Público
Público

Corrupción PP La campaña electoral del PP que dirigió Rajoy en el 2000 se financió ilegalmente

El Mundo ha tenido acceso a dos documentos oficiales, firmados por responsables del partido, en los que se ve claramente qué dinero se gastó el Partido Popular para sus gastos en campaña electoral de las generales en las que Aznar obtuvo una arrolladora mayoría absoluta. Las cifras muestran que lo declarado está por debajo de lo que realmente se invirtió.

Publicidad
Media: 4.88
Votos: 8
Comentarios:

Imagen del monitor de la sala de prensa de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares donde el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prestó declaración como testigo para el caso Gürtel / EFE

El Partido Popular financió la campaña electoral que dirigió Mariano Rajoy en el 2000 con prácticas que están prohibidas por ley. Ese año, los populares consiguieron mayoría absoluta en los comicios. Así lo ha revelado esta madrugada el diario El Mundo, que tuvo acceso a una serie de documentos que muestran los movimientos en las cuentas del PP.

De forma encubierta –con un código interno– se pueden ver en estos documentos cómo se repartió el dinero para sufragar la campaña con una cantidad que está por encima del máximo establecido para engañar al Tribunal de Cuentas, con diversas fuentes de financiación irregular.

Rajoy, director de campaña del PP en el 2000, declaró al juez de la Gürtel que se dedicó a lo "político", no a lo "económico".

En los comicios del 2000 acabó ganando José María Aznar, que obtuvo 183 escaños, superando con creces el bajo resultado de los socialistas que sólo consiguieron 125 diputados. La campaña del PP estaba al frente del actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En su declaración el pasado miércoles como testigo en el Caso Gürtel, Rajoy insistió al tribunal que él, como director de campaña, se dedicaba exclusivamente a lo político, por lo que no tenía conocimiento ninguno de los asuntos económicos relacionados con los actos y otros gastos electorales.

No obstante, Rajoy sí que conocía el presupuesto de la campaña del PP para las elecciones generales de ese año, ya que él mismo informó a los periodistas sobre esos números concretos en una rueda de prensa.

Partidas de dinero para "Etapa 1" y "Etapa 2"

Los documentos que publica hoy El Mundo revelan que varias fuentes irregulares de financiación, como son la Fundación para el Desarrollo Económico de la Comunidad de Madrid (Fundescam) y  varios fondos de los grupos populares del Ayuntamiento y de la Asamblea de Madrid, se utilizaron bajo el mando y beneplácito de Pío García-Escudero. El actual presidente del Senado, en ese momento, estaba al frente del PP madrileño.

En esos documentos, bajo códigos internos, se registra que la financiación de la campaña electoral del PP se dividió en dos partidas distintas: una precampaña que debía pasar desapercibida, que ellos especifican como "Etapa 1", y la campaña electoral real, de obligada declaración, etiquetada como "Etapa 2". 

Dos documentos con los gastos reales

En un primer documento, un "comunicado interno" dirigido a la Secretaría General del partido por parte del gerente regional del PP de Madrid indica que los "ingresos reales" de campaña ascendieron a 55 millones de pesetas, cuando se estipularon en un principio 48,4 millones de pesetas. Así, los "gastos presupuestados" finales, "reales", acabaron siendo de 63,4 millones de pesetas incluso antes de empezar la campaña, cuando estaban previstos unos 55 millones de pesetas.

Ese dinero procedía de Fundescam, con una dotación de 2,9 millones de pesetas, del "Grupo del Ayuntamiento de Madrid", con un importe de 1,6 millones de pesetas, y de dos cuentas bancarias del partido en el Banco Santander y en Caja Madrid.

El grueso del gasto real se destinaba a la precampaña, a la "Etapa 1" no declarada

El segundo documento, firmado el 14 de marzo del 2000 –dos días después de la celebración de las elecciones– por el entonces alcalde de Majadahonda y actual imputado por el caso Gürtel, Guillermo Ortega, entonces responsable de campañas del PP madrileño, muestra cómo se repartió la partida total de la financiación de la precampaña y la propia campaña, las cuales diferenciaba, a través de un código interno, por el nombre de "Etapa 1" y "Etapa 2".

El grueso del gasto real se destinaba siempre a la "Etapa 1" (la precampaña) para que así puedan aparecer unas cifras más razonables –y reducidas– para la campaña real, o la "Etapa 2", como aparece en los documentos. Es decir, de un total de 103 millones de pesetas invertidos, sólo se declararon como gastos oficiales 50 millones. En el caso de la partida para "Material de Publicidad", se utilizaron 2,5 millones de pesetas para la "Etapa 2", en periodo electoral, ya habiéndose gastado 18 millones en la "Etapa 1". Para la partida de autobuses, por ejemplo, 1 millón se destinó a la precampaña y se declararon como gastos oficiales 890.000 pesetas.