Publicado: 13.10.2016 11:10 |Actualizado: 13.10.2016 22:20

Correa reconoce que sobornó, entre otros, a Bárcenas, Alberto López Viejo, Sepúlveda y Ortega

Admite que acordó con el extesorero del PP favorecer a empresarios "que luego van a colaborar con el partido" para beneficiarlos con las adjudicaciones públicas.  "La primera vez que escucho la palabra cohecho es cuando me detienen".

Publicidad
Media: 4.36
Votos: 11
Comentarios:
El presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional, para declarar previsiblemente en el macrojuicio que sienta en el banquillo a 37 acusados de la red corrupta. La declaración de Correa es una de las más e

El presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional, para declarar previsiblemente en el macrojuicio que sienta en el banquillo a 37 acusados de la red corrupta. EFE/Mariscal

SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID).- Francisco Correa, líder de la trama Gürtel, ha reconocido a preguntas de la Fiscalía que entregó "dádivas" a el extesorero del PP Luis Bárcenas, así como al exconsejero de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo y los exalcaldes populares Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato, y Guillermo Ortega.

Correa se ha sentado a las once de la mañana ante el tribunal y ha reconocido los hechos que figuran en el escrito de la Fiscalía aunque ha querido hacer matizaciones.



La primera pregunta de la fiscal ha ido directa a la yugular. Si algunos de los políticos que figuran en el escrito de acusación "no recibieron dádivas", al tiempo que ha citado a la lista de políticos del PP procesados en la trama.


"Una persona no recibió dádiva: Ricardo Galeote", ha dicho en referencia al exconcejal del PP de Estepona (Málaga). Y Correa ha comenzado así a tirar de la manta, con la intención también de “esclarecer y aclarar muchas cosas”.

Ha explicado que las “dádivas” en el mundo jurídico se refiere a los pagos de comisiones “en el sector privado para mí son habituales”.

“La primera vez que escucho la palabra cohecho es cuando me detienen en el año 2009”, ha apostillado. “Yo no soy abogado”, ha explicado al tiempo que indicaba “¿cómo no voy a hacer regalo a un señor que me está dando un negocio importante?

Bárcenas a Correa: “Vamos a hacer gestiones para cuando salgan los concursos públicos... favorecer o adjudicar a algunos de estos empresarios que luego van a colaborar con el partido”

El presunto cabecilla de la trama Gürtel ha reconocido que fue Luis Bárcenas quien les introdujo en el Partido Popular y que competían con multinacionales para conseguir las campañas electorales. Pasaban la "reválida" ante la cúpula del PP en cada campaña.

"Yo me pasaba el día en Génova. Yo estaba más tiempo en Génova que en mi propio despacho. Era tanta actividad. Era mi casa, vamos".

En 1996 Bárcenas y él se aliaron. El extesorero del PP le explicó: “Tú tienes contactos con empresarios y yo con políticos, vamos a intentar hacer gestiones para cuando salgan los concursos públicos de la Administración, intentar favorecer o adjudicar a algunos de estos empresarios que luego van a colaborar con el partido”.

El dinero que recibía de las empresas "privadas" -ha insistido- lo metía en su caja B. Él pagaba a los políticos en metálico: "Quedaba con ellos y les daba un sobre", ha admitido a preguntas de la Fiscal.

En la caja B estaban "las aportaciones de estos empresarios privados que yo entregaba a Luis Bárcenas y yo me quedaba una parte", ha agregado en otro momento.

En cambio, Correa ha calificado de “atenciones” los regalos que realizó a Jesús Sepúlveda, entonces marido de Ana Mato, como un coche, viajes y “cosas que no nos costaba prácticamente nada, como mandar un payaso o unos globos [a cumpleaños]. No era un coste, era un regalo”.

"Existen muchos Franciscos Correa en España"

Al inicio de su declaración, ha destacado que su grupo de empresas “no se creó para delinquir jamás con el partido ni con ningún otro partido”. En el año 1993, ha explicado, iniciaron una actividad con el PP. “Previamente con el PSOE, empezamos a trabajar con Julio Feo, que era director de Comunicación con Felipe González”.

Con Julio Feo tuvo "pequeños escarceos" pero le presentaron a Bárcenas, "un hombre muy duro, muy complicado y muy serio" que al principio no les dio opción pero que empezó a contratarlos con motivo de un congreso.

“Los negocios que haya hecho con el PP” y con dirigentes públicos “lo voy a reconocer en esta sala”, ha incidido el líder de Gürtel. Y Correa ha aclarado que es “muy importante que lo sepa España entera”, así como “todos los periódicos y todas las televisiones han dicho una cantidad de cosas que no son verdad”.

Ha querido deslindar sus actividades personales de las de su grupo de empresas. Francisco Correa ha defendido que realizó tareas de lobby, “que es una práctica habitual del país, del sistema”.

“No existe un Francisco Correa. Existen muchos Franciscos Correa en España”
, ha destacado al tiempo que decía que está sentado en el banquillo porque le pillaron “copiando en el examen”.

"No tiene nada que ver mi actividad como Paco Correa de hacer una gestión de lobby" con su Grupo de empresas, que hacían una trabajo “muy serio” y en cada congreso “competíamos con las más grandes multinacionales y presentábamos todos nuestros proyectos” a la cúpula del Partido Popular.

En el terreno personal “cometí esas irregularidades utilizando los buenos contactos que yo tenía en la Casa”, ha destacado sobre su relación con el PP para agregar que no tendrían que estar sentados en el banquillo los empleados de sus empresas. Sus empleados “recibían mis instrucciones”.

“Las empresas fueran cerradas el día 6 de febrero como si fuéramos un laboratorio de cocanía”. El no tiene nada contra Baltasar Garzón, el primer instructor, “me podía haber llamado… le he cogido con el carrito del helado, tenía usted dinero en Suiza”, ha añadido.

“Posiblemente hicimos cosas irregulares con la financiación del partido” en Valencia

Posiblemente hicimos cosas irregulares con la financiación del partido” en Valencia, ha admitido mientras argumentaba que quería dejar claro que su actividad como Francisco Correa en cuanto a sus relaciones con el Partido Popular “en este asunto de financiación o yo no sé el objetivo final de ese dinero entregado por los empresarios. Uno, eran licitaciones públicas…” y el otro son “nuestras empresas, que se han visto afectadas, cerradas, no se cuantas personas en la calle, deterioradas…”.

Al inicio de su declaración, ha destacado varias veces que conoció a Bárcenas por un amigo y no por su ideología política, muy al contrario, ya que, "por cuestiones familiares", su afinidad política "es más hacia el otro bando que hacia este bando", en referencia al PP.

Ha asegurado que su padre fue un refugiado político que huyó de España en 1939, que él nació en el extranjero, a lo que ha agregado que no se extendería más al respecto: "Aquí estamos hablando de un tema de mi actividad empresarial".

Dejaron de trabajar con Génova, esto es, con el Partido Popular nacional, cuando Mariano Rajoy accedió al poder porque tenía mala relación con su director general, Pablo Crespo, ex secretario general del PP gallego. Además, tuvo mala relación con Luis Bárcenas.