Público
Público

La CUP rompe más fotos del rey y denuncia a la Generalitat por perseguir a quienes lo hacen

Tres concejales de los anticapitalistas en Barcelona lo han hecho en el pleno y han propuesto la dimisión del conseller de Interior por permitir que los Mossos detuvieran por orden judicial a cinco personas que quemaron imágenes del monarca

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

El concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Josep Garganté quema una foto del Rey, en una imagen de archivo. EFE

BARCELONA.- Los tres ediles de la CUP en Barcelona han roto este viernes tres fotos del rey en el pleno, mientras proponían pedir la dimisión del conseller de Interior de Generalitat, Jordi Jané, porque los Mossos d'Esquadra detuvieran por orden judicial a cinco personas por quemar fotos del monarca en la manifestación independentista del 11-S.

Las abstenciones de BComú y ERC —que se ha ausentado en la votación— y el rechazo de CiU, C's, PP y PSC han impedido que prospere la propuesta de la CUP, que pedía también no reconocer la autoridad de los tribunales españoles, ha explicado Rovira antes de que los tres rompieran la foto.

Rovira —que el jueves presentó la misma propuesta en la Diputación de Barcelona y rompió también una foto del monarca— ha lamentado que ningún grupo haya aprobado su propuesta y que "todos defienden la libertad de expresión, pero cuando se trata de evidenciarlo nadie lo pone sobre la mesa".

Jaume Asens y Carmen Andrés

El teniente de alcalde Jaume Asens ha expresado su solidaridad porque ve en la quema de fotos una acción de protesta simbólica amparada en la libertad de expresión, y ha destacado que la existencia de los delitos de injurias a la Corona demuestra que la ley no es igual para todos, porque es "la prueba evidente de que hay privilegios".

La socialista Carmen Andrés —en el Gobierno municipal desde la entrada del PSC— ha coincidido en destacar que su partido defiende la libertad de expresión, pero ha votado en contra de la proposición, porque también defiende "el respeto a la legalidad y a las instituciones".

CiU: No confundirse de "adversario"

El portavoz municipal de CiU, Joaquim Forn, ha asegurado respetar todas las opiniones y sensibilidades, pero por la vía pacífica, sin actitudes que alejan de la mayoría social, y ha exigido a la CUP: "No se equivoquen de adversario, y no usen cualquier ocasión para desprestigiar a los cuerpos policiales y al Govern".

El republicano Jordi Coronas ha pedido "no caer en las provocaciones de los aparatos y las cloacas del Estado, porque quiere dividir y enfrentar" a los partidarios del proceso independentista, según el edil de ERC, grupo que se ha ausentado del pleno en la votación alegando que no quieren participar en debates que dividen, y su voto ha constado como abstención.

La líder municipal de C's, Carina Mejías, ha reclamado a la CUP que, si infringen la ley o "quieren hacer recortables con fotos, que lo hagan, pero que asuman sus consecuencias", porque, cuando alguien incumple las leyes debe rendir cuentas con la justicia e ir a declarar, motivo por el que fueron detenidos los cinco investigados --algunos de ellos miembros de la CUP-- al desoír la citación del juez.

Alberto Fernández: Que conste en acta

El líder municipal del PP, Alberto Fernández, ha exigido que conste en acta la actitud de los ediles de la CUP María José Lecha, Maria Rovira y Josep Garganté, y, sobre si lo denunciará, ha confiado: "Espero no tener que hacerlo, porque la alcaldesa lo hará de oficio y actuará".

El popular Alberto Fernández ha defendido la libertad de expresión pero ha exigido no confundirla con el derecho al insulto y a la ofensa, y ha advertido: "Décadas atrás hubo grupos que empezaron quemando fotos, luego quemaron libros, y después se colocaron unos brazaletes. La escenificación de romper fotos me recuerda a aquellos que con brazaletes se creían que tenían absoluta impunidad".