Publicado: 07.04.2015 18:42 |Actualizado: 08.04.2015 07:00

Críticos de UPyD ven viable que Cantó sea
candidato de C's en las elecciones generales

Los eurodiputados suspendidos de militancia, Fernando Maura y Enrique Calvet, auguran también el fin de la formación, que en un sólo día se ha quedado sin directiva en Andalucía y Asturias.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
El exdiputado de UPyD, Toni Cantó, en la rueda de prensa en la que anunció su renuncia al escaño. EFE

El exdiputado de UPyD, Toni Cantó, en la rueda de prensa en la que anunció su renuncia al escaño. EFE

MADRID.- No sería el primero y, probablemente, tampoco el último. Toni Cantó podría convertirse en uno de los muchos dirigentes de UPyD que, desencantados con la dirección de su partido, han terminado yéndose a Ciudadanos.

Así lo ven los críticos del partido magenta que, si bien reconocen no tener una relación muy estrecha con el actor, no ven descabellada la opción de que éste vuelva a la formación donde empezó su andadura política. De hecho, alguno de ellos no descarta volverse también naranja, color que representa a los de Albert Rivera.

Los eurodiputados suspendidos recientemente de militancia por la dirección de Rosa Díez, Enrique Calvet y Fernando Maura, lamentan el "declive" del partido que ellos anunciaron incluso antes de la debacle electoral de las elecciones andaluzas. Ambos auguran el hundimiento de ese barco, cuyas fugas se van abriendo poco a poco. Bien a modo de bajas de personas de renombre como Cantó, bien a modo de renuncias desde las delegaciones territoriales de UPyD. 



"Los rumores sobre la candidatura de Cantó por Ciudadanos a las generales son rumores, especulaciones, pero son especulaciones razonables", considera Calvet, que recuerda que ambos tuvieron un pasado en Ciudadanos, donde se conocieron. Y, aunque él ha decidido seguir trabajando como eurodiputado independiente y no baraja la posibilidad de volver a mudarse, sí ve viable que lo haga Cantó. "Ciudadanos, a medida que crece, tendrá que meter a más gente en sus filas y no sería ilógico que quisieran contar con su experiencia", argumenta, en respuesta a Público.

Pese a sus buenas palabras, Calvet no comprende del todo la actitud de su ya excompañero de filas. "No es muy coherente que haya dejado a muchos miles de valencianos sin representación en las Cortes [da por hecho que la plaza valenciana está perdida para UPyD sin él como cabeza de lista] y no se haya ido del partido", valora. Aunque no lo dice como un reproche. "No me gustaría que dejara la política, de hecho, me gustaría que se uniera a nosotros para reflotar el partido", señala, lanzando una invitación a Cantó para que acuda a la reunión que la corriente interna de UPyD (La Ciudadanía Primero) organiza este fin de semana en Archidona.

Maura coincide con Calvet. Para empezar, porque, a pesar de que el propio protagonista -con quien este diario ha intentado contactar sin éxito- insinuó que su futuro a medio plazo está en volver a actuar y buscar trabajo "como un españolito más", el eurodiputado no considera que su renuncia al escaño se pueda interpretar como su salida definitiva de la política. "Está en edad para pensar que puede hacer todo tipo de cosas", justifica.

Y, aunque no tiene relación directa con Cantó y dice no estar informado al respecto, también cree que "cabe la posibilidad" del trasvase de partido. De hecho, es una posibilidad que él mismo se está planteando desde que el pasado fin de semana, en festivo y habiéndose enterado -según su testimonio- por la prensa, fue suspendido de militancia junto a Calvet.  "Tengo todas las posibilidades abiertas de momento", se limita a contestar.

"Ciudadanos, a medida que crece, tendrá que meter a más gente en sus filas y no sería ilógico que quisieran contar con la experiencia de Cantó"

UPyD sin futuro

En lo que también coinciden ambos eurodiputados es en su pesimismo a la hora de hablar del futuro de UPyD. Críticos con Rosa Díez y el resto de la dirección, a quienes reprochan, entre otras cosas, el no haberse dado cuenta a tiempo del "espacio político" que Ciudadanos les estaba arrebatando, ambos consideran que el partido no durará mucho más.

"El partido ha quedado destrozado después de las elecciones andaluzas y llega tocado de muerte a las municipales y autonómicas. No sé si habrá gente que se pueda reunir en esa asamblea", ironiza Maura, en referencia al Congreso extraordinario que la portavoz de los magentas se ha comprometido a organizar tras el 24 de mayo para dar un nuevo rumbo al partido.

Y es que UPyD se va rompiendo, trocito a trocito. Si ya hace tiempo sufrió una gran desbandada de dirigentes regionales que, cansados del "autoritarismo" de Díez, decidieron abandonar o marcharse también a Ciudadanos, ahora fueron los miembros del Consejo de Dirección que dimitieron quienes reabrieron la Caja de Pandora. Irene Lozano, Álvaro Anchuelo, Luis de Velasco, David Andina y Rodrigo Tena dejaron a la cúpula a sólo dos dimisiones de que verse obligada a retirarse y crear una gestora. Una situación que, pese a la renovación de la lista con nombres afines a Díez, sigue estando encima de la mesa, dado que los estatutos contabilizan sólo a quienes fueron nombrados por el último Congreso del partido, que se celebró en 2013.

Aunque ya no se prevé que ese desenlace vaya a producirse, desde las delegaciones territoriales el terremoto parece ya imparable. En los últimos días, el partido ha tenido que nombrar una gestora, primero en el Consejo Local de Málaga y, en sólo un día, este martes, también en los Consejos Territoriales de Andalucía y Asturias.

En Andalucía, según reconoció la dirección nacional del partido en un comunicado, la decisión se debió a la "acumulación de dimisiones" que se habían producido en la directiva. En Asturias, en cambio, fue un castigo de Rosa Díez a la "dejación de funciones" del Consejo Territorial por no haber cerrado sus listas electorales según informó la prensa local.

Pese a todo, los eurodiputados suspendidos no creen que la crisis del partido se deba mayoritariamente a este desangrado territorial sino a la falta de apoyos en las urnas en favor del auge de Ciudadanos. "El barco se hunde porque los votantes les dan la espalda", concluye Calvet.