Público
Público

Cospedal, fuera de la batalla sucesoria La caída de la todopoderosa secretaria general del PP

Su poder en el aparato del partido tras 10 años como número dos no ha bastado a María Dolores de Cospedal para mantenerse dentro de la carrera sucesoria. Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado se han impuesto a la exministra de Defensa, incluso en feudos que se presumían favorables a Cospedal. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

María Dolores de Cospedal durante la Junta Directiva Regional del PP de Castilla-La Mancha donde ha anunciado su candidatura para presidir el partido. / EFE

La otrora todopoderosa secretaria general del PP acaba de recibir un duro golpe. María Dolores de Cospedal, número dos del partido desde 2008, ha sido la tercera candidata más votada en la primera vuelta del proceso congresual que elegirá al sucesor de Mariano Rajoy al frente del PP, y por ello queda automáticamente expusada de la segunda vuelta. 

Cospedal se ha hecho fuerte en Castilla-La Mancha, donde lograba 2.922 votos -es presidenta del partido en la región-, en Galicia (1.560 apoyos), Asturias (893 votos) y Ceuta (167)

Ha logrado 15.090 votos, un 25,92% del total. Sin descartar que Soraya Sáenz de Santamaría o Pablo Casado la integren en alguna de sus candidaturas, el camino de Cospedal toca ahora a su fin, y su control sobre el aparato no le ha permitido evitarlo. La segunda vuelta, en la que votan compromisarios, se antojaba más sencilla, pero no ha podido llegar, y está por ver qué línea de actuación adoptan los compromisarios que tenían previsto votar a la número dos del partido.

Este jueves, en el PP han probado el mismo jarabe que ya recibió el PSOE en 2017, con las primarias que permitieron a Pedro Sánchez volver a la Secretaría General del partido. Su rival, Susana Díaz, era la candidata del aparato, contaba con importantes aliados, pero la militancia optó por Sánchez, dinamitando las aspiraciones de la presidenta de la Junta de Andalucía.

Santamaría, sin poder orgánico, ha barrido claramente a quien se vendía como "candidata de los militantes" tras 10 años al frente del aparato

Cospedal se ha hecho fuerte en Castilla-La Mancha, donde lograba 2.922 votos -es presidenta del partido en la región-, en Galicia (1.560 apoyos), Asturias (893 votos) y Ceuta (167).  Por contra, quedaba muy lejos de sus rivales en Comunidad Valenciana y Castilla y León. Además, y pese a ganar en tres provincias andaluzas, la secretaria general apenas obtenía 796 votos en Sevilla, donde contaba con el exalcalde y exministro Juan Ignacio Zoido, y se quedaba a 892 puntos de Santamaría en esta ciudad. 

Hasta que comenzó el recuento y empezaron a trascender los primeros datos, en la candidatura de Cospedal aseguraban verse "ganadores". La exministra de Defensa de Rajoy ha sido una de las aspirantes más activas en esta campaña, en la que ha peleado por destacar sus esfuerzos por defender al partido, así como su capacidad para ganar elecciones (se impuso en los dos últimos comicios autonómicos en Castilla-La Mancha). 

Cospedal presume de haberse dejado partir la cara por el partido. Ella y la exvicepresidenta del Gobierno fueron las dos mujeres más poderosas de la era Rajoy, y la primera siempre reprochó a la segunda que se pusiera de perfil cuando tocaba dar explicaciones sobre la corrupción que salpica al Partido Popular.

De hecho, la mala relación entre ambas dirigentes del partido conservador es sobradamente conocida, y en los primeros días de campaña se daba por hecho que ambas pasarían a la final y protagonizarían un cruento enfrentamiento. Finalmente no ha sido así y Santamaría, sin poder orgánico, ha barrido claramente a quien se vendía como "candidata de los militantes" tras 10 años al frente del aparato.