Publicado: 02.12.2014 14:32 |Actualizado: 02.12.2014 14:32

Cospedal evita respaldar a Aguirre como candidata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni sí, ni no, todo lo contrario. Así (no) responde la secretaria general del PP cuando se le pregunta por las posibles opciones de Esperanza Aguirre a ser la candidata conservadora a la Alcaldía de Madrid. "El PP está haciendo todo lo que tiene que hacer para elegir a los mejores candidatos en toda España", se limitó a contestar María Dolores de Cospedal este martes, evitando así respaldar a la polémica expresidenta autonómica, que ha visto aun más empañadas sus ilusiones de volver a la política activadespués de que su antiguo hombre de confianza, Francisco Granados, fuera detenido en la operación Púnica.

No es la primera vez que la número dos de los conservadores deja ver sus diferencias con la presidenta del PP madrileño. Después de que Aguirre acusara a la dirección nacional del partido de utilizar su "dedo divino" en la elección de candidatos, Cospedal respondió con ironía que ella no tenía "nada de divina" y, desde entonces, la secretaria general elude responder sobre los pronósticos sobre la posible sustituta de Ana Botella.

Hoy, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional, que ha estado presidida por Mariano Rajoy, Cospedal ha evitado, con la citada frase, responder también sobre las opciones deAlberto Fabra en la Comunidad Valenciana o sobre cualquier otra novedad en tre los nombres de los barones del PP. Se conocerán oficialmente, dijo, al igual que los programas electorales con los que los conservadores concurrirán a los próximos comicios municipales y autonómicos, en febrero del próximo año. Y eso, a pesar de que la propia Aguirre había metido prisa al presidente del Gobierno y del partido para designarlos, como fecha límite, el pasado noviembre.

Así, las presentación de candidaturas y programas se hará en febrero, aunque Cospedal dejó la puerta abierta a que los nombres se sepan en cuanto sean firmes. "Tenemos la posibilidad de elegir entre bastantes personas y es bueno para un partido político que no tenga sólo una opción", esgrimió sin desvelar si ya se sabrá algo al respecto en la convención nacional que el partido ha preparado para los próximos 23, 24 y 25 de enero. "Cuando los tengamos los daremos a conocer", zanjó.

No obstante, "para el Partido Popular es más importante el programa que el candidato", aseguró Cospedal y, en cuanto a las propuestas que venderán el próximo años todo apunta -según las palabras de Rajoy citadas por su número dos- a que se basarán en presentar al PP como el partido que ha salvado a España de la crisis, sin perjudicar el Estado de bienestar. "Estamos ganando la batalla de la Economía", repitió Cospedal en varias ocasiones, felicitándose por los últimos datos del paro y destacando que ello se debe a las reformas del Gobierno de Rajoy.

Además, la "lucha sin cuartel contra la corrupción" será otra de las banderas de su campaña, así como la defensa "del modelo de Estado que salió del pacto constitucional de 1978" frente "a quienes pretenden dividir", señaló Cospedal haciendo referencia a Artur Mas y el frente soberanista en Catalunya. Asimismo, aseguró que el partido y el Gobierno reforzarán sus actos en la comunidad para decir a los catalanes que "no se merecen un gobierno que no gobierna". Así arremetió -una vez más- contra el presidente de la Generalitat, advirtiéndo, además, de que es "peligroso" promover "la legitimidad de alguien por encima de la legalidad", sentenció, citando otros ejemplos europeos sin querer aclarar a qué se refería exactamente.

De lo que no habló la secretaria general del partido fue de una de las cuestiones que el Gobierno aún tiene por resolver: el nombre de la persona que llevará la cartera de Sanidad después de la dimisión deAna Mato.

Aunque muchos esperaban que Rajoy aprovechara la reunión de la cúpula de su partido para desvelar el misterio (hace ya una semana que la ministra dejó su cargo tras verse salpicada de nuevo por el juez instructor del caso Gürtel Pablo Ruz), el presidente se limitó a volver a defenderla señalando que "ni está imputada ni ha cometido ningún delito".