Publicado: 20.11.2013 10:06 |Actualizado: 20.11.2013 10:06

"Las cosas ya están un poco mejor", resumen de Rajoy para sus dos años en Moncloa

"Ahora no podrá volver a la oficina del INEM para decir que baja el paro porque en esa oficina hay más pasados", le ha dicho Rubalcaba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estaba deseoso esta mañana de celebrar los dos años de su victoria electoral de 2011 que le llevó a finales de diciembre al Palacio de la Moncloa. Por esa razón se dignó a realizar unas declaraciones en los pasillos del Congreso de los Diputados tras finalizar el turno de su vicepresidenta en la sesión de control parlamentario al Ejecutivo. "En este tiempo se ha trabajado bien, las cosas ya están un poco mejor", sentenció a modo de resumen antes de que se le formulase ninguna pregunta. Al mismo tiempo ha querido "dar las gracias a los españoles por los esfuerzos realizados".

Y ha anunciado su voluntad de mantener esa línea. "Han sido dos años muy difíciles y lo siguen siendo, pero vamos a seguir trabajando y los españoles deben tener la absoluta seguridad de que vamos a superar la crisis", ha recalcado. Un periodista le ha preguntado por el polémico proyecto de ley de seguridad y los riesgos de que sea una mordaza, como pronostica la oposición. Rajoy, un tanto sorprendido, apenas ha acertado a decir que "en absoluto, este Gobierno garantiza la libertad".

Nada más pronunciar esa frase se ha dado media vuelta sin hacer caso a una pregunta sobre si tenía pensado realizar cambios en su Gobierno cuando se van a cumplir los dos años del nombramiento de sus integrantes. Esa comparecencia de Rajoy, en absoluto habitual, no ha salido tan lucida como en principio esperaba su entorno. De hecho, ha dejado insatisfechos a todos, propios y extraños.

Minutos antes, en el hemiciclo, tanto el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, como el diputado de La Izquierda Plural, Jopan Coscubiela, le dibujaron un panorama mucho más crudo que el que lacónicamente ofreció Rajoy. El primero sobre el paro juvenil y el segundo sobre la creciente pobreza que se instala en la sociedad española como consecuencia de los recortes laborales y sociales.

Rubalcaba a exigido a Rajoy que defina las actuaciones en las que va a invertir los 1.800 millones de euros que los fondos europeos para fomentar el empleo juvenil. "Usted visitó en plena campaña electoral hace dos años una oficina del INEM para asegurar que cuando usted gobernase bajaría el paro. Ahora no podría volver a visitarla porque no sabría que decir a los parados, que son más en esa oficina. Lo cierto es que hay más jóvenes y más mayores de 50 años que están parados desde que usted llegó a Moncloa", ha dicho Rubalcaba. A continuación ha reiterado una vez más que cuando cambie el Gobierno se derogará la reforma laboral.

Rajoy se ha defendido con una acusación que ya suena a antigua. "A usted le ocurre lo mismo que a Coscubiela [diputado de La Izquierda Plural que intervino antes], no ofrece recetas. Lo único que se sabe es que con usted en el Gobierno hubo 3,5 millones de parados más", ha dicho Rajoy. La frase ha enardecido a la bancada popular.

Pero no tanto como instantes antes cuando el propio Rajoy ha contestado al diputado Joan Coscubiela. Este parlamentario catalán de la coalición de izquierdas le había recriminado el aumento de la pobreza en la sociedad española como consecuencia de los recortes laborales y sociales que lleva a cabo el Gobierno de Rajoy. "Abandone su cuento de hadas porque la realidad es mucho más cruel. Cruz Roja ya habla de drama humano entre los españoles", ha dicho tras relatar cifras y porcentajes que sustentaban sus críticas.

Rajoy no se ha dejado impresionar. En su respuesta le ha recriminado que su retahíla de críticas no se completase con "soluciones". Y ha desgranado que en España hay servicios sociales "como en pocos países de los que conozco", especialmente en sanidad. Y ha rematado sus argumentos afirmando que "no sé cuáles son sus políticas; espero que no sean las que empezaron en 1917 ( en referencia al año del triunfo de la revolución bolchevique en Rusia) porque sus resultados ya sabemos cómo acabaron", ha dicho para regocijo de la bancada popular que ha aplaudido con fuerza.

Tanto Rubalcaba como Coscubiela han aprovechado sus respectivas intervenciones para criticar la modificación del estatuto castellano-manchego que, cuya tramitación se inició ayer en el Congreso de los Diputados. Coscubiela ha dicho que "ustedes dieron ayer una patada a las cortes de Castilla-La Mancha y a la democracia", mientras que el líder socialista ha definido como "recorte a los derechos democráticos" la iniciativa de De Cospedal.