Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

Villarejo Villarejo & Cía: 25 millones, 92 inmuebles y cuentas en Suiza, Panamá y Delaware

Oculta sus actividades empresariales bajo la excusa de que son inversiones familiares, pero el informe policial al que ha tenido acceso 'Público' explica cómo el comisario esconde detrás de su mujer y sus hijos millones de euros procedentes de paraísos fiscales desde que en 1989, mientras el comisario estaba en excedencia, su dinero afloró de la nada en Uruguay. 

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 24
Comentarios:

El comisario de Policía, José Manuel Villarejo Pérez, trata de ocultar su rostro a la salida de los juzgados de Estepona (Málaga), donde declaró por el ático del expresidente madrileño, Ignacio González. EFE

¿Cómo puede un comisario levantar una imperio económico y empresarial mientras trabaja en "acciones encubiertas"? Ésta es la historia de cómo uno de ellos lo consiguió.

Asegura haber hecho grandes trabajos para el Estado desde que ingresó en la Policía a principios de los 70, pero el dinero de José Manuel Villarejo Pérez surge de la nada en 1989 cuando crea Financiera Omerán y Financiera Uruplan en Uruguay con unos fondos de "origen desconocido", según el informe que esconde la Fiscalía de Madrid desde hace diez meses y que fue elaborado por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía, al que ha tenido acceso Público en exclusiva.

Desde entonces el comisario ha creado una estructura financiera con "cuatro niveles" de "sociedades que tienen participaciones unas en otras" sin que esta organización guarde "relación con criterios mercantiles ordinarios", subraya el informe policial. Y añade que "el dominio de unas sociedades por otras y las fusiones/absorciones que se han detectado sugieren que su finalidad responde más a la intención de dificultar una eventual investigación que a una dinámica mercantil habitual". 

En ese momento Uruguay era un paraíso fiscal, desde el que llegaba el dinero para que el policía en excedencia creara sociedades en Madrid, Córdoba y la Costa del Sol. Pero es a partir de 2011 cuando, "posiblemente al desaparecer esa protección uruguaya por la firma de Convenios Internacionales, las sociedades uruguayas se transforman en dos sociedades limitadas españolas".  Es entonces cuando crea en España las sociedades Lextor S.L y Club Exclusivo de Negocios y Transacciones S.L (CENYT)

Primer y segundo nivel del entramado empresarial de José Manuel Villarejo Pérez.

El informe afirma que "el comisario Villarejo es, directa o indirectamente, el titular de una treintena de sociedades con un capital social desembolsado de 25 millones de euros", además de propietario de 92 inmuebles repartidos por los municipios malagueños de Estepona (48), Benalmádena (18) Marbella (1), Torrox (1); también en la Comunidad de Madrid entre Boadilla del Monte (7), Bustarviejo (1), Móstoles (1), Alcobendas (1), Las Rozas (1) y otro en la capital, además de en Sevilla (8) y una parcela en Almodóvar del Río (Córdoba). Pero, ¿de dónde salió tanto dinero?

10 años en excedencia para amasar la fortuna

Seis años antes de que naciese el José Manuel Villarejo empresario, en 1983, el entonces agente había pedido la excedencia tras estar destinado en el País Vasco, en la Brigada Político Social y montar el Sindicato Profesional de la Policía (SPP), conocido por haber sido la organización que defendió a los policías que asesinaron a El Nani.

Durante su etapa de sindicalista, fuentes policiales de esa época aseguran que "Villarejo estrechó relaciones con otro policía, Sebastián Fernández Dopico, que comenzó a trabajar con Mario Conde en 1983 hasta que en 1989 tuvo que pasar a un segundo plano por una investigación de régimen interno". Estas fuentes aseguran que el presunto "agente encubierto" comenzó ahí a hacer trabajos de seguridad privada, aunque en el curriculum que Villarejo difunde sobre sí mismo asegura que se infiltró "en círculos periodísticos independentistas, lo que permitió la desarticulación de comandos de ETA preparados para atentar en el extranjero".

Policías uruguayos en una imagen de archivo.

Precisamente al juez que instruye la causa del pequeño Nicolás le preguntó a Villarejo en su declaración como imputado sobre su relación con Uruguay y él aseguró que a finales de los 80 había estado haciendo una investigación sobre ETA en ese país y que con ese fin se crearon empresas de hostelería allí. Según están revelando documentos recién desclasificados por los militares uruguayos, es cierto que en 1989 hubo una operación contra ETA coordinada desde la Audiencia Nacional y en la que se emplearon fondos reservados. Pero, oficialmente, Villarejo no volvió a la Policía hasta 1993, así que no pudo participar en ella... al menos de forma oficial.

En el informe que está desvelando Público, los investigadores de Asuntos Internos piden a la Fiscalía que se solicite a la Tesorería de la Seguridad Social la vida laboral del comisario Villarejo, con el fin de averiguar para quién trabajó entre 1983 y 1989 y de dónde pudo salir el dinero con el que inició sus negocios. 

Sociedades familiares

En la actualidad, al frente del entramado se encuentra toda la familia del comisario, "principalmente su hijo José Manuel y su abogado Rafael Redondo", a quienes además ha otorgado poderes para manejar cuentas en Reino Unido y Suiza. Pero desde su exmujer hasta sus hijas forman o han formado parte de las empresas. Por ejemplo, su hija regenta el Hotel Don Pepe, uno de los negocios que todavía mantiene activos en Uruguay, aunque recientemente ha cambiado de nombre. 

El informe explica también que el comisario ha ido haciendo cambios en el accionariado según acechaban sobre él la investigación del caso del pequeño Nicolás y las revelaciones en la prensa. Su actual mujer, Gemma Alcalá Garcés –imputada en 2016 en la misma causa que se instruye contra su marido por grabar y difundir una conversación entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y Asuntos internos– "hasta el año 2015 ocupaba igualmente cargos de administración en buena parte de las sociedades analizadas, pero en la actualidad ha cesado en la práctica totalidad".

En concreto, los investigadores policiales indican que "a finales de 2015 se observa cómo cesa en esos cargos, coincidiendo con la época en la que se publica por primera vez en los medios de comunicación su implicación en la estructura empresarial de Villarejo". Lo mismo ocurrió en 2014 con otro de sus socios en la página digital que dirige su esposa: en cuanto comenzó a publicarse que se investigaba la sociedad que edita Información Sensible el periodista y socio salió del accionariado

Cuentas en paraísos fiscales

El informe de la Unidad de Asuntos Internos, elaborado bajo la dirección del comisario Francisco Migueláñez, expone que "según la información de Inteligencia Financiera", Cenyt Consultoría Organizacional con sede en la madrileña Torre Picasso --epicentro del entramado financiero de Villarejo y de la que que dependen despachos de abogados, agencias de detectives y su medio de comunicación, entre otras sociedades-- tiene cuentas en paraísos fiscales.

Extracto del informe sobre el origen ilícito del patrimonio del comisario Villarejo.


En concreto, "figura en operaciones de exterior (año 2014) y salida de medios de pago (año 2011), y como países de contrapartida constan Uruguay, Estados Unidos y Panamá". En la actualidad Cenyt Consultoría "tiene un capital social que asciende a los 2.435.230 euros y es propiedad del comisario José Manuel Villarejo Pérez a través de las sociedades Club Exclusivo de Negocios y transacciones SL (43,67%) y Lextor SL (50,42%)" y, con una participación minoritaria, de su mujer y sus cuatro hijos.

Además de las sociedades uruguayas, Villarejo también ha creado bajo las leyes de Delaware (Estado de EEUU con un sistema de impuestos equivalente a un paraíso fiscal) la sociedad Medialink Inc, con domicilio en Brickell Avenue 1401 de Miami y con una filial en España llamada Medialink Comunicación Digital. La publicidad de ambas empresas remite nuevamente a la sede del emporio del comisario, Torre Picasso.

... CONTINUARÁ