Publicado: 09.01.2016 19:45 |Actualizado: 09.01.2016 19:45

La CUP participará en una "Presidencia de consenso" con JxSí

Los anticapitalistas hacen autocrítica y asumen haber puesto en peligro el proceso soberanista. Dos de sus diputados dejarán su acta como gesto hacia Junts pel Sí y se disculpan por la "beligerancia expresada" durante las negociaciones de investidura.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Los diputados de la CUP Gabriela Serra (c), Sergi Saladié (i) y Xevi Generó (d), durante la rueda de prensa. EFE/ Quique García

Los diputados de la CUP Gabriela Serra, Sergi Saladié y Xevi Generó, durante una rueda de prensa. - EFE

BARCELONA.- La CUP ha confirmado el acuerdo con Junts pel Sí para investir a Carles Puigdemont como nuevo president de la Generalitat. A través de un comunicado, la formación anticapitalista ha anunciado que participará en una "Presidencia de consenso" con JxSí.

En la nota, la CUP hace autocrítica y asume haber puesto "en riesgo" el proceso soberanista defendido por "el empuje y el voto mayoritario de la población y el electorado". La formación reconoce que las negociaciones "han desgastado" a ambas partes y se disculpa por la "beligerancia expresada" contra JxSí.



Asimismo, la formación garantiza que dos de sus diputados se integrarán en el grupo de JxSí "de manera estable", lo que garantiza la mayoría absoluta en la investidura del candidato de la formación que hasta ahora lideraba Artur Mas. Se trata, asegura la CUP en su comunicado, de un "gesto" hacia JxSí después de que el president en funciones haya dado un paso al lado.

"La CUP decidirá quiénes serán estas dos personas, que seguirán trabajando con las mismas responsabilidades políticas y organizativas dentro del grupo parlamentario y en el seno de la organización, pero sin las actas de parlamentarios", declara la formación anticapitalista, que además deja claro que seguirá "teniendo un grupo de 10 diputados con voz propia".

Además de este 'préstamo' y de investir en primera votación a Puigdemont, la CUP, para "avanzar hacia la República Catalana independiente" y "a efectos de garantizar la estabilidad parlamentaria y fortalecer la acción de Gobierno", se compromete a "no votar en ningún caso en el mismo sentido que los grupos parlamentarios contrarios al proceso (independentista) y el derecho a decidir" cuando esté en riesgo dicha estabilidad.