Público
Público

Cospedal concede ayudas a la asociación de militares franquistas porque "colabora con un objetivo propio"

La asociación, que hace apología del franquismo y critica a Zaida Cantera por su condición de víctima de violencia machista, ha recibido casi 5.000 euros de dinero público y sigue ocupando un espacio oficial del Ejército de Tierra pese a que la concesión del espacio caducó en noviembre. 

Publicidad
Media: 3.70
Votos: 20
Comentarios:

'Militares', la revista ultra editada por la Asociación de Militares Españoles (AME).

El Ministerio de Defensa opina que la Asociación de Militares Españoles (AME), conocida por su apología del franquismo, "colabora con un objetivo propio del departamento como es la difusión de la Cultura de Defensa", motivo por el que le ha concedido ayudas de casi 5.000 euros para distintos proyectos en los últimos años y le permite disponer gratuitamente de un local de 40 metros cuadrados situado en un edificio oficial del Ejército de Tierra. El Ministerio costea además la energía que consume en él y la surte de medios informáticos y teléfonos.

Defensa ha evitado responder a cuánto asciende el gasto del que se ha eximido a la AME por el local, o si ha recibido ayudas para editar su revista

Así lo ha explicado en una respuesta escrita al senador de EH Bildu Jon Iñarritu, tras cuestionar este al Ministerio por los motivos por los que ha permitido a una asociación de "valores franquistas" ocupar sin coste dependencias oficiales de las Fuerzas Armadas. El senador vasco también interrogó al departamento que dirige María Dolores de Cospedal sobre el gasto que ha supuesto para las arcas públicas los servicios ofrecidos gratis a la AME, así como si ha recibido subvenciones por la publicación de su revista Militares, donde vuelca su ideología ultra y que se reparte gratuitamente en muchas unidades militares. El Ministerio ha evitado responder a estas preguntas.

En Militares son frecuentes las loas al dictador, la crítica a la Ley de Memoria Histórica o el machismo, como ha denunciado este medio. En el número correspondiente a este mes de diciembre, sin ir más lejos, atacan a la ex comandante Zaida Cantera, responsabilizándola de haber sufrido abuso sexual y el posterior acoso laboral tras denunciar los hechos, declarándola incapaz de ser ministra de Defensa ("quien no ha sabido hacer frente a una agresión machista cómo puede ser responsable de grandes decisiones de este Departamento").

 
 
 

También se critica al Estado de las Autonomías (una "parcelación de España en 17 virreinatos" que "no ha traído a España más que división, enfrentamientos, corrupción y enormes gastos") o se publica una crónica sobre el viaje del Foro de Amigos de la División Azul a Rusia para encontrar los restos de los voluntarios fascistas que lucharon junto a la Alemania nazi.

Franquismo editado desde un edificio oficial

La edición de Militares se lleva a cabo desde el espacio cedido por el Ministerio de Defensa, situado en el Acuartelamiento San Nicolás del Ejército de Tierra, en la calle homónima de Madrid. Todo ello pese a que la concesión demanial que autorizaba a la AME a hacer uso de este edificio oficial caducó en noviembre

La AME sigue en el edificio oficial a pesar de que su autorización para ocuparlo ha caducado

Fuentes de Defensa han explicado a Público que la concesión de esta ayuda (que el Ministerio trató de ocultar en una respuesta escrita a Unidos Podemos en el Congreso, teniendo que reconocer posteriormente que había mentido en sede parlamentaria tras una información de este medio) no se ha renovado, puesto que el órgano encargado de ello "aún no se ha reunido". Mientras, la AME sigue ocupando el espacio y utilizándolo para editar su publicación ultra: en el número de diciembre sigue apareciendo el Acuartelamiento San Nicolás como sede de la asociación y dirección de la revista. 

El uso de este tipo de dependencia está vetado para el resto de asociaciones, la única figura disponible para que los militares defiendan sus derechos laborales colectivamente. Esto se debe a que tienen prohibido que sus sedes estén en edificios de "la fuerza" o de "apoyo a la fuerza" para evitar su contacto directo la tropa, teniendo que ocupar espacios fuera de las unidades y cuarteles como las subdelegaciones de Defensa. El Ministerio permite que la AME, cuyos miembros son altos mandos retirados en su inmensa mayoría, se salte esta restricción. 

Participación en órganos oficiales

El Ministerio de Defensa asegura en su respuesta a Iñarritu que la AME ya no participa en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (Coperfas), el órgano oficial donde los representantes de las asociaciones militares se reúnen con los altos mandos encargados de la dirección de personal. Pese a ello, la AME sigue apareciendo en la web oficial del organismo como representante de los militares retirados y su presidente manifiesta en el último número de Militares que su asociación "se preocupa de remitir propuestas y plantear las inquietudes de sus socios ante el Coperfas" para que, "tras su examen y debate, sean elevadas a los diversos departamentos para su puesta en práctica". 

Miembros del resto de asociaciones presentes en el Coperfas explicaron a este medio que los miembros de la AME "no creen en el asociacionismo, lo atacan porque es prácticamente la única barrera ante el ordeno y mando". Según el resto de asociaciones, la AME se ha dedicado a intentar boicotear su trabajo cuando ha estado presente en las reuniones del Coperfas. Su presidente no lo niega en el último número de Militares: en su "carta del director" califica al resto de asociaciones de "parasindicales" (los sindicatos están prohibidos en las Fuerzas Armadas) y defiende el ordeno y mando como algo "natural".

DISPLAY CONNECTORS, SL.