Publicado: 31.07.2015 18:20 |Actualizado: 01.08.2015 09:27

Las Cortes suben su presupuesto
más del 2% pese a tener 'fondos
reservados' para aguantar un año

Las Cortes Generales, el Congreso de los Diputados y el Senado dispondrán durante el próximo ejercicio de casi 192 millones de euros, una cifra ligeramente superior a los 200 millones de sus “fondos de remanentes” acumulados a lo largo de la última década

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Vista general del Congreso de los Diputados. EFE

Vista general del Congreso de los Diputados. EFE

MADRID. -Los diputados y senadores dispondrán de mayores recursos presupuestarios durante el próximo ejercicio fiscal se 2016, según se recoge en el presupuesto que las tres instituciones parlamentarias – Cortes Generales, Congreso de los Diputados y Senado – han remitido al Gobierno para su inclusión en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el año que viene.

En concreto, la subida media del presupuesto para estas tres instituciones es ligeramente superior al 2% respecto a la cantidad disponible para este año de 2015. Para el próximo año la cantidad global que dispondrá el estamento parlamentario del Estado será de 191,55 millones de euros.

El Congreso de los Diputados dispondrá de un total de 85,51 millones de euros, con una subida del 1,51% respecto al pasado ejercicio; el Senado se ha asignado la cantidad de 52,53 millones de euros, una cifra que supone un aumento del 1,22%, mientras que las Cortes Generales – ente que engloba a las dos instituciones anteriores y que retribuye al personal común – dispondrán de 53,51 millones de euros, una cantidad que es un 3,94% más elevada que la de este año.

Estas cantidades presupuestarias que se reclaman a los contribuyentes se han elaborado sin tener en cuenta la elevada suma que estas tres instituciones guardan en sus respectivas “cuentas de remanentes”. En total, en torno a los 200 millones de euros al cierre del pasado ejercicio de 2014, según diversas fuentes parlamentarias consultadas por Público. Esa cantidad es el resultado de los sucesivos superávit en la ejecución de los presupuestos anuales de las tres instituciones. Es decir, se guardan las cantidades que no se gastan al no tener la obligación de devolver al Tesoro Público los sobrantes.

Los “fondos reservados” del Congreso de los Diputados – en torno a los 100 millones de euros -, del Senado – algo más de 50 millones – y de las Cortes Generales – alrededor de 50 millones – serían suficientes para afrontar todas las partidas presupuestarias de cada una de las instituciones durante el próximo año. Y aún sobrarían algunos millones de euros para seguir manteniendo sus respectivos “fondos reservados”, una definición empleada por fuentes conocedoras de su administración porque, año tras año, no se da publicidad a sus movimiento.



Para imprevistos y obras

Los “remanentes” se utilizan, según fuentes oficiales, para sufragar gastos imprevistos o acometer obras de relativa envergadura. Este fue el caso de una importante ampliación del aparcamiento del Congreso de los Diputados realizada en las dos anteriores legislaturas y que tuvo un coste cercano a los 10 millones de euros que no fueron aportados por el presupuesto ordinario de la Cámara baja. Para 2016 el Senado ha informado que recurrirá a su “cuenta de remanente” para hacer inversiones por valor de 3 millones de euros, aunque no specifica en qué consistirá.

Durante los últimos ejercicios presupuestarios las tres instituciones han estado “ahorrando” entre 4 y 7 millones de euros cada año, que han ido incorporándose a sus respectivos “fondos reservados”. Fuentes parlamentarias oficiales confirman a Público que las aportaciones “han sido constantes” pese a las restricciones presupuestarias iniciadas en 2010 como consecuencia de la crisis económica.

El manejo de estas cuentas corresponde exclusivamente a las Mesas de cada una de las tres instituciones con el asesoramiento del cuerpo de letrados. La inmensa mayoría de los diputados y de los senadores, incluso miembros de las direcciones de los grupos parlamentarios, desconocen la existencia de estas “cuentas de remanentes” y cómo se administran.

Pese a estas subidas, es la primera vez desde el año 2010 que el Congreso de los Diputados y el Senado ven aumentado su presupuesto. Desde entonces, año tras año, el presupuesto de ambas cámaras ha ido disminuyendo hasta sufrir bajadas significativas: de un 16,40% en el caso de la Cámara baja y de un 13,82% en el de la Cámara alta, según informan fuentes oficiales. La partida presupuestaria de las Cortes Generales disminuyó también entre los años 2010 y 2013 y tan solo experimentaron subidas de unas décimas en los dos últimos ejercicios.