Publicado: 13.07.2016 23:55 |Actualizado: 14.07.2016 08:12

Cosidó reúne de urgencia a los sindicatos de Policía para pedir “unidad” ante la crisis de Interior

Las conversaciones desveladas por 'Público' en las que el ministro Fernández Díaz y el ex director de la Oficina Antifraude de Catalunya conspiraban contra el independentismo están creando serias tensiones dentro de una institución descabezada y con mandos en funciones.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 9
Comentarios:
El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, durante la inauguración hoy del curso de verano de la Universidad Complutense "Libertad y seguridad frente a las nuevas amenazas" en el que intervendrán el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zar

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó. EFE/Juan Carlos Hidalgo

@patricialopezl

MADRID.-  A las cinco de la tarde de este miércoles todos los sindicatos de la Policía cruzaban la puerta de la Dirección General para reunirse con Ignacio Cosidó, director general en funciones, quien hizo una convocatoria de urgencia ante la crisis desatada en el Ministerio del Interior por las grabaciones al ministro, Jorge Fernández Díaz, desveladas por Público.

Cosidó les ha pedido “unidad y prudencia” ante las declaraciones de diferentes sindicatos sobre las graves negligencias destapadas —se ha grabado a un ministro del Interior en su despacho— y también sobre la validez o no del contenido de las mismas. Por ahora, las pesquisas que sigue la Comisaría General de Policía Judicial sin la autorización de un juez ni de la Fiscalía parece que apuntan a que la grabación es ilegal, lo que beneficiaría la posibilidad de que no se investigue su contenido al ser una prueba ilícita, a pesar de que las indagaciones de Público apuntan a que uno de los autores era consciente de que se estaba produciendo.

Para salir del paso, Cosidó dijo hace unos días que “no se descarta ninguna hipótesis” por “improbable” que sea, incluida la de que miembros del Cuerpo Nacional de Policía hayan grabado sin autorización de los interlocutores. Esto ha desatado el cruce de declaraciones entre los sindicatos que quieren que esto se investigue hasta el final, como el Sindicato Unificado de la Policía (SUP), o los que se conforman en señalar a un comisario que en 2014 ya no pertenecía al círculo de confianza de la cúpula policial, como hace la Unión Federal de la Policía (UFP).

"Las declaraciones de Cosidó dejan abierta la posibilidad de que fueran personas de la cúpula policial quienes hubieran participado de una grabación supuestamente ilegal”

Aunque también se han tratado otros temas, las fuentes asistentes consultadas aseguran que “ninguno de los otros asuntos tenía la envergadura para convocar una reunión de urgencia, tan sólo la discusión que se ha iniciado dentro de la Policía por las declaraciones de Cosidó, dejando abierta la posibilidad de que fueran personas de la cúpula policial quienes hubieran participado de una grabación supuestamente ilegal”.

Ante esta petición algunos de los asistentes le han reclamado al director en funciones de la Policía que “se inicie una investigación seria, porque se están difundiendo nombres y apellidos de las personas que según esa hipótesis podrían estar involucrados. Estas pesquisas son independientes de las que pueda llevar un juzgado, son disciplinarias y él es quien tiene que dar la orden”.



Confrontación

Oficialmente, hasta el momento, nadie más que Público y el autor de las grabaciones las ha escuchado íntegras, cuestión fundamental para dilucidar quién y cómo grabó. Sin embargo, diferentes medios señalan que las conversaciones entre Fernández Díaz y Daniel de Alfonso, ex director de la Oficina Antifraude de Catalunya, podrían provenir de un sofisticado medio de grabación instalado por algunos policías en el maletín de De Alfonso.

Según las declaraciones del propio Daniel de Alfonso a Público, el único funcionario policial que habría tenido conocimiento de las reuniones, de los horarios concretos o incluso habría podido monitorizar el teléfono del ex director de la Oficina Antifraude sería el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, jefe de gabinete en ese momento del ex número dos de la policía, el comisario Eugenio Pino.

Para el SUP, las declaraciones de Cosidó son “ofensivas y penosas” porque “¿qué control tiene entonces el director de la Policía del Cuerpo que dirige desde hace más de cuatro años?"

Para el SUP, las declaraciones de Cosidó son “ofensivas y penosas” porque “¿qué control tiene entonces el director de la Policía del Cuerpo que dirige desde hace más de cuatro años? Si tiene pruebas de lo que ha dicho que las haga públicas y, si no las tiene, que se calle”. Según este sindicato, “si el director ha dicho eso será porque tiene datos para hacerlo y lo que hay que exigirle son pruebas. ¿Es posible que sean policías los autores? Es posible ¿Qué probabilidades hay de que así sea? No lo sabemos. Si alguien de la Policía ha cometido un delito lo que hay que hacer es investigarlo, pero hasta ahora todo son elucubraciones, meras conjeturas. Si alguien tiene una prueba que la ponga encima de la mesa porque estas cosas hacen mucho daño a la imagen del Cuerpo”.

Sin embargo, para la Unión Federal de Policía (UFP), que durante estos cuatro años ha demostrado una gran sintonía con la cúpula policial que dirigía Eugenio Pino, las sospechas no se ciernen sobre el único policial señalado por uno de los interlocutores de las grabaciones, lo hacen “sobre un comisario en particular, para más señas”, sin aportar ninguna prueba como reivindica el SUP.