Publicado: 13.11.2013 07:49 |Actualizado: 13.11.2013 07:49

Un curso del ministerio de Defensa rinde homenaje a un militar responsable de la Guerra Civil

El ministro de Defensa inauguró ayer la 25 edición del seminario que organiza el Ejército del Aire en el marco de la cátedra Kindelán, en honor a un mando militar responsable de los ataques aéreos de la aviaci&

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 30 de julio de 1936, dos semanas después del alzamiento militar que acabó con la Segunda República, el general de brigada Alfredo Kindelán Duany fue nombrado jefe de los Servicios del Aire. Esta distinción le convirtió en el responsable de todas las fuerzas aéreas que combatieron al lado los militares rebeldes, incluida la legión alemana Cóndor y la aviación legionaria italiana. Bajo su mando se cometieron ataques aéreos que acabaron con la vida de cientos de personas. Kindelán fue uno de los militares de confianza de Franco y, al finalizar la contienda, sus servicios fueron gratificados con diversas condecoraciones, como la Gran Cruz de San Hermenegildo en 1941 y la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar en 1941 y en 1944. También recibió el título de marqués, en 1961.

En 1988, siendo ministro de Defensa el socialista Narcís Serra, se creó la cátedra que lleva su nombre y por la que se imparte cada año un seminario para el "debate, estudio e intercambio de ideas y experiencias sobre asuntos relacionados con la doctrina aérea", según el texto de presentación en la web del Ejército del Aire. El rey Juan Carlos I ostenta la presidencia de honor de dicha cátedra a la que, en 2011, dedicó unas palabras en el acto de inauguración. El monarca presidió asimismo el primer acto inaugural del seminario.

Ayer, el actual ministro de Defensa, Pedro Morenés, abrió la edición número 25 de estas jornadas didácticas que realiza el Ejército del Aire.

Los méritos que avalan que la denominación de la cátedra rinda homenaje a un militar golpista pasan por alto la participación de Kindelán en la Guerra Civil. Según se indica en la propia web de Defensa, "el nombre elegido no pudo ser más acertado, ya que Alfredo Kindelán Duany, siendo Capitán, fue el primer jefe de la rama de Aviación del Servicio de Aeronáutica Militar, creada el 28 de febrero de 1913".

"El nombre obedece a un histórico de la aviación española; independientemente de en qué bando combatió. Buscamos que todos los pilotos sean reconocidos, tanto de un bando como del otro", explica el capitán José Guerreria, del Ejército del Aire, a Público. Guerreira desconoce si existe iniciativa de retirar el nombre de Kindelán a la cátedra sobre aviación en cumplimiento de la Ley 52/2007 de Memoria Histórica. Esta norma establece en su artículo 15, relativo a la simbología franquista, la retirada de las "menciones conmemorativas de exaltación personal (...) de la sublevación militar, de la Guerra Civil (...)". Asimismo indica que las Administraciones públicas deben tomar las medidas oportunas para el cumplimiento de este precepto.

En la web del Ejército del Aire figura un listado de pilotos con información sobre su trayectoria en el ámbito de la aviación y méritos realizados en diferentes campañas, entre las que se incluye la Guerra Civil española. El capitán Guerreira recuerda que en 2014 se celebra el 75 aniversario de la creación del Ejército del Aire, y que entre las iniciativas figura la de recordar a los pilotos históricos de la aeronáutica. "Es independiente el bando en el que participaran [durante la Guerra Civil] siempre que hayan realizado hazañas importantes en el mundo de la aviación", incide.

La hemeroteca da cuenta de la carrera de Alfredo Kindelán (1879-1962) como alto mando franquista y de sus relaciones con los militares sublevados. En agosto de 1936, llegó a Sevilla con el general Varela para reunirse con Francisco Franco y Queipo de Llano. Tras el encuentro, Varela comunicó a los periodistas que sus tropas habían abatido "bravamente" unas concentraciones marxistas en Baena y Espejo (Córdoba). Desde Sevilla, Kindelán partió hacia Burgos acompañando a Franco para visitar el cuartel del general Mola, otro de los artífices del golpe de estado, y participar en una reunión de militares de alto rango.

En diciembre de ese mismo año, asistió a una comida en Madrid organizada por el secretario general de Estado franquista y el jefe del gabinete diplomático alemán en Salamanca, con altos mandos entre los que figuraba el fundador de la legión José Millán Astray. Por otro lado, el periódico ABC de esa misma jornada describió un "durísimo bombardeo practicado por nuestra aviación [ese diario se posicionó a favor de Franco durante la contienda] a primera hora de la tarde y sobre el sector de Arguelles, Rosales y Ciudad Universitaria".

Al lado de la aviación militar franquista participó en la contienda la legión Cóndor, de la Alemania nazi, y la Squadra Legionaria italiana. Los aviones extranjeros fueron responsables de los bombardeos sobre Durango y Gernika (Vizcaya) en 1937, de la metralla sobre los refugiados que huían por la carretera de Málaga a Almería y de las bombas que cayeron sobre Barcelona y Alicante en 1938. En mayo de 1939, Kindelán permaneció al lado de Franco mientras este realizaba su discurso en el acto de despedida de la legión Cóndor en el aeródromo de la Virgen del Camino (León).