Público
Público

La trama Gürtel, en el Congreso Correa lanza zascas hasta a Urdangarín en su comparecencia en el Congreso 

El cabecilla de la trama Gürtel no ha defraudado en su comparecencia, por videoconferencia, en la comisión de investigación de la caja B del PP. Ha señalado a Rajoy y ha lanzado 'recaditos' a los partidos, a los empresarios y hasta a Urdangarín. 

Publicidad
Media: 1.75
Votos: 4

Fotografía tomada de un monitor de la sala de prensa del Congreso de los Diputados durante la comparecencia por videoconferencia del considerado cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa. EFE/ Javier Lizon

“Entre El Bigotes, el Albondiguilla, Luis El Cabrón y compañía no sabemos si hablamos de una banda de bandoleros o de una banda de los años ochenta de esas películas de Eloy de la Iglesia”. Películas como El Pico o Navajeros. Así ha presentado la Gürtel, Oskar Matute, el portavoz del grupo mixto cuando ha interrogado al cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, por videoconferencia, en la Comisión de Investigación de la presunta financiación irregular del PP del Congreso de los diputados. En su defensa, Correa ha negado vehemente que le gustase que le llamasen Don Vito y ha clamado “aquí no hay ningún delincuente”.​

Correa, desde prisión, ha empezado recordando el documento que su abogado envió de antemano a la comisión, en el que adelantaba que no iba a contestar a ninguna pregunta que afectara a sus causas. Pero a renglón seguido, ha recordado también que “hace unos pocos días que diez empresarios de la comunidad valenciana han explicado claramente cómo nos pagaban”. Su declaración de intenciones era clara: no pero sí y no ha defraudado y es que por más que su intención fuera no hablar, hay que ver lo incontrolable que resulta alguien condenado ya a 13 años de prisión y con más de cinco causas pendientes, que se siente “no mal pagado pero sí un poco abandonado” por el partido popular.

A la pregunta clave, que le han hecho de mil maneras distintas todos los portavoces, ha contestado: “no me acuerdo”, “no lo sé”, “no entiendo la pregunta”, etc, evitando involucrar a Mariano Rajoy hasta que, de repente, Txema Guijarro, el portavoz de Unidos Podemos ha dado con la fórmula:
- “¿Cuál era el papel del Secretario General del partido en la aprobación de los datos de campaña y los gastos generales?”
- “Era el que daba el ok”, ha contestado.
“¿A usted le consta entonces que el Señor Mariano Rajoy estaba al corriente?”.
- "Pienso que sí", ha remachado.

Finalmente ha señalado a Rajoy  y ha añadido "más que de trama Correa hay que hablar de trama PP"

En su línea de defensa infinita ha afirmado de todo: que “más que de trama Correa, hay que hablar de trama PP”; “estábamos sentenciados antes de que empezara el juicio”; “en mis cuarenta años de profesión he trabajado con las mejores empresas de este país, grandes compañías de primer orden que, por ejemplo, han fletado un barco a Nueva York con los más grandes directivos…”; “si no hubiéramos trabajado para un partido político no estaríamos aquí”; “todos los partidos se financian de la misma manera”, etc, etc.​

Sobre los regalos, coches y globos ha negado que sean relevantes. “¿Y el jaguar lo era?”, le preguntaba Toni Cantó. “El jaguar fue un intercambio. Yo se lo di porque él me dio el suyo”, contestó. “¿Y por qué coche se lo cambió?”, le repreguntaron. “No me acuerdo”, dijo para cerrar la cuestión.

Ha afirmado que lo del Jaguar fue un intercambio de coches pero que no se acuerda de por cuál lo cambió

De lo que sí que se ha acordado es de que quería ser tratado como Urdangarín y,cuando se le ha preguntado si se consideraba “un amigable componedor” -como él-, su respuesta ha sido un zasca al exduque de Palma: “Nosotros en cualquier caso siempre hicimos nuestros trabajos”, en claro alusión a los que Urdangarín y su socio cobraron sin llevar a cabo.

El broche de oro lo ha puesto la portavoz de los populares, que no ha querido hacerle ni una sola pregunta. Marta Escudero, ha calificado toda la comisión como un “show”, donde se organizan “juicios paralelos chabacanos”, una “comisión de investigación sin ley” y ha animado a “no sólo terminar con los aforamientos sino también con la inviolabilidad parlamentaria”, después de leer más de veinte titulares de prensa sobre presuntas ilegalidades en las cuentas de todos los otros partidos.

Correa, rápido ha cogido su guante y en la despedida ha aprovechado para volver a subrayar que “queda claro, ante toda España que todos los partidos tienen este problema” y que es “un secreto a voces” que todo esto en “un paripé” “una feria política que organizan los periódicos y los medios.” “Los empresarios estamos en medio y nos ha tocado a nosotros la lotería”.

Las reacciones de los grupos no se han hecho esperar. El portavoz del PP, Rafael Hernando, ha zanjado con su clásico: “es una manzana podrida que hemos sacado del cesto para que críe gusanos en la justicia”. A Toni Cantó de Ciudadanos le ha parecido una “comparecencia muy jugosa”, a Txema Guijarro de Unidos Podemos que el PP sigue “en su actitud de sabotaje constante” de esta comisión y Soraya Rodríguez, del Psoe, le ve “esperanzado aún, aunque se declare abandonado por el PP”. 

Esperanzado o no Correa, durante su comparecencia, ha afirmado, con una media sonrisa en la cara,  que "sinceramente no volvería a trabajar para el PP"