Publicado: 13.06.2014 18:00 |Actualizado: 13.06.2014 18:00

En defensa de la escuela en catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Barcelona acogerá este sábado una nueva manifestación convocada por Som Escola, coordinadora cívica que agrupa a entidades sociales, culturales y educativas de Catalunya.

El motivo de la movilización es defender el modelo educativo vigente y protestar por los ataques que, aseguran, recibe el sistema de inmersión lingüística catalán a través de la Ley Wert y la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que obliga a que el castellano esté presente en el 25% del horario lectivo de hasta cinco centros educativos.

La marcha, cuyo lema será 'Per un país de tots, decidim escola catalana' ('Por un país de todos, decidimos escuela catalana'), cuenta con el apoyo de todos los partidos del Parlament de Catalunya a excepción del PP y Ciutadans.

La marcha cuenta con el apoyo de todos los partidos, menos PP y Ciutadans

La lengua es, de largo, el elemento que mayor consenso genera entre los distintos grupos políticos de la sociedad catalana. Así las cosas, dos ex presidentes de la Generalitat tan alejados ideológicamente como Jordi Pujol (CIU) y José Montilla (PSC) avalan la reivindicación.

Pujol lo hacía este jueves a través de su editorial semanal del Centro de Estudios que lleva su mismo nombre, donde animaba a la sociedad catalana a salir a la calle "en defensa del catalán, la escuela, la identidad, la convivencia y la cohesión". Por su parte, Montilla ya manifestó en una entrevista concedida a este diario en febrero de este año que la sentencia del TSJC "es un error". Y añadió: "El sistema de inmersión lingüística no es el problema del sistema educativo catalán. Ha dado un gran resultado, ha evitado que niños se dividan en razón de su procedencia y es una irresponsabilidad tremenda atizar el conflicto lingüístico y segregar a los alumnos por su lengua materna".

Desde Som Escola reivindican un modelo educativo que, desde el inicio de la democracia, "ha asegurado la enseñanza del castellano y ha facilitado la integración social y lingüística de todos los alumnos a través del sistema de inmersión", según explica a Público Josep Maria Cervelló, uno de sus portavoces.

Por eso llaman a la comunidad educativa pero también a la sociedad civil a movilizarse en defensa del modelo vigente. Varias personalidades catalanas como el entrenador Pep Guardiola, la activista Ada Colau o el actor Sergi López se han sumado a la iniciativa.

Personalidades como Pep Guardiola, la activista Ada Colau o el actor Sergi López ya se han sumado a la iniciativaSom Escola está compuesta por más de 40 asociaciones sociales, culturales y educativas, entre ellas la entidad en defensa de la lengua y la cultura catalanas Òmnium Cultural. Para Cervelló, el modelo educativo catalán garantiza que "todos los niños tengan las mismas competencias y capacidades en las dos lenguas oficiales" y considera que quienes opinan lo contrario lo hacen "desde la ignorancia o la mala fe".

También asegura que la inmersión lingüística ha permitido que la población catalana, independientemente de su origen o lengua materna, "disponga de las mismas oportunidades" y cree que lo que de verdad escuece a quienes atacan este modelo es que el catalán "invada un espacio que consideran le pertenece por decreto al castellano".

Cinco familias catalanas solicitaron a finales de 2013 la escolarización en castellano para sus hijos en Barcelona. Cervelló, además de apuntar que se trata de un porcentaje ínfimo y deslizar que muchas de estas familias "son militantes de partidos que buscan hacer una guerra lingüística con sus hijos", explica que "el derecho a escoger lengua de escolarización no está recogido en la Constitución" y que la administración catalana "sí tiene todo el derecho y también la necesidad de establecer porcentajes de uso de la lengua, en base a una discriminación positiva".

También niega que en los centros educativos catalanes se excluya el castellano. Pero con la LOMCE, ­la ley aprobada por el ministro Ignacio Wert y que impone el castellano como lengua vehicular junto al catalán en la escuela­, y la resolución del TSJC ­que debe aplicarse a partir del lunes aunque no tendrá ningún efecto porque el curso escolar está a punto de cerrarse­, el marco general ha cambiado y ahora cualquier familia está en disposición de solicitar un mayor reparto de horas en castellano en cualquier centro educativo de Catalunya.

Cinco familias catalanas solicitaron a finales de 2013 la escolarización en castellano para sus hijos en BarcelonaEn la actualidad, son cinco los centros afectados, cuatro escuelas privadas concertadas y un instituto público, según fuentes oficiales. "Con esta sentencia, si una sola familia solicita el 25% de castellano, el resto de la clase deberá adaptarse. La justicia no puede hacer de administración y tampoco ha querido escuchar a la comunidad educativa", sostiene Cervelló.

La manifestación de este sábado, que arrancará a las 18.00 horas en la Plaça Tetuán de Barcelona, tiene como objetivo pedir "firmeza" al Govern de la Generalitat para que impida que la responsabilidad de la "insumisión" recaiga en los directores de estos centros. En este sentido, la Consellera d'Ensenyament, Irene Rigau, ha confirmado su presencia en la marcha y espera poder reunirse con las familias que han pedido más castellano en las clases en unos días para "llegar a un entendimiento".

Sin embargo, las instrucciones de la Generalitat a los centros afectados siguen siendo bastante ambigua, y la preocupación crece a falta de conocer de qué herramientas disponen para cumplir la ley. "A Rigau le pedimos que no retroceda ni un palmo, y que evite que se aplique la normativa. No pedimos la insumisión de los centros perjudicados, porque es ella quien tiene debe lidiar con este conflicto político y con una comunidad educativa que ratifica el modelo vigente y no quiere ver esta ley aplicada. En septiembre debe haberlo resuelto porque en las aulas no hay espacio para batallas simbólicas", confía Cervelló.

Más vehemente se mostró esta semana el secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, quien además de confirmar su presencia en la movilización, concedió una entrevista a El Punt TV en la que afirmó que "la Generalitat debe ser directamente insumisa".

La manifestación de este sábado arrancará a las 18.00 horas en la Plaça Tetuán de Barcelona, para pedir "firmeza" a la GeneralitatEn Som Escola mantienen que no hay nada improvisado en este conflicto y que existen grupos organizados que buscan desestabilizar el sistema educativo catalán con el amparo del Gobierno español y un sistema judicial que "desde 2010 empezó a atacar el sistema escolar catalán".

Este diario se ha puesto en contacto con la Asamblea por una Escuela Bilingüe, una entidad que se autodefine como una asociación de padres descontentos con un sistema educativo catalán que consideran "un modelo monolingüe" y que reivindican, directamente, un "modelo trilingüe". Su presidenta en Catalunya, Ana Losada, asume abiertamente que el modelo de inmersión lingüística en Catalunya es "uniforme, segregador y alejado de la realidad social" y que, por ende, "los alumnos terminan sus estudios con menos nivel de lengua castellana que en otras comunidades autónomas".

La AEB, que busca asesorar a aquellas familias que quieren hacer uso de la sentencia del TSJC para reclamar más castellano en las aulas, también lamenta a través de su presidenta que "se estigmatice a aquellos que discutimos el modelo educativo de Catalunya".

En este sentido, Losada apoya la sentencia del TSJC y considera que la LOMCE debe prevalecer sobre la Ley Educativa de Catalunya (LEC). Sin embargo, cuestiona el porcentaje final: "un 25% nos sigue pareciendo escaso. Reclamamos un equilibrio real y con eso queremos tratar por igual al castellano y al catalán. No vamos en contra de ninguna lengua".

También lamenta la forma en la que esta sentencia expone a los padres que promueven una alternativa educativa. "Si yo quiero educar a mi hija de forma bilingüe, o tengo que pagarle una educación privada o debo solicitar a un centro educativo el 25% de horas en castellano. La primera opción es imposible económicamente, la segunda pone en riesgo a mi hija por la etiqueta que le puedan poner".

Som Escola espera una reacción multitudinaria para este sábado, con el objetivo de que la sociedad exprese su confianza en la escuela catalana y haga visible el consenso en un modelo de enseñanza a través de la inmersión lingüística con más de 30 años de antigüedad.