Publicado: 02.10.2016 23:29 |Actualizado: 02.10.2016 23:29

La crisis en Ferrol, otro polvorín
del Partido Socialista

El alcalde, de Ferrol en Común, asegura que la decisión de los socialistas de abandonar su Gobierno municipal no tiene relación con la batalla campal en Ferraz, y afirma que seguirán tendiendo la mano al partido porque lo consideran un "aliado de izquierdas"

Publicidad
Media: 3
Votos: 12
Comentarios:
La portavoz socialista del Grupo municipal del PSdeG-PSOE en Ferrol, Beatriz Sestayo, junto al alcalde de Ares y representante de la Fegamp, Julio Iglesias. EFE/Kiko Delgado

La portavoz socialista del Grupo municipal del PSdeG-PSOE en Ferrol, Beatriz Sestayo, junto al alcalde de Ares y representante de la Fegamp, Julio Iglesias. EFE/Kiko Delgado

MADRID.- La violenta división en dos mitades del Partido Socialista y la batalla por el control de Ferraz acaparan toda la atención mediática desde hace días, pero las distintas federaciones del partido tienen otros tantos fuegos que apagar antes de que se propaguen.

El lunes por la noche, dos días antes de la ofensiva de los 17 miembros críticos de la Ejecutiva socialista contra Pedro Sánchez, los socialistas de Ferrol anunciaron que daban por muerto el pacto con el que hasta entonces han gobernado sus cinco concejales junto a los cinco -más el alcalde- de Ferrol en Común. El jueves, la secretaria general socialista en A Coruña, Mar Barcón, pedía a la dirección del PSdeG que revisase los acuerdos con las Mareas en las ciudades, lo que podría abrirle un nuevo frente de batalla a la federación gallega, ya debilitada por el resultado electoral y el sorpassiño del 25-S.

“Nosotros seguimos considerando al PSOE un aliado de izquierdas”, explica a Público el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, que resta importancia a las palabras de Barcón. El edil de Ferrol en Común, cuya hoja de ruta pasa por seguir gobernando con sus seis concejales mas dos de los socialistas -de un total de 25-, reconoce que hay “voces discordantes” sobre cuál será la estrategia de los socialistas de ahora en adelante, ya que esta crisis estalla “en un momento en que el PSOE vive un tsunami a todos los niveles”.

No obstante, Suárez asegura que desde Ferrol en Común no harán hincapié en el resto de frentes abiertos del PSOE, y asegura que no hay ninguna conexión entre la decisión de los tres ediles socialistas que han dejado el Gobierno municipal con la batalla campal que tiene lugar en el cuartel general del partido, en Madrid. “Se quiere vincular con ese hecho [por parte de los concejales dimisionarios] para tratar de reinar dentro del caos”, explica el edil.



“Éramos espejo, gobernábamos en coalición”

A diferencia de otros escenarios como el de A Coruña, en el que los socialistas no forman parte del Gobierno de Xulio Ferreiro, Suárez saca pecho porque en Ferrol hayan sido “el espejo” en el que se miraban otras candidaturas de unidad popular al haber logrado gobernar en coalición con el PSdeG.

El detonante de la crisis en Ferrol fue la decisión de los ediles de Ferrol en Común de quitar competencias a los tres conceajles socialistas que después salieron del Gobierno, entre ellos a su portavoz, Beatriz Sestayo, por lo que el alcalde denomina genéricamente “una deslealtad generalizada y diaria”. “No quiero entrar ahora en el barro”, justifica.

Así, y a pesar de la ruptura acordada por mayoría de la Ejecutiva del PSOE en Ferrol, Suárez recuerda que se ha constituido una comisión de arbitraje que tendrá la última palabra al respecto. En caso extremo, está dispuesto a intentar gobernar sin estos socialistas. “Los números son los que son, estamos obligados a entendernos”, afirma. Por su parte, la portavoz socialista en Ferrol no ha dado respuesta a la petición de información cursada por este diario.

La ruptura en Ferrol estallaba además apenas unas horas después de que Podemos Castilla-La Mancha anunciase la ruptura del pacto que permitió al socialista Emiliano García Page llegar al Gobierno regional, para unirse a la ya larga lista de crisis territorales a resolver por el partido antes de que se enquisten.