Público
Público

La CUP aprueba presentarse al 21-D con una candidatura "rupturista, independentista y de izquierdas"

El 91% de los militantes que participan en la Asamblea de la formación anticapitalista vota a favor de  concurrir a las elecciones, que considera "impuestas", con el objetivo de "materializar la república" catalana.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Vista de la Asamblea de la CUP en Granollers (Barcelona).

La Asamblea de la CUP ha decidido este domingo con el 91,63% de los votos presentarse a las elecciones del 21-D, que considera "ilegítimas" e "impuestas", en la votación que ha realizado en el cónclave en Granollers (Barcelona) en la que han participado 1.207 militantes y miembros de la Crida Constituent (el paraguas que engloba las plataformas afines a la formación), y en las que también ha acordado que concurrirá en solitario.

Concretamente, un 64,05% ha apoyado concurrir a las elecciones liderando en solitario una candidatura "claramente rupturista, independentista y de izquierdas", con el objetivo de "materializar la república" catalana.

Los asistentes a la asamblea han votado en una sola papeleta todas las opciones divididas en dos bloques: el primero respondiendo  o no a la pregunta "¿Estás a favor de presentar una candidatura a las elecciones del 21 de diciembre?" y el segundo con los tres escenarios.

En este caso, un 91,63% ha votado  a presentarse, el 7,83% ha votado no y se han registrado un 0,36% de votos blancos y un 0,18% votos nulos.

Acto seguido, se han sometido a votación tres fórmulas de concurrir al 21-D: Una "lista ciudadana de país" sin políticos; participar en una coalición o lista lo más amplia posible (un frente de izquierdas con otras formaciones); o liderar una candidatura en solitario, también "lo más amplia posible, claramente rupturista, independentista y de izquierdas".

Esta tercera opción es la que ha resultado ganadora, con el 64,05 % de los votos, mientras que la primera ha obtenido el 12,59 % de los apoyos y la segunda, el 21,72 %. Además, un 1,28% de la militancia ha votado en blanco mientras que un 0,36% de los asamblearios han optado por el voto nulo.

Las normas de la votación contemplaban que si en esta ronda una de las tres opciones alcanzaba más del 50% de los votos, los anticapitalistas la darían por buena y esa sería la fórmula con la que irán a los comicios de diciembre.

Al prosperar la tercera opción, la CUP impulsará una candidatura propia, sin perjuicio de que puedan participar en ella personas externas a la formación.

Ahora, corresponde a las asambleas territoriales presentar a los candidatos que compondrán en la lista electoral de la CUP-CC y fuentes de la formación han explicado que muchos de los que componían el equipo de diputados en la legislatura no repetirán.

Militantes de la CUP durante la Asamblea en Granollers (Barcelona). EFE/Susanna Sáez

En la clausura de la Asamblea, la exdiputada Anna Gabriel ha llamado a aprovechar las elecciones "impuestas" del 21-D para "materializar la república" y ha indicado que es "imprescindible iniciar el proceso constituyente", lo que cree que "no es posible sin la ruptura con el Estado español".

Gabriel ha lanzado dos mensajes: el primero a los comuns y el segundo a los partidos que han gobernado la Generalitat y que consideran que no han sido capaces de hacer efectiva la independencia de Catalunya tras el 1 de octubre.

"Nuestra voz será clave ante los que se llaman soberanistas pero que no han tenido problema en decir 'Ni DUI ni 155'. ¿Cómo se puede equiparar la represión de un Estado autoritario y fascista con la voluntad de hacer efectivo el resultado de un referéndum?", ha reprochado a la formación impulsada por Ada Colau y Xavier Domènech.

La exdiputada ha denunciado que las elecciones del 21D son "absolutamente ilegítimas e impuestas" por la aplicación del artículo 155 de la Constitución pero, tras la decisión de la militancia de concurrir, ha señalado que "merece la pena estar", porque se lo deben "a la gente que defendió los colegios el 1-O y las huelgas generales".

ambién considera que serán claves para discutir y trabajar frente a "un independentismo que no tenía claro cómo se asaltaba el poder", han dicho en referencia a PDeCAT y ERC, que consideran que no tenían preparadas las estructuras y las estrategias necesarias para hacer efectivo el resultado del 1-O.