Público
Público

Sondeo electoral Cs también supera al PP en Andalucía, donde ganaría el PSOE, según el CIS andaluz

A un año para las autonómicas, el CIS andaluz vaticina el 'sorpasso' de Ciudadanos al PP, al que arrebataría el puesto de líder de la oposición tras más de tres décadas de fracasos. Los socialistas aumentarían su ventaja, a 14 puntos del segundo, y Podemos se desploma en intención de voto

Publicidad
Media: 2.93
Votos: 15

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, en una imagen de archivo. EFE

De celebrarse hoy las elecciones andaluzas, el PSOE de Susana Díaz se mantendría como primera fuerza, con un 34,1% de los votos, y muy por debajo de él habría una convulsión política inédita hasta ahora, pero que todas las encuestas coinciden en señalar: la segunda fuerza más votada dejaría de ser el PP de Andalucía, líder de la oposición durante casi cuatro décadas, y que se vería relegado por el espectacular salto adelante de Ciudadanos.

El partido naranja, socio de legislatura de los socialistas, lograría el 19,8% de los votos, alimentándose del desgaste y el descontento en las filas del PP, que obtendría un 18,3%. La fragmentación de la derecha andaluza permitiría a Susana Díaz aumentar su ventaja respecto a su principal rival en algo más de 14 puntos. Podemos aparece estancado en la encuesta y pasa de tercera fuerza a cuarta, con un 10,5% de votos, mientras que IU mejora levemente su resultado (8,3%).

A un año para las elecciones andaluzas, la foto fija que arroja el sondeo del Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) —conocido como el CIS andaluz— permite augurar varios escenarios claros: el bipartidismo no va a resucitar: la fragmentación del voto en el Parlamento andaluz en cinco o cuatro formaciones -según si cuaja finalmente la confluencia Podemos-IU- descartan de plano una mayoría absoluta, de modo que el PSOE tendrá que volver a pactar con sus rivales para seguir gobernando.

Esta vez, sin embargo, el vaticinio de la encuesta ofrece legitimidad a Susana Díaz para intentar gobernar en solitario, dado que su ventaja respecto a sus competidores es mayor que hace un año, cuando se publicó el último Egopa.

Los socialistas deberán buscar acuerdos de investidura o pactos de gobierno, aunque ya no dependerían exclusivamente de su socio de Gobierno (Cs), y podrían beneficiarse de una aritmética variable, a través de alianzas puntuales con los partidos de izquierdas. En todo caso, el sondeo espanta el fantasma de una posible coalición PP-Cs que desbanque al PSOE del poder. El voto de la derecha no crece, sólo se fragmenta, y por tanto no suma para rivalizar cara a cara con un hipotético tripartito de izquierdas que Díaz ni quiere ni busca.

Una de las claves de la próxima legislatura está, sin duda, en manos de Ciudadanos, virtual vencedor del sondeo, puesto que es el partido que más crece en intención de voto —7,7 puntos, casi los mismos que pierde el PP— y se colocaría como líder de la oposición en Andalucía con apenas tres años de vida (irrumpió en el Parlamento en marzo de 2015). El partido de Albert Rivera ha sido el socio cómodo y leal de Susana Díaz durante los tres años de legislatura, en los que han garantizado la estabilidad del Gobierno gracias a la aprobación de tres presupuestos autonómicos. La inyección de adrenalina en las encuestas podrá dopar de optimismo a Ciudadanos, que en los últimos días ya viene marcando distancias con sus socios y perfilando una agenda propia que rivalice con el PSOE. El sorpasso de los naranjas al PP es todo un revulsivo en la política andaluza de los últimos 30 años, y deja en la cuerda floja el débil liderazgo de su presidente, Juanma Moreno.

El Egopa es el sondeo sobre intención de voto más reconocido en la política andaluza, se realiza cada seis meses, aunque el último se publicó justo hace un año, por falta de fondos. Lo elabora el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Cadpea), dependiente de la Universidad de Granada (UGR), y está subvencionado por la Junta, de ahí que el PP siempre haya mostrado escepticismo por sus vaticinios. La encuesta se ha publicado este lunes. El trabajo de campo se realizó entre el 11 de enero y el 1 de febrero sobre una muestra de 1.200 entrevistas telefónicas.

El sondeo también muestra la imbatibilidad del PSOE andaluz, camino de cumplir 40 años ininterrumpidos en el poder. Sólo una vez ha perdido las elecciones desde principios de los años 80, ocurrió en los comicios de 2012, cuando el PP de Javier Arenas desbancó a los socialistas aupado por el descontento social a consecuencia de la crisis económica y de la corrupción (el fraude de los ERE estaba en su apogeo). Hoy, los populares que llegaron a ostentar 50 escaños en el Parlamento, se ven rebasados por un partido recién creado que ha sabido robarle su agenda, sus prioridades y su espacio electoral, y al que no le ha perjudicado ser apoyo al Gobierno de Díaz los últimos tres años. El PP es el partido que más pierde en intención de voto (7,9 puntos).

Sin factura por las primarias

A la presidenta andaluza no parece haberle pasado factura su año centrada en arrebatarle la dirección de su partido a Pedro Sánchez en las primarias socialistas. Un año en el que los asuntos internos del PSOE le absorbieron más energía y tiempo que su labor al frente de la Junta, según le reprocharon sus oponentes en la Cámara, y aún así los socialistas aumentan en 5,5 puntos respecto al sondeo de hace un año. De hecho, los encuestados valoran mejor su gestión de Gobierno que hace un año, aunque el crecimiento del PSOE en el sondeo parece estar directamente relacionado con la caída en intención de votos de Podemos, que pierde 6,5 puntos.

Durante este mandato, la formación de Teresa Rodríguez ha sido la más beligerante con el PSOE, a quien disputa la hegemonía de la izquierda, sin embargo, los sondeos indican que la burbuja de indignación ciudadana y la corriente de ilusión que auparon a Podemos a la tercera posición del Parlamento hace tres años se ha pinchado. Los leves indicios de recuperación económica restan peso a la indignación; y la política de oposición que ha hecho Rodríguez no parece haber retenido la ilusión de sus votantes.

Ningún líder político andaluz aprueba, según la encuesta. El portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, sigue siendo el mejor valorado (4,76) y el menos conocido por los ciudadanos (42,9%). Le sigue el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, con un 4,49 y un grado de conocimiento del 55,8%. Por detrás se sitúan la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, con un 4,38 y un nivel de conocimiento del 91,6%; la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, con un 4,18 y un 59% de conocimiento; y el presidente del PP-A, Juanma Moreno, con una nota de 4,14 con un 58% de conocimiento.

Cs también se marca una victoria simbólica al arrebatar al PSOE la posición de partido que más simpatía inspira entre los andaluces con un 29,6%, seguido por los socialistas, con el 22,4%; el PP con un 14%; IU con un 9,2%, y Podemos con un 6,3%. De todos modos, el 76,3% de los andaluces consultados cree que el PSOE sería la fuerza ganadora de las elecciones autonómicas, mientras que al 26,8 y al 21,7% les "gustaría" que ganara Cs o el PSOE, respectivamente.

El paro y la corrupción son los problemas que más preocupan a los andaluces, y en tercera posición se coloca, por primera vez, la sanidad, que en el último año se ha visto azotada por manifestaciones, protestas y críticas ciudadanas y de profesionales médicos, que han denunciado el paulatino deterioro del sistema sanitario andaluz a consecuencia de la crisis.

El Egopa no extrapola el porcentaje de intención de votos al número de escaños, pero otras encuestas publicadas estos días a las puertas del 28-F sí lo hacen. Todos los sondeos coinciden en señalar la victoria del PSOE, el repunte de Ciudadanos, el desplome del PP y el estancamiento de Podemos e IU. El sondeo de Publicaciones del Sur, con 6.000 entrevistas telefónicas, augura que los socialistas conseguirían entre 43 y 46 escaños (uno menos que ahora en el mejor de los casos), el PP se mantendría como segunda fuerza, pero con siete diputados menos que ahora (entre 24 y 26), Ciudadanos casi empataría con los populares gracias a un espectacular salto adelante (de nueve diputados a una horquilla entre 22 y 24), mientras Podemos e IU sumarían casi los mismos que ahora tiene la formación morada.