Público
Público

La crisis de la FAMP tensa las relaciones entre PSOE e IU

El Gobierno andaluz acusa a Valderas de tener un acuerdo «tácito» con el Partido Popular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La profunda crisis abierta en el seno de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) está tensando las relaciones entre las dos principales fuerzas de la izquierda, PSOE e IU, a cuatro meses de las autonómicas.

La asamblea para elegir presidente de la FAMP el sábado pasado se suspendió después de que los delegados de IU, PA y PP se negaran a participar. El PSOE pretendía mantener en la presidencia al alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, con el apoyo de los delegados de IU y PA. La delegación socialista expresó su enfado con la actitud de la coalición de izquierdas, que fue la primera en abandonar las negociaciones al considerar que PSOE y PP habían convertido la FAMP en un instrumento inútil con sus luchas de poder. Los delegados de IU  habían propuesto una presidencia rotatoria de los cuatro partidos.

El PSOE afirmó ayer que existe un “idilio entre radicales” contra los socialistas, en referencia a la coincidencia del partido de Javier Arenas e IU en la propuesta de constituir una gestora que dirija la FAMP tras el fracaso de la asamblea. “Es chocante la coincidencia estratégica, declarativa y de acciones” entre ambos partidos, afirmó ayer Mario Jiménez, portavoz parlamentario del PSOE. El consejero de Justicia de la Junta, Francisco Menacho, fue aún más lejos al afirmar que existía un “acuerdo tácito” entre PP e IU para que el presidente de la FAMP no fuera del PSOE.

Los socialistas andaluces llevan desde el 20-N explotando, más o menos veladamente, el discurso de la pinza. Es decir, acusando a IU de aliarse con el PP contra el PSOE. La acusación forma parte del discurso preelectoral del PSOE, que intenta apelar al voto útil, del mismo modo que la espantada de IU del otro día se entiende mejor al considerar una variable electoral: de ninguna manera a Diego Valderas y los suyos les conviene aparecer ahora en la foto y los titulares como el partido que mantiene al PSOE en el poder.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, ya echó en cara en el pasado pleno del Parlamento a Valderas, líder regional de IU, que empleara el discurso de “las dos orillas” y mencionó el caso de Extremadura, donde la coalición de izquierdas se abstuvo en el pleno de investidura y permitió gobernar a José Antonio Monago (PP). Valderas ha reiterado públicamente que IU en Andalucía no permitirá gobernar al PP.