Publicado: 11.11.2016 17:46 |Actualizado: 11.11.2016 17:50

Denuncian que los guardias civiles
de Toledo solo tienen un chaleco femenino para 200 agentes

"Las guardias civiles de Toledo son obligadas a usar chalecos antibalas masculinos", lo que resulta "no sólo ineficaz sino peligroso por la dificultad para sacar el arma de su funda con un chaleco masculino", avisa la AUGC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La Guardia Civil no dispone de chalecos antibalas para todos sus agentes, y la disponibilidad empeora en el caso de los chalecos adaptados al físico femenino.

La Guardia Civil no dispone de chalecos antibalas para todos sus agentes, y la disponibilidad empeora en el caso de los chalecos adaptados al físico femenino.

MADRID.- En la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo solo hay un chaleco antibalas adaptado a la fisionomía femenina para una plantilla de 200 agentes. Y eso que estos elementos de protección "dejan de ser efectivos si la prenda no queda ceñida al cuerpo del agente", ha avisado este viernes la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

Según esta asociación, mayoritaria en el cuerpo y a la que pertenecen en torno a un 60% de los agentes, la Guardia Civil ha abierto un expediente disciplinario a una guardia de Toledo "en base a unos hechos discriminatorios para la mujer en uno de los ejercicios de tiro, con la obligación del uso de chalecos masculinos no aptos para las mujeres". Un hecho que ha sido puesto en conocimiento ante el Instituto de la Mujer.

"Las guardias civiles de Toledo son obligadas a realizar los ejercicios de tiro con chalecos masculinos", lo que resulta "no sólo ineficaz sino incluso peligroso por la dificultad que encuentran las agentes para sacar el arma de su funda con un chaleco masculino puesto", recoge la asociación en un comunicado.



Sancionadas por usar sus propios chalecos

La AUGC también ha denunciado que el Ministerio del Interior, responsable de dotar del material adecuado a la Guardia Civil, "mira para otro lado" en vez de cumplir la ley orgánica de 2007 que establece que todos los guardias civiles que se dediquen a tareas policiales deben contar con los elementos de protección necesarios.

Las denuncias por la falta de chalecos femeninos se han extendido por todo el territorio nacional después de que saliera a la luz el caso de una agente que está siendo juzgada por los tribunales militares por desobedecer una orden de usar un chaleco de hombre de dotación oficial y no el suyo, acorde a sus características corporales, que ella misma había adquirido. El precio de los chalecos ronda los 600 euros. 

"La situación está causando graves problemas internos", avisa la AUGC, cuya secretaria de Igualdad denunció este martes un hecho similar, acusando al jefe de la Guardia Civil en Cantabria de "violentar físicamente" a tres agentes por obligarlas a usar chalecos masculinos en un ejercicio de tiro.