Público
Público

Las cloacas de Interior Cosidó asegura que se enteró “por la prensa” de la grabación entre su ministro y De Alfonso

El ex director general de la Policía se desmarca de cualquier responsabilidad en torno al espionaje en el despacho de Fernández Díaz y niega la existencia de una “brigada política” durante su mandato

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:

El ex director general de la Policía y ahora senador del PP Ignacio Cosidó comparece en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga el supuesto uso político de los medios del Ministerio del Interior en la etapa en la que estaba al frente Jorge Fernández Díaz. EFE/Javier Lizon

La comparecencia del ex director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ante la comisión parlamentaria de investigación sobre el uso partidista de los recursos del ministerio del Interior durante el mandato de Jorge Fernández Díaz había sido solicitada en exclusiva por el grupo parlamentario socialista. A la vista de lo sucedido en la sesión de esta tarde los comisionados podían haberse ahorrado ese trámite.

Cosidó, responsable máximo de la policía española durante cinco años, entre diciembre de 2011 y noviembre de 2016, se ha presentado ante la comisión como si los hechos sometidos a investigación fuesen ajenos a su gestión cuando, precisamente, se originaron y desarrollaron, bajo su mandato. Sin embargo, desde un principio se ha llamado a andanas.

“Me enteré al leerlo en la prensa”, ha dicho con toda tranquilidad a la hora de responder cómo supo de la existencia de las grabaciones de las reuniones mantenidas entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC), Daniel de Alfonso, en el despacho oficial del miembro del Gobierno.

Esas grabaciones fueron difundidas, en rigurosa exclusiva, por Público a finales del mes de junio de 2016, lo que generó un escándalo político de gran repercusión al poner de manifiesto la existencia de una operación para combatir el proceso soberanista en Catalunya y sus impulsores. Las reuniones entre los dos altos cargos tuvieron lugar en el mes de octubre de 2014, semanas antes de la convocatoria de la consulta popular del 9-N.

El ex director general de la Policía y persona de la máxima confianza el ministro Fernández Díaz no ha sabido aclarar cuál fue su actitud tras la difusión de las grabaciones para averiguar de qué forma se realizaron y quienes fueron sus responsables. Se ha limitado a suscribir el informe interno que se realizó, aunque ha puntualizado que no lo supervisó. “Mis funciones no son las de actuar como policía judicial”, ha comentado en uno de los momentos de su intervención.

Es más, tras afirmar que no había escuchado en su integridad el contenido de las grabaciones difundidas por Público, pese a desempeñar durante seis meses su alto cago desde que fueron publicadas, Cosidó se desmarcó de cualquier vinculación con la existencia del encuentro entre el ministro y el director de la OAC. “No llevaba la agenda del ministro ni me enteraba de ella”, ha llegado a comentar.

El ex director general de la Policía Ignacio Cosidó, en la comisión del Congreso sobre las cloacas de Interior. EFE 

Varios portavoces grupos parlamentarios han protestado por la actitud mostrada por Cosidó y su escasa voluntad a contestar a las preguntas que se le formulaban; también por hacer apostillas a la formulación de las preguntas de los comisionados. El presidente Mikel Legarda le ha llamado la atención en algunos momentos de la sesión.

Cosidó ha negado la existencia durante su mandato de una “brigada política” o “patriótica” con el fin de perseguir y denigrar a adversarios políticos. No obstante, no ha sabido explicar con convicción el comportamiento de mandos policiales como el comisario Eugenio Pino, Director Adjunto Operativo y su mano derecha, el jefe de gabinete de éste, el inspector Fuentes Gago, o del polémico comisario José Manuel Villarejo.

Tampoco explicó en base a qué criterios recibieron algunas condecoraciones o, por ejemplo, si supervisó y financió el viaje de Fuentes Gago a Suiza  (“yo autoricé muchos viajes durante mi mandato”, ha dicho) para urdir la falsa cuenta corriente del ex alcalde de Barcelona y dirigente de la desaparecida CiU, Xavier Trías.

No obstante, ha mostrado tener una excelente memoria al recordar otros episodios que consideraba positivos para su gestión y escasamente relacionados con el objeto de su comparecencia. Ha tenido varios episodios tensos cuando le han preguntado el portavoz de Unidos Podemos, Rafael Mayoral, y el socialista Antonio Trevín.

El primero de ellos ha denunciado la manipulación y “lavado” de informes como el denominado PISA elaborado por elementos de la “brigada política” en contra de Podemos. Mayoral le ha mostrado varios informes remitidos a la comisión desde el ministerio del Interior con el fin de que Cosidó certificase su validez o no, ante lo que el ex director general de la Policía se ha mostrado reticente (“me lo tendría que leer todo; busque usted unos peritos!”, ha dicho”). El portavoz popular, Carlos Rojas, ha intervenido para echarle una mano.

El portavoz de Interior del PSOE, Antonio Trevín, hace declaraciones tras la comparecencia del ex director general de la Policía Ignacio Cosidó . EFE/Javier Lizon

El socialista Trevín, pese a ser quien propuso su comparecencia, no ha realizado un interrogatorio precisamente brillante, aunque ha puesto en un brete al compareciente en algunos momentos, especialmente al hacerle referencias sobre el llamado “pelotazo de Arganda” y el destino de su antiguo jefe de gabinete en el ministerio, Pedro Agudo.

El representante de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, le ha reprochado el escaso interés que como director general de la Policía mostró, según su propio testimonio, por la grabación de unas conversaciones en el despacho del ministro, pese a considerarlo un hecho delictivo. “Parece que usted no se ocupaba de nada”, le ha dicho el portavoz de la formación naranja. Cosidó, a otra pregunta de este portavoz ha asegurado que “en Catalunya no hubo espionaje político” por parte de la policía.