Publicado: 11.07.2016 20:36 |Actualizado: 12.07.2016 17:22

Cuatro candidaturas se disputarán en Catalunya el liderazgo de Podem

Las elecciones primarias se celebrarán del 22 al 24 de julio. Los aspirantes con opciones son los diputados autonómicos Jéssica Albiach y Albano Dante Fachín, el diputado en el Congreso Raimundo Viejo y el senador Óscar Guardingo. En general, la mayoría de diferencias programáticas entre las candidaturas son de matices

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
Debate celebrado el pasado domingo en Tortosa entre los distintos candidatos. JOANA BREGOLAT

Debate celebrado el pasado domingo en Tortosa entre los distintos candidatos. JOANA BREGOLAT

BARCELONA.- Cuatro listas aspiran a encabezar Podem, sin líder desde hace nueve meses tras la dimisión de Gemma Ubasart. Este lunes se ha abierto el período de inscripción de candidaturas, que se cerrará el domingo. Las votaciones de las elecciones primarias de Podem serán telemáticas y se realizarán entre los días 22 y 24 de julio. El censo total es de 48.755 personas, aunque la organización tiene claro que la participación quedará muy por debajo de esta cifra y contabiliza 25.790 personas como “inscritos activos”, lo que significa que han participado en alguna votación del partido durante el último año. Las elecciones servirán para escoger al nuevo secretario general de la formación, a los 34 miembros del consejo ciudadano y a los seis de la comisión de garantías democráticas.



Fem Podem, Ho Podem Tot, Impulsant el Canvi, Podem guanyar per Catalunya y Estimem Podem son las candidatas

Fem Podem (Haciendo Podem), liderada por la diputada autonómica Jéssica Albiach; Ho Podem Tot (Lo Podemos Todo), que tiene como cara más visible a Albano Dante Fachín, también diputado en el Parlament; Impulsant el Canvi (Impulsando el Cambio), que encabeza Raimundo Viejo, diputado en el Congreso y miembro del Consejo Ciudadano estatal de Podemos; y Podem per guanyar Catalunya (Podemos para ganar Catalunya), que tiene como número uno al senador Óscar Guardingo, son las cuatro listas que cuentan con opciones de imponerse en las primarias. Con todo, es probable que finalmente haya más candidaturas y, de hecho, Rafael García, miembro del círculo de Vivienda de Podem, anunció hace unos días su intención de concurrir a las primarias con la lista Estimem Podem (Amamos a Podem).

El reglamento de las primarias, fijado desde la secretaría de Organización de Podemos, establece que cada candidatura optará a un máximo del 70% del consejo ciudadano, con la idea de garantizar una ejecutiva “plural” y basada en el “diálogo”. Con todo, la medida ha sido decisiva para evitar que algunas candidaturas cerraran una alianza antes de las elecciones orgánicas. Fuentes de Podem consultadas por Público afirman que “todos han hablado con todos”, pero dan por hecho que finalmente habrá cuatro listas que partirán con ciertas opciones de imponerse.

Las cuatro candidatas abogan por una independencia respecto a Podemos. El ganador estará en el Consejo Ciudadano Estatal de la formación

Pese a la variedad de opciones, la realidad es que las diferencias entre las distintas candidaturas son básicamente de matices y están más vinculadas a un diagnóstico de la situación actual, como la relación que ha tenido la cúpula de la formación con los círculos, que a estrategias radicalmente distintas. La repetición de las elecciones generales ha retrasado unas primarias que Ho Podem Tot reclamaba celebrar cuanto antes. La candidatura de Albano Dante Fachín no es, precisamente, la mejor vista desde la dirección estatal de Podemos que, con todo, al menos a nivel declarativo de momento está jugando un papel neutral. Sólo uno de los aspirantes, Raimundo Viejo, es miembro del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, lo que en un primer momento le supuso cargar con la etiqueta de lista “oficialista”. A Albiach, en cambio, se la sitúa más en la línea del número dos de Podemos, Íñigo Errejón.

Público ha mandado el mismo cuestionario a las cuatro principales candidaturas para conocer en profundidad sus propuestas y qué diferencias tienen entre ellas. Estas son las conclusiones.

Relación con Podemos

Las cuatro candidaturas coinciden en apostar porque Podem sea un sujeto político y jurídico soberano, lo que se traduce en que la formación tenga independencia de acción respecto a Podemos. No significa que no quieren participar e influir en el devenir de la formación estatal. Raimundo Viejo, por ejemplo, apunta que “queremos formar parte de la redefinición plurinacional de un único proyecto a nivel de Estado que se llama Podemos”. Ho podem tot ve “necesaria” la descentralización de Podemos y quiere el “reconocimiento de la plurinacionalidad estatal”.

La formación ganadora formará parte de la confluencia En Comú Podem

El futuro secretario general de Podem “tendrá que participar en las decisiones” que se tomen en Podemos como miembro del Consejo Ciudadano Estatal (CCE), opina Fem Podem, la candidatura de Jéssica Albiach, y allí tendrá que prestar especial atención a la “construcción de una realidad plurinacional, tanto en el Estado como en el partido”. Podem per guanyar Catalunya ve al secretario general “como la persona fuerte” del partido también en Madrid con la posibilidad de “participar en el CCE”, pero sin que por ello “sea un miembro del mismo”. Para Ho Podem Tot el líder del partido “es el representante de la asamblea catalana y como tal tiene que defender las decisiones que tome este órgano ante el CCE”, mientras que Impulsant el canvi cuestiona que deba existir una secretaría general única y, en este sentido, plantea una dirección colegiada en la que podría existir una secretaría “responsable de la tarea de representar a Podem a nivel estatal”.

Papel en la futura confluencia estable de izquierdas

Ninguna de las candidaturas se opone a formar parte del sujeto político estable que se prepara a nivel catalán para consolidar el espacio que representa En Comú Podem. En todos los casos coinciden en dejar claro que Podem debe ser un actor fundamental en su articulación a la vez que rechazan que el proceso de confluencia estable suponga la disolución del partido morado en Catalunya. A partir de aquí hay algún matiz en la interpretación que hace cada una. Fem Podem considera que “somos el partido que más votantes nuevos ha atraído” y considera “imprescindible establecer mecanismos democráticos y de participación para consolidar este espacio y que estas personas se sientan representadas y respetadas”. También aboga porque el espacio se construya “desde abajo” y de una forma “más pausada” que las sucesivas coaliciones electorales del último año (fundamentalmente Barcelona en Comú, Catalunya Sí Que es Pot y En Comú Podem).

Para Podem per guanyar Catalunya, “Podem es la pieza clave para reconstruir el catalanismo popular de mayorías” y su papel tiene que ser de “complementariedad con el resto de actores” de la confluencia. Eso sí, con una “identidad bien definida” de Podem para “no perder influencia y la capacidad de interpelar a las clases populares catalanes, especialmente, a las metropolitanas”. Ho Podem Tot opina que el partido tiene que aportar a la confluencia “el debate colectivo y de base, la radicalidad democrática y una puerta siempre abierta a la participación ciudadana”. Finalmente, Raimundo Viejo ve a Podem como “la nave nodriza de las confluencias, sin la cual hay un riesgo grave de malmeter la potencia constituyente que se ha expresado electoralmente”. El diputado en el Congreso añade que “una cosa es una confluencia electoral, relativamente fácil de articular, y otra muy distinta es dar forma a un sujeto político que vaya más allá de sus constituyentes”.

¿Cómo debe ser el liderazgo?

También hay coincidencia en no apostar por una secretaría general plenipotenciaria, sino en defender un liderazgo más coral. Pero, como siempre, hay algunos matices entre candidatura. Ho Podem Tot habla de fomentar el “trabajo en equipo” y por ello apuesta por “segundas secretarías”, como las de “feminismo o municipalismo”, que “lleven el peso del proyecto”. A nivel de dirección la lista de Albano Dante Fachín propone además crear un “consejo de cien”, que define como un “organismo territorializado de debate político y diálogo transversal que cohesione a la organización”. Impulsant el Canvi habla de “un equipo de coordinación con diferentes secretarías y responsabilidades”, algo que no tiene que ser un obstáculo para “liderazgos fuertes”. Pone énfasis en que la forma de trabajar sea “cooperativa, feminizada, que conlleve siempre contrapoderes y especialización en tareas”.

Los 'círculos' seguirán siendo lo primordial para conectar el partido con la sociedad porque son "el centro de la política"

Fem Podem quiere “democratizar” la figura de la secretaría general y recalca que uno de sus compromisos fundacionales fue la “creación de una vicesecretaría general” que comparta el liderazgo. Su objetivo es profundizar en esta línea y proponer un cambio de reglamento en la próxima asamblea estatal de Podemos para que la secretaría general “pueda estar ocupada por dos personas y sea paritaria en género”. Finalmente, la candidatura de Óscar Guardingo quiere que en un futuro se vaya hacia una secretaría general “que no sea unipersonal, sino colegiada”.

El rol de los círculos

¿Qué papel deben jugar los círculos de Podem? Más que diferencias notables en la respuesta, ya que en líneas generales las candidaturas coinciden en que deben ser el instrumento que conecta el partido con la sociedad, la discrepancia existe en el análisis de su situación actual. Sin duda la voz más crítica en este ámbito es la de Ho Podem Tot. La candidatura liderada por Albano Dante Fachín opina que ha habido una “desconexión” que ha abierto una “grieta muy grande entre la dirección y las bases”. En su caso, la lista afirma que ha intentando reducirla con apuestas como el “Parlament Obert, el trabajo de encuentros en el territorio o los caucus para escoger candidatos desarrollados durante todos estos meses”. Según la candidatura, los círculos tienen que estar “en el centro de nuestra política”. Fem Podem cree que ha llegado el momento de consolidar a los círculos como “espacios de deliberación y debate político, como herramienta de empoderamiento ciudadano, como ámbito de formación de los futuros cuadros del partido y como red de relaciones con las entidades y la sociedad civil” y por ello apuesta por aumentar sus recursos económicos.

Las cuatro candidaturas defienden la vía del referéndum en Catalunya

Según Raimundo Viejo, los círculos “han diluido la frontera de la vida orgánica con el mundo que la rodea”. Y en la situación actual considera que se tienen que adaptar a una nueva etapa, porque el partido tiene “responsabilidades de gobierno” y deben pensar también en clave de “corresponsabilización del trabajo institucional”. Podem per Guanyar Catalunya apuesta por “diferenciar los espacios: las asambleas ciudadanos son los lugares para tomar decisiones y los círculos los espacios de reflexión y de conexión para abrir Podem hacia la sociedad civil”. Así mismo ve a los círculos con un “papel proactivo importante en la consolidación del movimiento popular”.

Apuesta unánime por el referéndum catalán

Las cuatro listas también coinciden en la vía del referéndum pactado como la mejor para solucionar el conflicto político en Catalunya. Como explicación, Raimundo Viejo, de Impulsant el canvi, recuerda que hoy las soberanías “son por definición compartidas y ejercidas a diferentes niveles de gobierno”. Viejo ha dejado claro que se opone a la independencia, aunque la ve “perfectamente posible en tanto que hecho político y, por tanto, humano”. Eso sí, cree que no se puede dar “sin pasar previamente por un proceso constituyente”. Y si se da este proceso lo único que ve seguro es la “escisión con el régimen [del 78] en vigor”. Fem Podem admite que los resultados del 26-J complican la celebración inmediata de un referéndum, pero considera que “vamos por el buen camino, porque en muy poco tiempo hemos construido toda una serie de alianzas con fuerzas de ámbito estatal defensoras de esta salida democrática”. Así mismo, ve a España como “un país de países” en el que la solución es el “reconocimiento de la plurinacionalidad” y en el que Catalunya tenga una “hacienda propia”.

Podem per Guanyar Catalunya afirma que su propuesta “está dirigida a reconstruir el catalanismo popular de mayorías, una nueva vía que supere el estado de las autonomías, de un lado, y la unilateralidad, del otro”. Finalmente, Ho Podem Tot considera que “sólo a través del empoderamiento colectivo y preguntando, sin ambigüedades, a la ciudadanía podremos decidir un camino (que puede ser la independencia o no). En todo caso, sí que matiza que nadie sabe ahora mismo como conseguir realizar esta pregunta, y cree que sólo se llegará a ella “a través de un debate amplio y sincero con todas las fuerzas de izquierda y con la participación ciudadana”.