Público
Público

Del Burgo declara que Aznar autorizó sobresueldos del PP

El exconsejero navarro Calixto Ayesa cobró al menos 23.400 euros en varias partidas de efectivo que salían del despacho de Luis Bárcenas a principios de los noventa.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex diputado nacional del PP por Navarra Jaime Ignacio del Burgo situó este martes al expresidente del partido y del Gobierno José María Aznar como la persona que autorizó  algunos de los pagos que se recogen en los papeles de Bárcenas. En concreto, Del Burgo afirmó, en su declaración como testigo ante el juez Pablo Ruz, que el dinero que fue entregado en efectivo por el partido al exconsejero de Sanidad navarro Calixto Ayesa fue autorizado por la “Presidencia del partido”. El fiscal le repreguntó entonces si se refería a Aznar, a lo que Del Burgo contestó que sí, según señalaron fuentes  jurídicas.

Los pagos a Ayesa se realizaron a partir de 1991 y alcanzaron la cantidad, al menos, de 3,9 millones de pesetas (23.449,47 euros). Del Burgo declaró que recogía el dinero en efectivo, en el despacho de Luis Bárcenas situado en la sede del PP, dentro de sobres y en billetes de diferentes importes. Él lo trasladaba a Pamplona, donde telefoneaba a Ayesa, le decía que ya tenía el dinero y se lo entregaba en bares y otros locales, pero nunca en el despacho oficial del entonces consejero de Sanidad navarro.

Ayesa señaló que le  hicieron los pagos como compensación por haber tenido que dejar su consulta de dermatología al hacerse cargo de la Consejería de Sanidad, cuando además tenía varios hijos en la Universidad que generaban muchos gastos. Por su parte, Del Burgo indicó que el dinero también era para afrontar deudas de la UCD en la región, algo que ya había reconocido en un comunicado el propio Ayesa hace unos meses.

Según fuentes jurídicas, el ‘modus operandi' de los pagos era el siguiente: Del Burgo, autorizado por Aznar, entonces presidente del partido, iba periódicamente al despacho de Bárcenas, que le entregaba las 600.000 pesetas de rigor en metálico y dentro de sobres, sin que él firmase un recibí a cambio. Del Burgo llevaba el dinero a Pamplona, llamaba a Ayesta y le decía que traía el efectivo. Tras ello quedaban en algún lugar distinto al despacho oficial de este último, y le daba el dinero. Ayesta sí firmaba un ‘recibí' a Del Burgo, que se lo enviaba por correo ordinario a Bárcenas.

En cuanto al número de pagos y a sus cuantías, los testimonios de Del Burgo y Ayesa difieren. El primero señaló que hubo seis o siete pagos en total, de 600.000 pesetas cada uno, lo que coincide con los reflejado en los denominados 'papeles de Bárcenas' publicados por El País y que consignan una supuesta contabilidad B del Partido Popular. En esos documentos se señala que los pagos se hicieron entre 1991 y 1992.

Sin embargo, Ayesa, que al igual que Del Burgo declaró por videoconferencia desde el palacio de Justicia de Pamplona, señaló al juez Ruz que los pagos se prolongaron a lo largo de toda la legislatura, es decir, durante más tiempo, lo que supondría mayores cuantías. Del Burgo también admitió que en julio de 2001 recibió del PP medio millón de pesetas (3.005,06 euros), también en efectivo, para la concejal de Unión del Pueblo Navarro (UPN) en la localidad de Villava Elena Murillo, a la que ETA había destrozado la vivienda en un atentado. El exdirigente del PP navarro destacó que agradeció al PP el apoyo que brindó a esta edil.

Otro de los testigos que compareció ante el Ruz este martes, en este caso de forma presencial, fue el concejal de Amurrio (Alava) y exdirigente del PP vasco Santiago Abascal, que reconoció otro de los pagos que se recogen en los 'papeles de Bárcenas': el que él mismo percibió, por unos 2 millones de pesetas (12.000 euros), en el año 1999, para reparar los daños causados en su comercio en la citada localidad alavesa por una acción de ETA.

Según fuentes jurídicas, Abascal recordó que tanto el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, como el presidente del PP vasco, le telefonearon en aquella ocasión para solidarizarse con él. Sin embargo, al ser preguntado por la persona que le entregó el dinero y cómo se produjo el mismo, si en efectivo o con otro sistema, no hizo gala de la misma memoria y declaró insistemente que no lo recordaba, alegando que han pasado 14 años.