Público
Público

Defensa saca 208 millones de euros a Industria para arreglar el submarino con 'sobrepeso'

La solución pasa por alargar el buque, manteniendo los sistemas actualmente a bordo. Morenés prevé el rediseño del S-80 para principios de 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Defensa prevé que el rediseño del submarino S-80 esté listo para comienzos de 2014. El buque, con problemas de 'sobrepeso', será arreglado gracias al presupuesto del Ministerio de Industria que destinará 208 millones de euros de su partida al departamento que dirige Pedro Morenés que servirán para corregir las desviaciones relacionadas con el balance de pesos.

De esta forma, Defensa podrá eludir que dicha remodelación no forma parte del dinero de su Ministerio ni tendrá que ampliar el 'techo de gasto', que se mantiene en 2.136 millones de euros, pero si se tendrá que elevar el 'techo de prefinanciación' de Industria que, hasta la fecha, ha desembolsado 1.316 millones de euros y quedaban pendientes otros 60 millones, aunque éste se ha ampliado en aproximadamente 800 millones de euros.

En todo caso, Defensa ha dejado claro que sigue 'creyendo firmemente en el proyecto' y considera 'fundamental que España sea capaz de desarrollar su propia arma submarina, tanto por su importancia estratégica, desde el punto de vista de la defensa, como por el impacto del proyecto en términos de I+D+i y empleo', además de ofrecer a Navantia -la sociedad dedicada a la construcción naval militar- 'grandes oportunidades de exportación'. 

El análisis de una firma estadounidense confirmaba el diagnóstico de la Armada

Según han informado fuentes Defensa, desde que Navantia anunció el nuevo retraso del S-80 el pasado mayo, ingenieros de la firma estadounidense Electric Boat han venido trabajando con los técnicos de la Armada y el informe que han realizado ha concluido que el origen del problema está en un 'inadecuado control de pesos del submarino'.

Este análisis, ha recalcado Defensa, 'confirmaba el diagnóstico de la Armada' y en él se apuntaban una serie de recomendaciones para corregir el problema'. Por ello, la solución que propone la firma norteamericana es alargar el submarino unos siete metros manteniendo los sistemas actualmente a bordo, negando así que para solucionar el problema solo fuese necesario extraer el sistema de propulsión AIP.

De esta forma, los trabajos continúan en el astillero de Cartagena con el objetivo de descartar futuras desviaciones. Además, un ingeniero de Electric Boat se instalará de forma permanente para servir de enlace entre el equipo en Estados Unidos y los trabajos en el astillero.