Publicado: 19.10.2016 20:31 |Actualizado: 20.10.2016 18:40

Defensa tendrá que responder por el maltrato animal del Líbano, mientras los mandos buscan al filtrador

La comandante retirada y diputada del PSOE Zaida Cantera ha presentado una pregunta por escrito sobre el caso en el Congreso. PACMA no descarta emprender acciones legales

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8
Comentarios:
Una de las trampas colocadas por el capitán de la Brigada Paracaidista para cazar los gatos que habitaban la base "Miguel de Cervantes", al sur del Líbano. Foto: Ciudadanos de Uniforme.

Una de las trampas colocadas por el capitán de la Brigada Paracaidista para cazar los gatos que habitaban la base "Miguel de Cervantes", al sur del Líbano. Foto: Ciudadanos de Uniforme.

@CdelCastilloM

MADRID.- Los mandos militares están poco acostumbrados a rendir cuentas ante la sociedad. Para ello les es muy útil disponer de su propio Código Penal y una Jurisdicción castrense cuya independencia ha sido puesta en duda en repetidas ocasiones, dado que todos sus miembros son militares: siguen estando bajo el mando de sus superiores y a merced del régimen disciplinario.

Imagen de los cadáveres de los gatos. Ciudadanos de Uniforme

Esta situación puede ser uno de los motivos del nerviosismo que ha cundido entre los mandos de la Brigada Paracaidista Almogáraves VI, despegada en el Líbano en el marco de la misión de paz que la ONU mantiene en el país. Según ha podido saber este medio, la primera respuesta de los mandos de la unidad ante la salida a la luz del presunto caso de maltrato animal ha sido poner todo su empeño en saber quién filtró los hechos. Para ello, afirman fuentes de la Brigada Paracaidista, están revisando los ordenadores de la base en busca de algún rastro del envío de información o imágenes, amenazando a su vez con requisar e investigar los móviles de los sospechosos.

Según denunciaron los propios soldados de la brigada por el conducto interno y a través la página de denuncias militares Ciudadanos de Uniforme, un capitán de esta unidad acabó con la vida de una gata y sus cuatro crías encerrándolos en un cubo de basura colocado al sol, descontento con la presencia de los animales en la base española. El Estado Mayor de la Defensa confirmó a Público la existencia de los partes y aseguró que los servicios jurídicos del Ejército están investigando el caso.

Pese a su intento de amedrentar a los testigos, el caso difícilmente podrá quedar oculto. Y menos después de la intervención de Zaida Cantera, diputada del PSOE y comandante retirada del Ejército de Tierra, que ha presentado este miércoles una batería de preguntas al Gobierno cuestionando la actuación del Ministerio de Defensa en el asunto.



"Maltrato animal, ¿una forma de endurecimiento?"

"¿Considera el Ministerio de Defensa que el maltrato animal debe ser amparado como política de comportamiento de los miembros de las Fuerzas Armadas?", pregunta Cantera al departamento dirigido por Pedro Morenés, que debe responder por escrito en el plazo de dos meses.

En el escrito presentado a la Mesa del Congreso la diputada incide si "el maltrato animal es una forma de endurecimiento" que Defensa cree válida: "De comprobar que las denuncias son ciertas, ¿cuáles son las medidas que el Ministerio de Defensa va a adoptar con respecto al capitán y a aquellos que han permitido este supuesto maltrato animal?".

PACMA estudia el cruce de jurisdicciones que se dan en este caso y no descarta emprender acciones legales contra el capitán

Cantera no es la única que supervisa el caso. El partido animalista PACMA enviará este jueves una carta al Ministerio instándole a actuar en el caso de que se demuestre la veracidad de los hechos denunciados por los miembros de la Brigada Paracaidista, ha adelantado a este medio Silvia Barquero, portavoz de la formación. "La sociedad española está muy concienciada con la necesidad de erradicar el maltrato animal y si esto queda impune va a dar una muy mala imagen al Ejército", añade.

PACMA estudia además el cruce de jurisdicciones que se dan en este caso y no descarta emprender acciones legales contra el capitán. El Código Penal castrense no recoge el maltrato animal como delito, pero eso no es óbice para que los órganos de justicia ordinarios puedan actuar contra un militar si reciben una denuncia.