Público
Público

Declaración de Rajoy La huida hacia adelante de Rajoy tras su comparecencia ante el tribunal de Gürtel

Lejos de escaparse de las cámaras, el presidente del Gobierno protagoniza varios actos que intentan contrarrestar la imagen de su declaración en la Audiencia Nacional que le liga con la corrupción en el PP.

Publicidad
Media: 3.38
Votos: 8
Comentarios:

Imagen del monitor de la sala de prensa de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prestando declaración como testigo en el macrojuicio de corrupción de la trama Gürtel. EFE/Chema Moya

Muchos españoles, incluidos los medios de comunicación, vieron la declaración de Mariano Rajoy a través de una pantalla de televisión. Pero lo cierto es que el presidente del Gobierno no sólo ha abandonado su preferencia por el plasma, sino que ha reforzado sus apariciones públicas con el objetivo de contrarrestar esa imagen que le liga a la presunta corrupción de su partido, el PP.

El jefe del Ejecutivo ha decidido huir así hacia adelante. ¿La estrategia? Reforzar su agenda con actos positivos que eviten que todos los titulares sigan centrándose en su intervención ante el tribunal de la Gürtel, este miércoles, en la Audiencia Nacional. 

En Génova llevan tiempo intentando desviar la atención sobre este asunto. Incluso durante el evento, varios miembros de la cúpula de la formación conservadora se dedicaron a tuitear críticas hacia el abogado de la acusación particular que logró que el tribunal le citase a declarar (José Mariano Benítez de Lugo, representante de la asociación ADADE).

La número dos de Rajoy en la Moncloa, por su parte, contraprogramó con una reunión con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para anunciar avances en materia de reforma de la financiación autonómica tras analizar los informes del Comité de Expertos. "Rajoy ha cumplido su obligación de comparecer como testigo, con absoluta naturalidad, con serenidad, ha contado lo que le han preguntado y lo que sabe y ahora se trata de seguir trabajando", restó importancia al tema la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Poco después fue el propio presidente quien, como si no hubiera pasado esa mañana, se dirigió a la sede central del PP tras declarar. Allí le esperaba un acto organizado para sacar pecho por el pacto de Estado contra la violencia de género en el que los conservadores se mostraron "comprometidos" con esa lucha. Allí se mostró "contento" de haber colaborado con la justicia y, aunque admitió que "en el Partido Popular ha habido sus problemas y sus historias, como las ha habido, y muchas, en otras fuerzas políticas distintas", dijo estar dispuesto a "combatir la corrupción". Fin de la cita.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante un acto de apoyo al Pacto de Estado contra la Violencia de Género organizado por el PP. EFE/Paco Campos

Ya por la tarde, la estrategia pasó de intentar lavar su imagen a lanzar una ofensiva contra el referéndum independentista en Catalunya. El Ejecutivo solicitó un dictamen al Consejo de Estado para que le indique cómo actuar contra la reforma del reglamento del Parlament que facilitará las leyes de desconexión. El objetivo final es recurrir dicha medida ante el Tribunal Constitucional (TC) y la petición del informe no es más que el primer paso para ello.

Del mismo modo, Génova tiene previsto recurrir también ante el Alto Tribunal la comisión de investigación sobre la caja B del PP que se celebra en el Congreso y que el PP tilda de "espectáculo" y "esperpento". Se desconoce aún si pedirán o no su suspensión, pero los conservadores sí instarán al TC, este jueves o viernes -como anunció Fernando Martínez-Maillo el lunes-, a pronunciarse sobre "el fondo de la cuestión" para poner "límites constitucionales" a las futuras comisiones de investigación. 

Este jueves, además, la agenda también juega en favor de Rajoy. Por la mañana se conocerán los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que servirán, previsiblemente, para que el Gobierno presuma de datos positivos del paro: la previsión es que revelen un crecimiento de hasta 600.000 empleos en el primer semestre de 2017.  Es el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, quien tiene previsto hacer una valoración al respecto, a las 11.00 horas, desde el Congreso de los Diputados antes de comparecer en su correspondiente Comisión.

Rajoy evitó la 'foto de banquillo' pero sí se retratará con Gasol o María Teresa Campos este jueves

El presidente, por su parte, se rodeará de grandes personajes con los que sí se hará fotos. En la Audiencia Nacional evitó ser retratado con los acusados de Gürtel (Bárcenas, Correa, Crespo, 'el Bigotes', etc) que, sabiendo que Rajoy se sentaría en el estrado y no en el banquillo, ni siquiera acudieron a presenciar su interrogatorio. Este jueves, en cambio, el presidente no dudará en posar junto a Pau Gasol o María Teresa Campos en una escena mucho más amable que la que evitó en San Fernando de Henares al entrar por el garaje de la Audiencia. Rajoy entregará en Moncloa las Medallas al Mérito en el Trabajo en la que además de los citados, también han resultado agraciados el primer presidente de la Xunta de Galicia, Gerardo Fernández Albor; el fundador de Froiz, Magín Alfredo Froiz; el saxofonista Pedro Iturralde; la bailarina Aída Gómez; la nadadora paralímpica Teresa Perales o la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), entre otros premiados.

Punto final al curso político hasta el 26 de agosto

Ya el viernes se prevé que sea el propio Mariano Rajoy quien, fiel a su cita habitual, ofrezca la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que normalmente ofrece el portavoz del Ejecutivo, Iñigo Méndez de Vigo. El presidente suele hacer balance del curso político antes de las vacaciones de verano y, aunque el año pasado no lo hizo por encontrarse aún en funciones, fuentes de Moncloa aseguran que este año sí será él, "seguramente", quien comparezca ante los medios.

Allí, aunque no podrá evitar preguntas sobre su testimonio ante el tribunal de la Gürtel, basará su mensaje en la capacidad para llegar a acuerdos del Partido Popular, los pactos alcanzados en materia presupuestaria (logró sacar adelante los Presupuestos Generales del 2017 y el techo de gasto para el 2018) o el más reciente sobre violencia de género; y presumirá, como siempre, de la mejora de la economía y el paro. Alabará también la "estabilidad" del país y la mejora de la imagen internacional de España, todo, claro, 'gracias a su gestión'.

Rajoy "se ha quitado un peso de encima", dicen en Génova y, "satisfecho" y "relajado", se dispone a lavar su imagen antes de emprender sus vacaciones. Después del viernes, poco se verá al presidente en público -aunque sí habrá seguramente foto vacacional en Galicia, como es costumbre- hasta el 26 de agosto, fecha en la que inaugurará el nuevo curso político también desde su tierra natal. Hasta entonces pasará, seguramente, un verano "tranquilo".