Público
Público

Púnica Desaparecen varios contratos de la trama Púnica que incriminarían a Granados

Nuevo Arpegio, la sociedad pública de gestión de suelo de la Comunidad de Madrid, reconoce ante el juez que pese a una "intensa búsqueda" los documentos no aparecen. 

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6
Comentarios:

El exconsejero madrileño Francisco Granados, hace declaraciones a los periodistas tras salir de prisión bajo fianza tras 31 meses encarcelado por la trama Púnica. EFE/Santi Donaire

Varios contratos que firmó Nuevo Arpegio, la sociedad pública de gestión de suelo de la Comunidad de Madrid, con la empresa Analisis y Gestión de Desarrollos Urbanísticos S. A. (DUSA) y que podrían aportar luz sobre los amaños de Francisco Granados para enriquecerse con el Plan Prisma de inversiones que se investiga en el marco de la operación Púnica han desaparecido, según informa el diario El País

De acuerdo a esta información, esto contratos de Nuevo Arpegio se han "traspapelado" y no aparecen. Esa es la versión que ofrece la propia empresa pública. Así lo ha reconocido ante al Juzgado Central de Instrucción 6, que investiga la trama. Fuentes de la compañía reconocían ayer a El País que dichos documentos, incluidas actas de mesas de contratación, continúan "desaparecidos".

El pasado 16 de mayo la Guardia Civil acudió a la sede de Nuevo Arpegio para requerir la documentación por orden del juez Eloy Velasco, entonces al frente del juzgado. Los originales no aparecieron. Los agentes lo intentaron por segunda vez el 25 de mayo. Tampoco hubo suerte. 

El secretario general de Nuevo Arpegio, Francisco Esquivias, imputado en la causa, aseguró en un escrito ante el juez que en la empresa habían había hecho una búsqueda "exhaustiva", pero no tuvo más remedio que reconocer que tras esa búsqueda "se ha podido advertir que varias carpetas que contenían originales de diversa contratación —además de los de DUSA— se encontraban vacías".

En el escrito se afirma que se desconoce si la desaparición ha sido motivada por "causa voluntaria o involuntaria", pero trata de quitar importancia argumentando que existe una copia en papel de parte de estos documentos que ya ha sido entregada “en mano” a los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) en anteriores ocasiones, así como en formato electrónico, a través de un pendrive que se entregó al juzgado en abril.