Publicado: 12.12.2013 07:43 |Actualizado: 12.12.2013 07:43

Cospedal despidió a una embarazada porque no dijo que le dolía la espalda al entrar a trabajar para la Junta

El médico dio la baja a la profesora por una lumbalgia que le diagnosticó cuatro días después de tomar posesión en el instituto donde realizaba una sustitución, en 2012. Educación "deduce" qu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Junta de Castilla-La Mancha que preside la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, despidió en enero de 2012 a una profesora embarazada por no confesar que le dolía la espalda el día que entró a trabajar a un instituto público de la comunidad, para cubrir una sustitución. El entonces viceconsejero de Educación, Tomás García-Cuenca, argumentaba en un escrito que se puede "deducir" que cuando tomó posesión de su cargo, la docente ya padecía la lumbalgia causada por su estado de gestación por la que cuatro días después le dieron la baja.

La resolución del que fuera viceconsejero del departamento que dirige Marcial Marín, que se incluye en la demanda presentada por la docente a la que Público ha tenido acceso (ver PDF), explica que el 13 de enero de 2012 se adjudicó a la profesora, Silvia Campos, una plaza en el I.E.S. Antonio Jiménez Landi de Méntrida (Toledo) para sustituir al titular de una plaza de Lengua Castellana y Literatura. Asegura que el primer día, el 16 de enero, la maestra llegó al centro "con retraso" y firmó una "declaración responsable" jurando no estar incursa "en proceso alguno de incapacidad".

Pero añade que, dos días después, la profesora, que estaba embarazada de siete meses y medio, faltó al instituto tras justificar su ausencia por asistir al ginecólogo. Que las dos jornadas siguientes acudió a trabajar con normalidad pero que finalmente, el 20 de enero visitó al médico de cabecera, el cual le dio la baja médica por la lumbalgia. La Junta solicitó entonces un informe a la Inspección Médica de la propia Consejería de Educación, que descartó "un posible origen agudo o repentino" de esa dolencia al ser "una de las complicaciones más frecuentes de las embarazadas". 

Así, el informe de la propia administración regional concluyó que "existen argumentos médicos suficientes para deducir y sostener" que la profesora "ya padecía molestias lumbares y de dificultad para deambulación motivadas por su avanzado de gestación cuando firmó la documentación de toma de posesión como funcionaria interina". Por eso, porque considera que Campos faltó a la verdad en su declaración jurada, a fecha de 30 de octubre de 2012 la Junta rechazó el recurso de alzada que interpuso ella el 15 de febrero de ese año, y consideró que estaba justificada la revocación de su nombramiento que había sido dictada por la administración autonómica el 31 de enero.

Tras conocer la versión del Gobierno de Cospedal a través de la mencionada resolución, este diario se puso ayer en contacto con la propia afectada, Silvia Campos, que relató la suya. Según explica, después de haber pasado meses en paro, en enero de 2012 le llamaron para la mencionada sustitución en Méntrida (Toledo), localidad que está "a unas tres horas" de Ciudad Real, municipio en el que reside. 

Siempre según su relato, el primer día llegó "media hora tarde" a su puesto de trabajo porque se perdió tratando de encontrar el pueblo. E insiste en que cuando firmó la declaración responsable era "evidente" su estado de gestación ya que estaba embarazada de siete meses y medio."¡Y no voy a rechazar un trabajo por estar embarazada!", exclama. Campos reconoce que, en efecto, a los dos días faltó al instituto por tener que acudir al ginecólogo, una cita que le habían dado "hacía meses", e insiste en que entonces no padecía "de ninguna manera" los dolores que empezaría a sufrir dos días después, cuando fue a la cita con su médico de cabecera y le dio la baja por lumbalgia.

Por eso interpuso el recurso, y por eso denunció caso ante los tribunales. "Es una clara discriminación, porque si por ejemplo hubiera tenido un accidente de coche en esos cuatro días me hubieran dado la baja igual, pero no me hubieran despedido", afirma. Campos, que parió a su hija el 24 de febrero de ese año, no ha conseguido volver a trabajar de lo suyo desde entonces y confía en que todo se aclare durante el juicio del caso que se celebrará el próximo 10 de abril.

A raíz de que este caso saliera a la luz, el sindicato STE-CLM ha exigido a la Consejería de Educación "que deje de atentar contra los derechos del personal interino y contra los derechos de las mujeres". "Esta es la paradoja del gobierno del PP que dice defender a la familia, que pretende penalizar la interrupción voluntaria del embarazo. En cambio, en la práctica no deja que las mujeres podamos decidir por nosotras mismas, no deja que haya igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres", sostiene en una nota.

Marín, el consejero de Educación de la Junta de Castilla-La Mancha, protagonizó la semana pasada otra polémica que contó la Cadena Ser. Su mujer se saltó la lista de espera del Hospital Universitario de Albacete y, en sólo 15 días, fue operada de una hernia discal, dolencia para cuya intervención otros pacientes llevan más de un año esperando.