Público
Público

Desmontando cinco tópicos sobre el catalán en la escuela pública

El diputado de En Comú Podem Joan Mena responde a las clásicas afirmaciones que cuestionan el modelo educativo de inmersión lingüística en Catalunya 

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8
Comentarios:

El diputado de En Comú Podem Joan Mena./EFE

Lo que sucede en las aulas y en los patios de los colegios públicos de Catalunya siempre ha llenado páginas de periódicos y minutos de radio y televisión. Además de a la Generalitat, a quien más ha preocupado la educación de los alumnos catalanes ha sido al Partido Popular. En 2006, propagó desde Andalucía unas cuñas radiofónicas que decían que "en Catalunya es obligatorio estudiar en catalán y no se puede en español" y en 2012, el exministro de Educación José Ignacio Wert reveló en el Congreso su intención de "españolizar a los alumnos catalanes". El diputado de En Comú Podem Joan Mena responde al top 5 de afirmaciones críticas con la inmersión lingüística en Catalunya.

"Pudiéndonos entender todos en castellano, ¿por qué hay que enseñar en catalán y ponérselo difícil a los alumnos que no son catalanoparlantes?"

Eso se rebate, primero, alegando a la pluralidad lingüística. Segundo, alegando a los derechos lingüísticos de todo el mundo, especialmente de las minorías lingüísticas, lo cual está reconocido por la Carta Europea de las Lenguas. Y lo fundamental es que garantizar que los alumnos acaben su escolarización conociendo las dos lenguas no es ponerles las cosas difíciles sino ponerles el futuro mas fácil.

"El modelo de inmersión lingüística es excluyente"

Quien dice eso es un profundo desconocedor del modelo de inmersión lingüística o tiene mala fe. O ambas cosas a la vez. La lengua vehicular de las escuelas públicas es el catalán, pero eso no quiere decir que sea la única lengua de la enseñanza. Hay un elemento, que es lo que tira por tierra esta teoría inducida políticamente por PP y C's, y es que cada centro tiene su propio proyecto curricular lingüístico. Es una obviedad que da vergüenza explicar, pero los centros tienen que adaptar su proyecto educativo a la realidad territorial porque, lógicamente, no tienen el mismo peso los proyectos educativos en catalán en Vic que en Santa Coloma de Gramanet. Los centros educativos, que saben en qué entornos trabajan y las necesidades educativas y lingüísticas de su alumnado, elaboran un proyecto lingüístico adecuado a su territorio por mandato de la Ley de Educación catalana. 

"Si sólo voy a vivir un tiempo en Catalunya, ¿por qué mis hijos tienen que aprender catalán?"

En primer lugar, porque entiendo que aprender un idioma es enriquecedor. Cuantos más conocimientos tenga una persona, más se enriquecerá culturalmente. De lo contrario, podemos caer en la visión mercantilista de la educación: ¿de qué me sirve aprender a hacer integrales si no las voy a utilizar nunca?, ¿por qué me tengo que aprender las capitales de Europa si quizás cambien en el futuro? Los conocimientos culturales son fundamentales. Y, en segundo lugar, porque entiendo que estas familias no van a controlar el futuro de sus hijos, es decir, igual se van de Catalunya en un año, en dos, en tres, o nunca.

"Quiero tener la libertad de elegir en qué idioma estudian mis hijos"

Quien debe tener esa libertad son los hijos. Yo hoy puedo decidir, en mi libertad, si utilizo la lengua catalana o castellana. Pero para tener esa libertad de elección, necesito formación previa.

"En Catalunya los niños no pueden hablar castellano en el patio"

Yo he sido niño en Catalunya así que invito a quien diga eso a que me acompañe a cualquier patio de colegio de cualquier pueblo o ciudad de Catalunya y verá como no solamente se habla castellano si no que hay una convivencia normalizada con el catalán fruto de la cohesión social.