Publicado: 18.07.2014 10:48 |Actualizado: 18.07.2014 10:48

Podemos cree que puede llegar al gobierno con "una máquina política, discursiva y electoral"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Podemos, la formación que lidera Pablo Iglesias, afirma que pueden llegar al gobierno con un discurso "de excepción" para una "una situación de excepción". Creen que "ahora" es el momento de poner en marcha "una máquina política, discursiva y electoral" y argumentan que el tiempo les "desgasta" y les asienta como "un actor más" en el sistema de partidos "en recomposición".

En un documento titulado La crisis del régimen de 1978, Podemos y la posibilidad del cambio político en España, la formación de Pablo Iglesias habla de una crisis "que va más allá de la deslegitimación de las élites políticas y que afecta a componentes centrales del sistema político y la institucionalidad, de la articulación territorial del Estado, del modelo de desarrollo y el equilibrio entre grupos sociales bajo la primacía de los sectores dominantes".

Podemos, que se presenta en el documento como "una fuerza outsider y sin hipotecas", se fija como objetivo "estar a la altura de la inmensa ola de expectativas y esperanzas" que ha generado, aprovechando una serie de elementos que le ofrecen "una oportunidad política difícilmente mejorable en un contexto no revolucionario". Pero reconoce que esa posición que lo convierte en "un claro referente de la dicotomía nuevo/viejo" es "hasta cierto punto difícil de mantener en el tiempo" cuando su política no sea sólo de "construcción de voluntad de cambio" sino que "se enrede en la gestión, sus necesarias transacciones y compromisos".

"El mero paso del tiempo nos desgasta y nos asienta como un actor más en un sistema de partidos en recomposición, abocándonos a una estrategia de lento crecimiento en un escenario ya estabilizado", de manera que es en este momento de "descomposición" cuando Podemos debe intentar convencer a los españoles de que "hace falta un gobierno nuevo al servicio de la gente", insiste.

Tras admitir que "esta maniobra puede no darse de inmediato ni en solitario", Podemos afirma que su estilo y su perspectiva le pueden permitir "llegar al Gobierno postulando un discurso de excepción para una situación de excepción", y que a esa orientación habría que adaptar "el tipo de organización, la política de alianzas y el marco estratégico" de sus iniciativas.

"Tenemos por delante un año y medio que va a ser decisivo en la historia de nuestro país" por los distintos procesos electorales que se van a ir sucediendo, y es necesario construir "una máquina política, discursiva y electoral" que esté "en disposición de aprovechar la ventana de oportunidad" para "contribuir decisivamente a la construcción de una voluntad popular nueva para el cambio político en favor de las mayorías sociales", subraya.

El 15-M y el "ciclo de luchas" inauguradas por este movimiento "contribuyeron a articular una parte de las insatisfacciones" de la ciudadanía ante esa crisis, pero "no alteraron los equilibrios de fuerza electorales e institucionales", señala. Ahora, Podemos se enfrenta al reto de "ser capaz de articular esos descontentos y sus identidades".

Sin embargo, el documento previene contra "los análisis excesivamente optimistas con respecto a la crisis orgánica del régimen de 1978", indicando que la crisis política puede tener mucha menor duración que la económica. "No tenemos todo el tiempo del mundo. Una buena parte de la contestación social hoy existente deriva de una crisis de expectativas que ya no se repetirá para las siguientes generaciones", advierte.

A juicio de Podemos, las elecciones europeas del pasado 25 de mayo evidenciaron la "erosión" de PP y PSOE. Pero, aunque considera que la crisis del PSOE "abre oportunidades políticas para una nueva mayoría", también cree que si este partido "se recompusiera siquiera parcialmente de su desprestigio y sus problemas internos y postulase un nuevo líder con pocos vínculos simbólicos con el pasado, podría recuperar parte del espacio perdido y estrechar así las opciones para una fuerza de ruptura democrática".

La otra "amenaza" que ve la formación de Iglesias para la "expansión de la ruptura" es que el Gobierno consiguiese una "reoxigenación" mediante la presentación de "tímidas evidencias de que las medidas de ajuste nos han hecho pasar ya lo más duro y que se avecina la recuperación".

Aun así, el preborrador subraya que esos comicios "han mostrado que hay posibilidades de una nueva mayoría" en un escenario en el que Podemos "ha irrumpido como una nueva fuerza política con mucha mayor fuerza de la que reflejan los números" (1.245.000 votos). La constatación de esa fuerza es lo que, a su entender, lo ha convertido en "el objeto prioritario de los ataques del PP, del PSOE y del oligopolio mediático".

Ataques con los que pretenden que no se hable de los problemas de España, sino de "situaciones o actores de otro tiempo o que están a miles de kilómetros de distancia", intentando que Podemos "no hable más que para defenderse" y que se vincule al partido con la "extrema izquierda, ignorando la diversidad de sus votantes y simpatizantes", explica.



http://www.quoners.es/debate/ves-a-pablo-iglesias-como-presidente-del-gobierno