Público
Público

Corresponsabilidad El consenso sobre el cuidado compartido de los hijos se diluye en el Congreso

A pesar de que la Cámara Baja aprobó por unanimidad instar al Gobierno a equiparar los permisos de maternidad y paternidad, cada grupo prepara su propia ley. La PPiiNA lamenta el "desperdicio de fuerzas".

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Un padre con su hijo recién nacido./ EFE

El Congreso de los Diputados instó el año pasado al Gobierno a equiparar los permisos de maternidad y paternidad. La moción de Unidos Podemos-EnComú Podem-En Marea fue aprobada por unanimidad, pero ese consenso ha quedado en papel mojado. Los partidos de izquierda siguen persiguiendo el mismo objetivo (16 semanas intransferibles para cada progenitor pagadas al 100%) pero ya no caminan juntos. El PSOE incluyó esta petición en una proposición de ley que se encuentra vetada por el Gobierno, mientras que Unidos Podemos libra su batalla con otra iniciativa también paralizada por el Ejecutivo pero que el grupo volvió a registrar tras la sentencia favorable del Tribunal Constitucional 

"Es un desperdicio de fuerzas", lamenta Mariano Nieto, coportavoz de la Plataforma por los Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA). Este colectivo —que llegó a conseguir el compromiso de Unidos Podemos, PSOE, Compromís y ERC para promover una norma conjunta— insta a todos los partidos a "reaccionar" ante las multitudinarias manifestaciones por el 8-M y las protestas contra la sentencia de La Manada articulando "una propuesta real y efectiva" para la igualdad como es establecer por ley la corresponsabilidad en el cuidado y abandonando su "actitud obstruccionista de la igualdad". La plataforma denuncia en una carta "el atropello a la democracia que supone intentar engañar a la ciudadanía con las maniobras de los partidos que se pronuncian públicamente a favor, pero manipulan por detrás en contra".

Actualmente, la madre tiene cuatro meses de baja remunerada al 100%. Las seis primeras son obligatorias para ella, mientras que las otras 10 se pueden repartir entre el padre y la madre de forma simultánea o consecutiva. El permiso de paternidad era de 15 días hasta que en 2017 el Ejecutivo lo elevó a un mes. Este año, cuando se aprueben los Presupuestos y fruto del acuerdo entre PP y Ciudadanos, los padres disfrutarán de una semana más, de modo que el permiso será de cinco semanas y tendrá que asumirse de forma ininterrumpida desde el momento del parto.

 La PPiiNA denuncia la "actitud obstruccionista de la igualdad" que tienen los partidos políticos 

Esta última parte es la que rechaza la PPiiNA porque, por un lado, "no da flexibilidad a las familias para ampliar el tiempo de cuidado mediante el fraccionamiento del permiso" y, por otro, "no fomenta la corresponsabilidad de los hombres" porque disfrutan de la baja a la vez que las madres, aunque fuentes del PSOE aseguran que su proposición de ley busca precisamente "acabar con la discriminación a las mujeres en el ámbito laboral". Aun así, desde la plataforma proponen que las dos primeras semanas sean de obligado cumplimiento inmediatamente después del parto y que las otras tres se puedan disfrutar cuando elija el padre. Ciudadanos comparte estas observaciones, pero arguye que es "lo máximo" a lo que han podido llegar tras la negociación con el partido en el Gobierno. 

En su programa electoral, la formación naranja pedía ocho semanas intransferibles para las madres, exactamente lo mismo para los padres y diez semanas a repartir entre el padre y la madre. La PPiiNA ya denunció en su día que esta propuesta encerraba una "trampa" porque en España sólo un 1,6% de los padres se toman algún día de las diez semanas que son transferibles, de modo que la discriminación laboral por disfrutar de estas bajas sigue pesando sobre las mujeres. "Las cinco semanas son un avance, pero mientras haya permisos transferibles será simplemente un avance social hacia los derechos de los trabajadores, no hacia la igualdad", remarca Nieto.

Patricia Reyes, portavoz de igualdad de Ciudadanos en el Congreso, no le parece "mala idea" que todos los permisos sean intransferibles, pero recuerda que no hay ningún país europeo —ni siquiera los que suelen ser ejemplo de buenas prácticas como Suecia o Noruega— que gestione el cuidado de este modo, sino que las políticas que se están llevando a cabo "pasan por ampliar la parte intransferible de los permisos y mantener la transferible", relata a Público. Esta tendencia se explica por lo que los expertos denominan dependencia del camino ya recorrido (path dependency) porque en el norte de Europa, cuenta Nieto, "la equiparación de los permisos y hacerlos intransferibles se percibe como una merma en los derechos a las madres".

Unidos Podemos y el PSOE han presentado sendas proposiciones de ley y Ciudadanos prepara otra

Ciudadanos está preparando una ley en la que "perfilará" estos aspectos para que sea lo "más flexible posible", adelanta Reyes. No es el único grupo que tiene una norma entre manos. Unidos Podemos ha vuelto a registrar la propuesta que les vetó el Ejecutivo en la que piden exactamente lo que reclama la PPiiNA. Llevaban meses trabajando con varios grupos en un texto unitario hasta que los socialistas —con quienes tenían más discrepancias— decidieron hacer su propia ley, según el partido morado (Público ha preguntado por este asunto al PSOE pero en su respuesta no ha hecho ninguna referencia al mismo). "Es una lástima y no entendemos que el PSOE no haya sido honesto ni responsable con el consenso que se había logrado", explica a Público la secretaria de Feminismos e Igualdad de Podemos, Sofía Castañón, que insiste en la necesidad de concebir los permisos de maternidad y paternidad como "un derecho personal de cada trabajador, como las bajas médicas o las vacaciones". Público ha preguntado por este asunto al PSOE pero en su respuesta no ha hecho ninguna referencia al mismo.

El PSOE ha incluido su propuesta sobre los permisos de paternidad en su Ley de Igualdad Salarial que el Gobierno vetó por considerar que afectaba a los Presupuestos Generales del Estado. Su iniciativa tampoco es flexible en cuanto a la baja paternal, porque debe disfrutarse inmediatamente después del parto y la PPiiNNA advierte de una novedad "preocupante": la posibilidad de que la madre pueda tomarse el permiso a tiempo parcial (es decir, 32 semanas con la mitad de la remuneración) compatibilizándolo con una reducción de jornada. La plataforma ve positivo el fraccionamiento del permiso pero rechaza la reducción de jornada porque "supone una merma de ingresos para la madre", explica Nieto. Fuentes del PSOE aseguran, sin embargo, que su proposición de ley busca precisamente "acabar con la discriminación laboral de las mujeres".

El PP tiene la equiparación al 100% en su "horizonte"

Particularidades al margen, lo cierto es que, sobre el papel, parece que todos los partidos anhelan lo mismo pero, a la hora de la verdad, acaban emprendiendo caminos divergentes. Incluso el PP asume que la equiparación del cuidado de los hijos al 100% está en su "horizonte", en palabras de la portavoz adjunta del PP en el Congreso Marta González. "El objetivo es ir progresando y aumentar el permiso de paternidad, como mínimo, una semana cada año hasta llegar a la equiparación", explica a Público. Sobre la flexibilidad en el disfrute de la baja paternal, González afirma que a medida que se vaya ampliando el tiempo del permiso, "se valorarán los aspectos más concretos" y que "todo se puede hablar". Sin embargo, avisa de que esa flexibilidad puede suponer "un lío" para las empresas. En ese sentido, Nieto recuerda que la corresponsabilidad en el cuidado no debe ser solamente "un avance laboral, sino también un avance hacia la igualdad".