Público
Público

El director de la Policía asegura que no actuó por la grabación sobre el pequeño Nicolás al estar judicializada

El comisario José Villarejo, que estaba citado en calidad de investigado, no ha declarado porque el juez ha acordado de oficio suspender su comparecencia hasta que no lo hagan primero los testigos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cosidó no actuó por la grabación sobre pequeño Nicolás al estar judicializada. EUROPA PRESS

MADRID.- El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha asegurado este lunes al juez que no actuó cuando tuvo conocimiento de la grabación ilegal de una reunión entre policías y agentes del CNI sobre el pequeño Nicolás, porque el asunto ya estaba judicializado en ese momento, según han informado fuentes jurídicas.

Cosidó ha declarado como testigo poco más de media hora ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, que trata de esclarecer la grabación de una reunión en la que varios agentes de Asuntos Internos de la Policía Nacional y del CNI hablan de supuestas escuchas y seguimientos a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como el pequeño Nicolás.

Quien no lo ha hecho ha sido el comisario José Villarejo, que estaba citado en calidad de investigado, porque el juez ha acordado de oficio suspender su comparecencia hasta que no declaren primero los testigos.

Las fuentes señalan que Villarejo será citado inmediatamente después de que el juez tome declaración, como testigo, al antiguo jefe de Asuntos Internos de la Policía, Marcelino Martín-Blas, que dirigió el informe de la comisión judicial formada por agentes de Asuntos Internos a petición del magistrado.

Según las fuentes, Cosidó ha dicho al juez que fue el director adjunto operativo (DAO) y número 'dos' de la Policía, Eugenio Pino, quién le comunicó el asunto de la grabación ilegal tras enterarse de su existencia por la prensa.

Pero que no acordó ninguna medida al respecto ni pudo abrir una investigación porque no tuvo tiempo, ya que el asunto se había judicializado de inmediato y él, han añadido las fuentes, no pretendía interferir en la Justicia. Ahora bien, no ha podido precisar al magistrado cuanto tiempo tardó el DAO en informarle sobre la existencia de esa grabación.

Eso sí, ha querido dejar claro que las grabaciones se realizan siempre bajo orden judicial al tiempo que ha asegurado que la Policía dispone de las herramientas necesarias para hacerlo.

Al respecto, el juez le ha preguntado sobre qué unidades policiales pueden interceptar conversaciones, si bien Cosidó ha apelado a la prudencia y la seguridad para no responder a la cuestión planteada por el magistrado, ya que la Policía investiga temas muy delicados, como cuestiones de terrorismo.

En cuanto a Villarejo, ha manifestado que no sabe si detrás del diario digital Información Sensible se encuentra el comisario, aunque si ha admitido que a raíz de las publicaciones sobre la actividad privada de Villarejo, se realizó un informe de compatibilidades, que no dio lugar a la apertura de un expediente disciplinario.

Cosidó ha comparecido durante poco más de media hora en los juzgado de Plaza de Castilla, aunque su declaración ha comenzado treinta minutos más tarde del horario previsto. Ha llegado acompañado de un importante equipo de seguridad y no ha realizado declaraciones a la prensa que estaba en la puerta del juzgado.

Ahora, será Martín-Blas la siguiente persona en prestar declaración judicial este miércoles, en calidad de testigo.

Suyo fue el informe de la comisión judicial encargada por el juez que concluye que la grabación se pudo producir gracias a que alguien tomó control remoto del móvil del jefe de Asuntos Internos mediante una aplicación.

Dicho informe pide la imputación en la causa del director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino; de los comisarios José Villarejo, al que vincula con el medio en el que se publicaron las noticias, y Enrique García Castaño; y del inspector jefe y jefe de Gabinete de Pino, José Ángel Fuentes Gago, entre otras personas.

El fiscal se pronunció en contra de dichas imputaciones al considerar que las acusaciones del informe policial no tienen base documental fiable, salvo la del periodista Carlos Mier, que desveló el 15 de octubre de 2014 la detención de Gómez Iglesias y quien negó ante el juez que realizara grabaciones ilegales llegando a calificar su imputación en la causa de "disparate"