa calla en la investigación sobre la Caja B del PP: colaborará “a la carta” con la justicia

El juez De la Mata reabrió la pieza después de que el líder de la Gürtel reconociera cobros de comisiones de hasta el 3% a constructoras a cambio de obras públicas.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:

El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, (izda.), junto a su abogado, Juan Carlos Navarro. EFE/Manuel Bruque.

El juez De la Mata reabrió la pieza después de que el líder de la Gürtel reconociera cobros de comisiones de hasta el 3% a constructoras a cambio de obras públicas.
En busca de un nuevo archivo, el líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, se ha acogido a su derecho a no declarar ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata sobre la caja B del PP, pieza reabierta después de que reconociera en un juicio el cobro del 3% de comisiones a empresas a cambio de obras públicas.

Correa ha tomado la palabra para explicar que ya declaró durante 15 horas en el juicio sobre la primera época de la trama –donde reconoció estas mordidas- y que no tenía nada más que añadir, al tiempo que ha expresado su voluntad de seguir colaborando con la Justicia en las piezas de Gürtel en las que está imputado.

El magistrado De la Mata le ha replicado que se había leído "exhaustivamente" su declaración ante el tribunal que juzga la primera época de Gürtel -donde el líder de la organización proclamaba su voluntad de colaborar con la Justicia-, por lo que le ha advertido que esa colaboración la hace entonces "a la carta", a lo que Correa ha callado.

Gonzalo Boyé, que ejerce la acusación popular en nombre del Observatori Desc, ha optado por leer en voz alta una larga lista de preguntas que tenía preparadas para el interrogatorio, desde si colaboró con el extesorero Luis Bárcenas en la elaboración de los sobres con dinero para los líderes del PP, hasta el grado de conocimiento de la expresidenta de Madrid Esperanza Aguirre de esta caja B o el supuesto pago de la campaña del 'tamayazo' con fondos de la caja paralela a través de Fundescam.

Su interrogatorio ha culminado con esta pregunta: si su silencio era debido a que el empresario y expresidente de Constructora Hispánica Alfonso García-Pozuelo figura es investigado en esta pieza. Correa ha asumido en silencio este motivo, según ha entendido el letrado.

García-Pozuelo había comparecido ante el juez previamente para acogerse a su derecho a no declarar, aunque en el juicio de la primera época de Gürtel reconoció que había pagado comisiones a Correa para conseguir adjudicaciones públicas. También implicó en el cobro de comisiones a Luis Bárcenas y a "organismos centrales", sin especificar, en alusión a ministerios gobernados por el PP.

José de la Mata, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, le ha recordado al constructor que había llegado a un pacto con la Fiscalía, pero aún así no ha querido contestar a ninguna pregunta.El constructor reconoció en la pieza de la primera época de la trama de Gürtel que OHL, ACS, Dragados y Degremont abonaron comisiones. A su vez, la revista Interviú aseguró en octubre de 2015 que Correa habría recibido 200.000 euros en metálico dentro de un coche enviados, al parecer, por el empresario. En aquella época Correa barajaba tirar de la manta en este caso.

Visiblemente desmejorado, Correa ha sido trasladado desde la cárcel a la Audiencia Nacional a bordo de un amplio vehículo debido a la claustrofobia que sufre.

La presunta caja B del PP fue mantenida durante al menos 18 años de manera oculta al Tribunal de Cuentas. José de la Mata reabrió esta pieza tras las revelaciones de Correa y García-Pozuelo en el juicio de la primera época de los negocios del caso Gürtel y a petición de la Fiscalía Anticorrupción y de dos de las acusaciones populares personadas: Izquierda Unida y Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE).

De la Mata también ha citado a declarar a Plácido Vázquez, supuesto intermediario de esos cobros, quien está previsto que comparezca este viernes en la Audiencia Nacional a las diez de la mañana.