Público
Público

Ultras en Valencia Un cronista fallero y el líder de Yomus, en el punto de mira como instigadores de la protesta ultra del 9 d’Octubre en València 

La Fiscalía de Delitos de Odio y los abogados de los organizadores de la Diada tratan de identificar a los autores de las agresiones neonazis, así como a los convocantes de la concentración ilegal, entre ellos Pepe Herrero y el Alfarrasí

Publicidad
Media: 4.44
Votos: 9
Comentarios:

Pepe Herrero graba el asalto al puesto del periódico en lengua catalana 'Jornada'.

Tanto la Fiscalía de Delitos de Odio de Valencia, como los equipos legales de las entidades convocantes de la manifestación del 9 d’Octubre, y de las víctimas, analizan documentos digitales diversos en redes sociales de días previos a la manifestación, para poder identificar plenamente a los convocantes e instigadores de la concentración ilegal ultraderechista, que derivó en brutales agresiones neonazis dejando un importante saldo de heridos.

A lo largo de los días que han transcurrido de la accidentada manifestación de la Diada del País Valencià, ha sido abundante la información recopilada que ha permitido a las entidades convocantes reconstruir los distintos perfiles de los implicados en los hechos.

Encauzada la identificación de los agresores, tras la publicación por Público de la identidad de los principales autores de las mismas, los asesores legales están completando otros perfiles claves para aportar en las denuncias, enfocados a establecer una identificación amplia de participantes con vínculos políticos y sociales, vigentes o históricos, presentes en los lugares de los hechos.

Pero sin lugar a duda otro de los objetivos es conocer la identidad de los instigadores y convocantes de esta contramanifestación para que asuman sus responsabilidades legales. Este acto fue la génesis tanto de comportamientos violentos y desafiantes, como de agresiones ya conocidas, y que impidió por la fuerza de la violencia el normal desarrollo de esta manifestación legal y tradicional convocada por la “Comissió 9 d’Octubre”. Este tipo de acciones delictivas atentan contra los derechos fundamentales y libertades públicas, perfectamente tipificadas en nuestro ordenamiento jurídico y con penas de entre 2 y 3 años de prisión.

Los sospechosos

Según diversas informaciones la Fiscalía de Valencia tiene identificados al menos a cuatro personas cuyas identidades se desconocen oficialmente. Uno de los principales sospechosos de estar detrás de la convocatoria ilegal es el líder de los Yomus, Vicente Estruch Cortes, alias El Alfarrasí, detenido tras las agresiones del 9 de octubre, a quien se le han encontrado muchos mensajes en redes sociales, no solo animando a participar en la contramanifestación, sino incluso ordenando a los ultras del Valencia CF su presencia y animando a la violencia contra los independentistas y los antifascistas.

En uno de esos mensajes de la cuenta de Facebook del Alfarrasí se podía leer: “Llamadme malpensado, pero el 9oc saldremos a la calle y los A.C.A.B. nos darán hasta por culo, por ser unos bien quedas con los pancas, GUAÑAREM”. De hecho, los Yomus, en torno al centenar, llegaron en formación antes de las 18 horas, a la plaza de Sant Agustín, cantando y siendo recibidos con aplausos por los concentrados que habían atendido a las llamadas para “reventar la manifestación catalanista”.

En este estado de cosas ha trascendido que uno de los principales impulsores de la concentración autodenominada “valencianista” es un conocido cronista fallero no profesional de Valencia, residente en Burjassot, conocido como Pepe Herrero, que está al frente de sendas páginas de Facebook y Twitter, además de un programa denominado Onda Fallera, que emite irregularmente por sendos canales de TDT en Valencia (Canales 42 y 32). Sus programas cuentan con una audiencia relativamente importante que va dirigida en exclusiva al mundo fallero y al gremial, y que se ha convertido en un altavoz del “Búnker Barraqueta”, denominación que en la transición democrática se daba a los ultraconservadores regionalistas valencianos cuyas vidas giraban básicamente entre las tradiciones folclóricas y la visceralidad anticatalanista.

Según las informaciones recopiladas que se manejan, Pepe Herrero, cuyo nombre real es José Antonio García Herrero, comenzó a movilizar a sus seguidores y teleadictos son soflamas diversas de cara al 9 d’Octubre, atribuyendo a la manifestación tradicional de la izquierda “la deriva radical por la presencia de independentistas catalanes de las CUP venidos ex profeso a manifestarse en Valencia”. Algo totalmente falso, ya que Arran y la CUP también tienen organización en el País Valenciano. Lo cierto es que la convocatoria de la Comissió 9 d’Octubre está abierta siempre a todas las organizaciones que subscriben el lema de cada edición y así desde hace casi 40 años.

Pepe Herrero.

Según los datos recopilados, el día 7 de octubre Pepe Herrero comenzó su campaña convocando a la concentración del 9 de octubre, a las 18 horas en la plaza de Sant Agustín, es decir a la misma hora que la manifestación de la Comissió 9 d’Octubre. “Quiero vivir un momento histórico, el primer año sin estelada por Valencia el 9-O. Cuento con vosotros? Pz. San Agustín 9-X-17”.

El mismo sábado 7, a las 17 horas, puso otro post en su cuenta de Facebook convocando: “¡¡¡En Valencia NO!!! [Haciendo mención a una bandera estelada] Pza. San Agustín lunes 9 de octubre a las 18’00 horas”

Al día siguiente, domingo 8 de octubre, sobre las 15:38 horas, tras finalizar la manifestación anti independentista de Barcelona, Pepe Herrero se vino arriba y lanzó una nueva soflama a sus más de 9.000 seguidores: “Hoy España se ha liberado del secuestro al que nos había sometido durante años los nacionalismos. Valencia también lo será. 9-X-17”.

Dos horas antes, Pepe Herrero se había presentado en el Juzgado de Guardia de Valencia para registrar una denuncia contra “la manifestación de la CUP” (sic) para que el “el juez actúe” por su anuncio de participar en la manifestación del 9 de Octubre. La denuncia según Herrero estaba redactada por un abogado de la Coalición Avant -a la que pertenece uno de los agresores de periodistas identificado-, la organización ultra “Defenem Valencia”, que cuenta con el reconocimiento de los ultras catalanes de “Somatemps” y la “Asociación Mi Tierra CV”.

A las 21:39 horas el cronista fallero llama a la movilización general con un escrito titulado “Nosotros éramos así”, donde en esencia apela a sus acólitos a imitar en Valencia la manifestación de “Sociedad Civil Catalana” para “acabar con las esteladas”.

Pepe Herrero es a la vez el creador de la “Asociación Mi Tierra CV” y es en nombre de esta entidad desde la que comparte sus reflexiones. “Si a vosotros os duele la vista solo con ver la foto de abajo [una estelada] mañana tenéis la oportunidad de darle la vuelta a la historia de Valencia. Mañana tenéis que ser vosotros los protagonistas”. El cronista fallero acaba su llamamiento a la contramanifestación ilegal pidiendo la difusión masiva de su carta a través de las redes y “grupos de WhatsApp”.

Este manifiesto soflama de José Antonio García Herrero se produce después de que el juez de guardia de Valencia le contestara a las 18.00 horas al requerimiento reclamando “medidas cautelares contra la CUP” y que el magistrado le contestara en un auto que no había razón alguna para hacerlo.

El día D

Armado con dos teléfonos móviles Pepe Herrero, el cronista Fallero, fue uno de los primeros en llegar a la Plaza de San Agustín la tarde del 9 de octubre. Iba acompañado de otros seguidores a los que dejó para ir realizando sus grabaciones, que luego colgaría en su cuenta de Facebook.

Son precisamente los videos de esa jornada lo que a juicio de los asesores legales ponen a Herrero en una situación aún más comprometida. Ya no solo como presunto convocante de una concentración ilegal con la intención de impedir una manifestación autorizada, sino en algo más.

Uno de esos videos largos, que dura exactamente una hora y 9 minutos, José Antonio García Herrero empieza recoger las primeras escaramuzas de los ultras de Yomus desbocados y con ganas de pelea.

La primera acción violenta, que enciende la llama de las agresiones ultras, fue el asalto al puesto que el nuevo periódico en lengua catalana Jornada había colocado al comienzo de la manifestación para su promoción.

Un grupo de ultras arrancó a sus propietarios los paquetes de prensa y los esparcieron por los suelos, es entonces cuando el cronista fallero, mientras sigue grabando, les da instrucciones a los ultras para que los tiren a un contenedor de basura para que no los puedan recuperar: “¡¡¡Ehhh, si los dejáis ahí se los llevan otra vez!!!”.

En videos posteriores, también en poder de los servicios jurídicos, Pepe Herrero va haciendo comentarios despectivos a la cara de los manifestantes y se muestra orgulloso de la movilización conseguida.