Publicado: 12.05.2015 20:28 |Actualizado: 12.05.2015 23:30

Una denuncia por acoso laboral puede costarle la alcaldía al PP coruñés

El nuevo escándalo de los conservadores gallegos podría estar relacionado con la Pokémon, la mayor trama de corrupción de la historia de Galicia, en su capítulo de los sobornos de la empresa Vendex a cientos de funcionarios municipales.

Publicidad
Media: 4.74
Votos: 19
Comentarios:
Carlos Negreira./EFE

Carlos Negreira./EFE

Una denuncia por acoso laboral puede resultar determinante para la elección del nuevo alcalde de A Coruña. Según todas las encuestas, el actual regidor Carlos Negreira (PP) conservaría el bastón de mando sólo si recabara el apoyo de Ciudadanos tras el 24-M. Pero este martes la jueza María Francisca Justo Vicente ha citado a declarar como imputadas a las ediles Rosa Gallego y Begoña Freire, responsables de las concejalías de Personal y Movilidad. Ambas repiten en la lista electoral del PP coruñés. Y C´s ya se ha comprometido a no pactar con candidatura alguna que incluya a imputados.

Gallego y Freire deberán declarar en el Juzgado de Instrucción número 8 de A Coruña el próximo 5 de junio a causa de una denuncia elevada por una exfuncionaria del Ayuntamiento coruñés. María Elena Álvarez Cortiñas --hoy jubilada-- era jefa del departamento de Movilidad hasta diciembre de 2013, cuando fue apartada tras conocerse su presunta implicación en la trama Pokémon. Su nombre aparece en el sumario que investiga la red corrupta como receptora de regalos de la empresa Vendex, que supuestamente sobornó a cientos de funcionarios municipales de toda Galicia para conseguir concesiones de forma fraudulenta.

Público intentó contactar con las recién imputadas, pero el PP herculino prefiere limitarse a difundir únicamente las declaraciones públicas del alcalde sobre el auto: "Es un tema puramente administrativo, por el cese de una persona de un cargo de libre designación. No se les imputa ningún tipo de delito", ha señalado Negreira, que gobierna con mayoría absoluta la ciudad desde mayo de 2011.



Una exfuncionaria municipal de A Coruña ha denunciado a las dos concejalas por trato degradante y prevaricación

Ciertamente la citación de la jueza se dirige a las imputadas para investigar "un delito sin especificar". Elena Álvarez había elevado su denuncia contra ambas concejalas por trato degradante y prevaricación. Las imputadas ocupan los puestos dos y ocho del las listas del PP para la Alcaldía.

El sondeo diario de La Voz de Galicia otorga al PP 13 concejales (a uno de la mayoría absoluta), 6 al PSOE, otros tantos a Marea Atlántica (nacionalistas escindidos del Bloque, IU, Podemos, Equo, Compromiso) y dos a Ciudadanos. Sin embargo, la encuesta semanal del Departamento de Sociología de la Universidad herculina deja al PP con 11, al PSOE con 6, a Marea con 5, C´s 4 y Bloque Nacionalista uno. La aritmética electoral anuncia una fuerte marejada pactista a los pies de la Torre de Hércules tras el 24-M.

Santiago Folla-Cisneros es el candidato de C´s a la alcaldía coruñesa. Contesta con amable ironía cuando se le señala que su formación es la única que podría apoyar la continuidad de Carlos Negreira en María Pita, sede del ayuntamiento: "Sí, eso dicen". Reconoce Cisneros que todavía están estudiando el alcance de la imputación, pero "si finalmente se demuestra como caso de corrupción sería totalmente imposible el diálogo. En eso hemos sido y seguiremos siendo tajantes: si es así, no vamos ni a negociar".

La funcionaria también ha denunciado la desaparición de 83 expedientes y la rotura de su disco dura mientras se encontraba de baja

La sombra de la operación Pokémon, la mayor trama de corrupción de la historia democrática gallega, planea sobre el caso. En julio del pasado año, la imputada en esta trama, y denunciante hoy de las concejalas del PP coruñés, llevó a los juzgados la desaparición de 83 expedientes de su oficina y la rotura de su disco duro mientras ella se encontraba de baja. La jueza de la Pokémon, Pilar de Lara, indaga ahora si aquel robo tiene relación directa con esta trama, según fuentes de la investigación.

En conversación telefónica con Público, la exfuncionaria Elena Álvarez Cortiñas confirma el interés de De Lara, y recuerda que fue precisamente Rosa Gallego quien recibió la primera noticia del robo de expedientes y destrucción del disco duro: "Lo puse en su conocimiento y ella decidió que no procedía la apertura de expediente sancionador por el asunto. Por eso yo acabé llevándolo a los juzgados. A mí me cesaron tres meses antes de jubilarme por denunciarlo".

Por último, intenta probar su inocencia como receptora de regalos de la empresa Vendex: "Reconozco que recibí regalos de José María Tutor --confirma su relación con el delegado de la empresa en Galicia--. Nos conocemos desde siempre, porque los dos somos de Monforte. Y yo también le hacía regalos a sus hijos por Navidad".