Publicado: 04.07.2016 17:41 |Actualizado: 04.07.2016 17:41

CSQP y CUP rechazan que los mossos usen pistolas eléctricas

El resto de los grupos del Parlament apoya que se doten de estas armas en reducciones de "riesgo alto". JxS y PP incluso aceptan que sean utilizadas contra enfermos mentales.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5
Comentarios:
Foto de archivo de un agente con una pistola eléctrica. / EFE

Foto de archivo de un agente con una pistola eléctrica. / EFE

BARCELONA.- Todos los grupos del Parlament, excepto CSQP y la CUP, apoyan que los Mossos d'Esquadra se doten de pistolas eléctricas para actuar en reducciones que supongan un "riesgo alto", aunque difieren sobre las restricciones de su uso, ya que JxS y el PP las permitirían incluso contra enfermos mentales.

Tras cuatro meses de reuniones del grupo de trabajo del Parlament que ha evaluado la idoneidad de que los mossos incorporen las pistolas eléctricas a su arsenal, los grupos han presentado hoy en el registro de la cámara catalana sus conclusiones, paso previo a que la Comisión de Interior las vote el próximo miércoles día 6.

En sus escritos, a los que ha tenido acceso Efe, JxS, C's, PSC y PP se muestran favorables a dotar a los Mossos con estas armas, al verlas una herramienta "necesaria" para intervenir en reducciones policiales complejas y para cubrir el "vacío" existente en el arsenal policial entre las porras y las armas de fuego.



Por contra, CSQP y la CUP las rechazan, porque creen que pueden ser mortales y porque la mayoría de veces en que ya se han usado en Catalunya -donde 31 policías locales disponen de 54 unidades- no se han respetado los principios de Naciones Unidas, que pide evitarlas contra presos o detenidos, enfermos del corazón o personas en estado de alienación o enajenación mental, inducida o no por tóxicos.

Uno de los puntos claves del debate en el Parlament ha versado precisamente sobre en qué casos se podrían utilizar, ya que los mandos y sindicatos policiales han pedido poderlas emplear también en casos de personas en estado de enajenación mental, lo que rechaza el Síndic y los grupos en defensa de los derechos humanos.