Publicado: 19.12.2016 21:55 |Actualizado: 20.12.2016 08:58

Cospedal pedirá hoy al Congreso enviar más soldados españoles a Irak

La ministra ha pasado mes y medio adoptando un perfil bajo mientras visitaba varios destacamentos internacionales de las Fuerzas Armadas. Este martes explicará las prioridades de su etapa al frente de Defensa a los diputados, con varios puntos calientes

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal (i), en presencia del embajador de España en Irak, Jose María Ferré de la Peña (2i), y el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García Sánchez (3i), saluda a los militares

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal (2i), acompañado por el embajador de España en Irak, Jose María Ferré de la Peña (2d), y el portavoz de Defensa de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez (3d), durante su visita a los militares españoles de operaciones especiales que se encuentran destinados en Bagdad, este lunes.

@CdelCastilloM

MADRID.- La ministra de Defensa, Mª Dolores de Cospedal, se enfrentará este martes a las preguntas de los diputados del Congreso por primera vez desde que tomó posesión de la cartera hace más de mes y medio. En dicho periodo la conservadora ha mantenido un perfil bajo, alejada de las principales polémicas a su alrededor, tanto en su partido como en su departamento en el segundo Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Cospedal ha dedicado su tiempo a visitar los destacamentos militares de las Fuerzas Armadas en España y sus misiones internacionales. Se le ha podido ver en las instalaciones del Ejército del Aire en Sicilia, donde los aviadores españoles colaboran en la operación Sophia, que trata de interrumpir el tráfico ilícito de seres humanos en el Mediterráneo. Viaje en el que también subió a bordo de la fragata Navarra, que patrulla las aguas centrales de este mar prestando servicio también en dicha misión.

Esta semana la ministra ha visitado el contingente destinado en Besmayah (Irak), donde los militares españoles entrenan a los grupos de operaciones especiales iraquíes como parte de la coalición internacional contra el Daesh. Allí se encuentran la mayoría de los 300 soldados que el Ejército mantiene en el país.

Será precisamente el incremento de la presencia militar española en Irak uno de los puntos calientes de la comparecencia de Cospedal ante los parlamentarios de la comisión de Defensa. La ministra solicitará el visto bueno del Congreso para enviar otros 150 españoles a Irak, 125 militares —que continuarán con la formación en desminado, lucha contra artefactos explosivos improvisados, la logística y el apoyo sanitario— y otros 25 guardias civiles que colaborarán con la policía iraquí. 

Salvo sorpresa, la cámara aceptará este nuevo envío de tropas , que llegaría al país en 2017. La autorización del Congreso será por un año y podrá incrementarse dependiendo de la evolución de los combates del Ejército iraquí con el Daesh, muy influenciados por la inestabilidad siria. Eso sí, los militares y guardias civiles españoles no participarán en acciones de combate sobre el terreno.

Aumento del presupuesto por la deuda de armamento

Más controversia traerá la cuestión del incremento del presupuesto de Defensa en un más de un 30% provocado por la inclusión de los Programas Especiales de Armamento (PEAs) en la partida ordinaria de gasto del Ministerio.  

La prohibición del Tribunal Constitucional (TC) de seguir pagando esta deuda con la industria militar —de unos 30.000 millones y contratada en la primera legislatura de José María Aznar, en 1996— mediante procedimientos de urgencia ha provocado que Cospedal haya conseguido algo que su antecesor en el cargo, Pedro Morenés, no pudo hacer en sus casi cinco años al frente de Defensa: el visto bueno de Mariano Rajoy y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para incluir en el presupuesto ordinario del Ministerio estos pagos, de unos mil millones al año.

Los grupos parlamentarios han preferido mantener la cautela sobre su posición sobre el pago de los PEAs hasta escuchar las explicaciones que dará la ministra este martes. Pese a ello, ninguno ve con buenos ojos el aumento de una partida como Defensa en un contexto de continuos recortes de las partidas destinadas a gastos sociales, una necesidad que sin duda será muy difícil de trasladar a los ciudadanos.

A este respecto, el portavoz del PSOE —principal impulsor del recurso ante el TC contra la utilización de créditos extraordinarios para pagar la deuda de armamento— en la comisión de Defensa, Ricardo Cortés, ha explicado que "el hecho de que vaya a visualizarse una cifra mayor en la partida de Defensa no significa que vaya a haber un gasto mayor, sino que todo el gasto se reflejará el presupuesto". El diputado ha expuesto que aunque en años anteriores se presupuestara un gasto menor, éste no era real, ya que numerosos gastos de Defensa quedaban "ocultos".

"Al final del año no tenía nada que ver el presupuesto previsto con el Ejecutado", ha insistido en una conversación con este medio: "El gasto será basicamente el mismo que antes, pero público, transparente. Por lo menos sabremos lo que se gasta en Defensa, es bueno para todos".