Público
Público

Debate de la moción de censura a Mariano Rajoy PSOE y Podemos abren camino a futuros pactos para construir mayorías alternativas al PP

Pablo Iglesias se muestra disponible para alcanzar entendimientos y José Luis Ábalos asume que comparten “diagnóstico” y hasta “algunas soluciones”. El Partido Socialista agradece el cambio de tono del líder de Podemos, y reitera que el Gobierno de Rajoy merece la censura, pero “para echarlo”

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:

El portavoz parlamentario socialista, José Luis Ábalos (i), conversa con el diputado socialista y dimitido portavoz, Antonio Hernando (d), momentos antes del inicio de la segunda jornada del debate de la moción de censura EFE/Ballesteros

Con palabras muy medidas, mucha prudencia y un ambiente aún de desconfianza, el debate en la moción de censuran entre el portavoz del PSOE, José Luis Ábalos; y el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, dio síntomas de que entre los socialistas y Podemos se pueden empezar a abrir caminos de futuros entendimientos para construir mayorías alternativas al Partido Popular.

Así, el nuevo portavoz del PSOE ofreció abiertamente a Podemos empezar a cambiar la relación entre ambos partidos y abrir una nueva etapa para construir “mayorías alternativas al Partido Popular” aunque, a su vez, consideró un error la moción de censura presentada por Podemos, “porque va a fortalecer a quienes quieren censurar”.

El PSOE cree que la moción "va a fortalecer" al PP; "Aunque votáramos a favor, nuestro voto es irrelevante"

Ábalos agradeció el nuevo tono del líder de Podemos y aseguró que también agradecía dejar de ser insultado. Por ello, afirmó que recogía la invitación de Iglesias para empezar una nueva etapa. En este sentido, indicó que “comparte diagnóstico” con la formación morada e, incluso, “algunas soluciones”, aunque aseguró que hay que visualizar esa alternativa, dando a entender que eso sólo pasa por las manos del PSOE.

Por ello, reprochó a Podemos que responsabilice al PSOE del fracaso de la moción de censura, “porque aunque votáramos a favor, nuestro voto es irrelevante, por eso no es verdad lo que usted dice, señor Iglesias”, dijo.

Ábalos recordó que hace un año Podemos sí puedo cambiar el Gobierno de España y no quiso, y afirmó que el motivo que ahora esgrimen para justificar la moción es el mismo que existía entonces. “Si hubiéramos aprovechado esa oportunidad, nos hubiéramos ahorrado este discurso y esta moción, y hubiéramos tenido un Gobierno progresista de regeneración”,  sentenció.

El dirigente socialista indicó, no obstante, que quiere mirar al futuro y trabajar por una mayoría alternativa de izquierda, “y hacer la revolución desde el BOE, que es donde resulta más eficaz”.

Iglesias pide una unión construida "de igual a igual"

Iglesias volvió a utilizar el tono del pasado martes con Rajoy –y de sus anteriores alusiones, hoy al PSOE-, mucho más moderado y comedido en sus palabras que el que empleó antes con Ciudadanos, y ofreció a los socialistas diálogo y entendimiento para lo que necesite España, aunque pidiendo siempre “respeto y ser tratado de igual a igual”.

El candidato llegó a decir que “España está demandando” que PSOE y Podemos se pongan de acuerdo, y lanzó el guante a los socialistas para que presenten una nueva moción de censura, para la que garantizó el apoyo de su grupo.

Ábalos evitó en todo momento hablar sobre la posibilidad de que los socialistas presenten más adelante una nueva moción de censura contra Rajoy, aunque como ha dicho el nuevo líder, del PSOE Pedro Sánchez, es algo que no está descartado.

Por otra parte, el portavoz socialista dedicó el inicio de su intervención al Gobierno de Mariano Rajoy con un durísimo discurso, en el que acusó al Ejecutivo de ser el máximo responsable de la doble degradación que sufre España, a título “social e institucional”.

Por ello, aseguró que merece Rajoy la máxima crítica “una clara reprobación y un correctivo político”, que vaticinó que llegará por parte de los españoles, aunque siguió insistió en que el camino de la moción de censura que ha elegido Podemos ni ha estado bien planteado, ni bien trabajado. No obstante, parece que la vía portuguesa empieza a abrirse, lentamente, entre ambos partidos.