Publicado: 09.07.2015 19:17 |Actualizado: 09.07.2015 19:45

El desastre electoral del PP le obliga
a duplicar la nómina de barones regionales recolocados en el Senado

El aluvión más grande se producirá a finales de mes, cuando cuatro exmandatarios del PP –Bauzá, Fabra, Sanz y Rudi, a los que se une Barberá– se convertirán en nuevos senadores territoriales de una sola tacada tras perder sus sillones. 

Publicidad
Media: 1.89
Votos: 9
Comentarios:
Foto de archivo del expresidente de la Generalitat Alberto Fabra y la exalcaldesa valenciana Rita Barberá. / EFE

El expresidente de la Generalitat valenciana Alberto Fabra y la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá. / EFE

Ciertamente existen leyendas urbanas que toman cuerpo de axiomas irrefutables sin una sólida base real, al menos para sustentar toda una teoría que, a la postre, no se ve refrendada por los datos objetivos. La creencia de que el Senado –al margen de la discutida imagen que ofrece– es el aparcamiento de los ex presidentes autonómicos que pierden su sillón es una de ellas. Hay algo de verdad, pero queda lejos de ser una realidad absoluta.

Sucede que tras los resultados electorales de los comicios autonómicos del pasado 24 de mayo el PP ha perdido una gran parte de su poder territorial. Y de la noche a la mañana media docena de importantes barones del partido se han visto desalojados del poder. La solución que se les ha buscado en la sede nacional de la madrileña calle de Génova a cuatro de ellos es colocarlos en la Cámara Alta mediante su designación como senadores territoriales por sus respectivos parlamentos autonómicos.




Los expresidentes José Ramón Bauzá, de Baleares, Alberto Fabra, de la Comunitat Valenciana, Pedro Sanz, de La Rioja, y Luisa Fernanda Rudi, de Aragón, no han puesto objeciones a su recolocación en la Cámara Alta. A ellos se unirá la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, también derrotada el 24-M. Esto ha hecho muy llamativo el desembarco de tal cantidad de exmandatarios que hace apenas dos meses disfrutaban de unas comodísimas mayorías absolutas en sus respectivos feudos.

La nómina de expresidentes autonómicos pasará de cinco a diez. Hasta ahora sólo había cuatro del PSOE y uno del Partido Popular

Nunca antes se había producido una incorporación tan abundante de presidentes salientes en una sola operación para ser recolocados en la Cámara Alta. Esta circunstancia ha contribuido a la creencia de que el Senado, que no goza precisamente de prestigio ante la ciudadanía ni en ámbito político español, es un almacén de viejas glorias.

En concreto, este aluvión de exmandatarios, todos del PP, que adquirirán la condición de senadores territoriales por designación de sus respectivos parlamentos autonómicos supondrá duplicar la actual nómina de senadores activos en la presente legislatura que han sido ex presidentes autonómicos, aunque algunos de ellos dejaron de serlo hace ya décadas. Se mire por donde se mire, es un hecho llamativo que no ha pasado desapercibido y que no contribuye en absoluto a renovar la imagen de la Cámara Alta.

Con todo, el análisis de los datos en su conjunto dista mucho de esa imagen que, a bote pronto, refleja la polémica apuesta política adoptada por la dirección del PP para reubicar a sus barones.

El desembarco contribuye a la creencia de que el Senado, que no goza precisamente de prestigio ante la ciudadanía ni en el ámbito político español, es un almacén de viejas glorias

Del casi centenar de presidentes autonómicos que han ocupado desde 1980 las primeras magistraturas ejecutivas de las 17 comunidades autónomas y de las dos ciudades con rango autonómico, especialmente desde 1983 cuando se celebraron las primeras elecciones en las comunidades de régimen común, apenas diez de ellos han sido designados senadores territoriales por sus respectivos parlamentos inmediatamente después de perder el poder.

Exactamente han sido seis del PSOE y cuatro del PP, sin contar con las nuevas incorporaciones que se anuncian ahora tras los recientes comicios autonómicos. Los casos de socialistas son: Joan Lerma (Comunitat Valenciana), Francesc Antich (Baleares), José Montilla (Catalunya), Marcelino Iglesias (Aragón), María Antonia Martínez (Murcia) y José Antonio Griñán (Andalucía). De ellos, los cuatro primeros están en activo actualmente y renovarán sus escaños con toda probabilidad, mientras que Griñán renunció a su acta hace tres semanas por el caso de los ERE y Martínez hace muchos años que abandonó la Cámara alta.

Los casos del PP han sido otros cuatro: Manuel Fraga (Galicia), Eduardo Zaplana (Comunitat Valenciana), Jesús Posada (Castilla y León) y Juan José Lucas (Castilla y León). Este último es el único que ocupa actualmente un escaño en el Senado donde es vicepresidente primero de la institución. Ha habido otro caso, el del expresidente socialista de Canarias Jerónimo Saavedra, pero fue designado senador territorial por el parlamento autonómico dos legislaturas después de abandonar la presidencia del Ejecutivo canario.

En los escaños de la cámara parlamentaria de segunda lectura han pasado otros ex presidentes autonómicos, pero han adquirido la condición de senadores mediante la elección directa en papeleta por los votantes, igual que la mayoría. Entre los que están en activo figuran el socialista Vicente Álvarez-Areces, expresidente de Asturias, y el popular Juan José Imbroda, que es también presidente de Melilla. Los dos han sido electos en sus respectivas circunscripciones.

Sólo diez barones habían dado el salto directamente a la Cámara Alta: los socialistas Lerma, Antich, Montilla, Iglesias, Martínez y Griñán; y los conservadores Fraga, Zaplana, Posada y Lucas

También fueron electos senadores en comicios generales, una vez habían dejado de ser presidentes autonómicos, los socialistas Demetrio Madrid y José Rodríguez de la Borbolla; este último es un caso peculiar: fue senador electo por Sevilla antes y después de ocupar la presidencia de la Junta de Andalucía. Es decir, hay cuatro casos de ex presidentes autonómicos que son o han sido senadores elegidos por voto directo de los ciudadanos, no por sus parlamentos.

Además, ha habido otros casos, seis, de ex presidentes autonómicos que fueron también senadores, pero antes de llegar a presidir los ejecutivos autonómicos. Se trata de los populares Alberto Ruiz-Gallardón, José Antonio Monago, Santiago Lanzuela y Francisco Álvarez-Cascos, y de los socialistas Fernando González Laxe y José María Barreda. Todos fueron electos senadores de forma directa por los votantes excepto Monago, que lo fue por designación del parlamento extremeño.

Pero incluso contando estos casos, todos bastante heterogéneos y que no tienen que ver exactamente con la recolocación de ex presidentes autonómicos derrotados, los porcentajes son mínimos, casi ridículos. Desde las primeras elecciones democráticas de 1977 un total de 1.831 personas han ostentado la condición de senador durante la legislatura constituyente y las diez siguientes, incluida la actual que se agotará en el mes de noviembre.

Los presidentes autonómicos, sin contar los trece que acaban de ocupar su responsabilidad estos días tras las elecciones del 24-M, suman algo menos del centenar. De ellos, diez fueron recolocados en el Senado tras perder sus presidencias; una cifra que subirá sustancialmente a 14 con las nuevas incorporaciones de exmandatarios del PP. En la actualidad, la Cámara Alta está compuesta por 266 escaños, de los que 208 han sido elegidos por sufragio directo en circunscripciones provinciales y 58 son elegidos por los 17 parlamentos autonómicos en función de su población.