Público
Público

Juicio El Tribunal deja visto para sentencia el juicio de los jóvenes de Altsasu 

La defensa de los acusados de Altsasu critica la "intolerable banalización" del concepto de terrorismo al pedir para los jóvenes penas "inusitadas" superiores a las de delitos como genocidio o rebelión.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las madres de dos de los ocho acusados por la presunta agresión cometida a dos guardias civiles en Alsasua (Navarra), Edurne Goikoetxea (2i), e Isabel Pozueta (d), y demás familiares, a las puertas de la Audiencia Nacional. | EFE

La presidenta del tribunal que ha juzgado a los ocho jóvenes acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua en 2016, Concepción Espejel, ha dejado este viernes vista para sentencia la vista oral, que se ha prolongado durante más de dos semanas y un total de once sesiones.

El fiscal del caso, José Perals, ha dicho que lo ocurrido en Alsasua "no fue una pelea de bar", sino una agresión "planificada y organizada única y exclusivamente para agredir a dos guardias civiles y sus parejas con la finalidad terrorista de expulsar" a dicho cuerpo policial de la localidad, en línea con lo defendido por el movimiento Alde Hemendik (Fuera de aquí) y la campaña anual Ospa Eguna, los cuales son, a su juicio, herederos de la "estrategia"

La defensa de dos de los acusados ha criticado la "intolerable banalización" que se ha hecho del concepto de terrorismo al aplicarlo a los ocho presuntos agresores, para los que se han pedido penas "inusitadas" superiores a las de delitos como genocidio o rebelión.

"Aunque ETA haya anunciado su disolución y no debe olvidarse su actividad, una cosa es no olvidar el terrorismo y otra inventar un relato y forzar los tipos penales" y aplicar un "terrorismo inexistente", ha defendido en su alegato el abogado de Iñaki Abad y Aratx Urrizola, José Luis Galán.

Para Galán, en este caso las acusaciones "han forzado adjetivo terrorismo por motivos propagandísticos" o para "jugar en casa" y que se juzgara en la Audiencia Nacional.

El letrado ha alegado que "España sabe, por desgracia, lo que es terrorismo y lo que no es terrorismo" y en el juicio se ha aplicado un "derecho de excepción" con peticiones de penas de hasta 62 años de cárcel, "inusitadas en nuestros tribunales salvo que estemos hablando de supuestos en los que haya por medio muertos y balas".

Ha afirmado que las penas que se piden son superiores a las de delitos de genocidio, rebelión, secuestro y hasta homicidio y asesinato, "desproporción" que ha "provocado la especial alarma en la población y el especial interés en este procedimiento".