Público
Público

El despilfarro del PP Tres concesionarias de una autovía se embolsaron cerca de 192 millones de más con Cifuentes, González y Aguirre

Según las cuentas del grupo de Podemos en la Asamblea de Madrid, entre 2010 y 2016 las empresas han obtenido porcentajes de hasta un 49% de rentabilidad con el canon que les paga anualmente la Comunidad. En uno de los casos, la "rentabilidad razonable" en ese ejercicio rondaba el 5,72%, según el criterio del Constitucional y el Supremo, por lo que la empresa la habría rebasado en más de un 43%

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 13
Comentarios:

La carretera M-45 acabará constando más de 2.000 millones de euros. / Maps

Es un pozo sin fondo para los bolsillos de los madrileños, pero también un negocio muy lucrativo para las empresas que se beneficiaron de unos contratos ya marcados por la polémica desde su concesión: la autopista M-45, la carretera de los 80 millones por kilómetro -cuatro veces más de lo que cuesta construir 1.000 metros de AVE- ha permitido a las tres empresas concesionarias lograr un beneficio neto -libre de impuestos- que supera en cerca de 192 millones de euros la "rentabilidad razonable" para una infraestructura de este tipo costeada con dinero público.

Todo, a través de lo recaudado por un canon -estimado en base al número de coches que utilizan anualmente esta carretera- en apenas seis años, entre 2010 y 2016, durante los Gobiernos de Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes

Las cifras a las que ha accedido Público han sido recabadas por el grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid, y el criterio para delimitar esta rentabilidad ha sido fijado por el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional en sendos pronunciamientos, y hace referencia al margen de beneficio que puede embolsarse una empresa cuando cobra dinero público. 

Según los datos del Registro Mercantil, y en base a los parámetros de los tribunales citados, Concesiones de Madrid S.A., Autopista Trados-45 S.A. y Euroglosa 45 Concesionaria de la Comunidad de Madrid S.A. –propiedad de OHL-, han obtenido una “sobre-retribución” de 192.733.732 euros sólo en los seis años sobre los que existen datos, y sin que consten los números de Autopista Trados en el último ejercicio. 

En base a estas cuentas, en 2014 una de las empresas llegó a obtener un porcentaje de hasta un 49% de rentabilidad con el canon que paga anualmente la Comunidad. Entonces la rentabilidad razonable se situaba en el 5,72% según el criterio del Constitucional y el Supremo, por lo que fue sobrepasada en más de un 43%. 

Y, de mantenerse la media de este margen de ganancias por encima de la rentabilidad razonable hasta 2029, cuando expira la concesión sobre dos de los tramos –el canon sobre el tramo I se prolongará hasta 2032-, en esos 13 años las concesionarias cobrarían otros 417 .589.752 euros por encima de la rentabilidad razonable, lo que supondría un total de más de 610 millones de euros si se suman los seis años que ya se han contabilizado. 

Esto, sin contar con que la Comunidad empezó a pagar en 2002, aunque el partido morado no haya accedido a las cifras de esos 8 años -2002-2010-, que pasarían a engordar aún más la factura final. 

“Era evidente que, habiendo pagado hasta la fecha más de 1.000 millones de euros por una carretera que se licitó por menos de 300 millones, algo no iba bien”, asegura a este medio Alberto Oliver, diputado y portavoz adjunto de Podemos en la Comisión de Transportes, Vivienda e Infraestructuras.  

“Lo que demuestran los datos de rentabilidad de estas empresas”, afirma, “es que la vigilancia de la Comunidad de Madrid ha sido cuanto menos deficiente. Esta situación es la misma que tenemos en los hospitales concesionados y en metro ligero. Merecemos que quienes gobiernan hagan un uso responsable de nuestros impuestos, y esto no parece que vaya a ocurrir con Cristina Cifuentes”, apostilla. 

El modelo faraónico del PP

En las últimas semanas, su grupo ha trabajado para cuantificar y denunciar el despilfarro de los últimos gobiernos del PP en la Comunidad, y considera que el caso de la M-45 es un ejemplo paradigmático de esta forma de actuar. 

En esta ocasión, para abordar el cálculo de la rentabilidad razonable han seguido el procedimiento del Banco de España, utilizando el resultado empresarial después de amortizaciones e intereses, y antes de impuestos (RAI), extraído de las cuentas de resultados de las concesionarias. 

Para calcular la rentabilidad razonable también hay que tener en cuenta la media de los tipos de interés de los bonos a 10 años. En base a estas cuentas, el récord de ganancias por encima de lo "razonable" lo ostenta Concesiones Madrid S.A.: en 2014, aceptando los márgenes de la rentabilidad razonable, se habría embolsado algo más de 5.300.000 euros, aunque finalmente recaudó casi 40 millones.  

De hecho, y pese a que la M-45 apenas mide 36,6 kilómetros, y de que inicialmente estaba presupuestada en 289,6 millones de euros, acabará costando cerca de 2.000 millones, según la estimación exjefe del Área de Concesiones en la Dirección General de Carreteras durante la presidencia de Alberto Ruiz-Gallardón. Sin embargo, las cuentas de Podemos son menos optimistas, apuntan a que esta cifra estaría mucho más cerca de los 3.000 millones de euros. 

Piden a Cifuentes que adquiera las concesiones a OHL

Por otra parte, el grupo morado en la Asamblea defenderá este jueves en Pleno una proposición no de ley (PNL) para instar al Gobierno de Cristina Cifuentes a que inicie "un proceso de negociación para la adquisición de las concesiones pertenecientes a OHL que van a ser vendidas a un fondo de inversión". 

En el texto al que ha tenido acceso este medio, Podemos afirma que "la compra por parte de la Comunidad de Madrid del paquete correspondiente a estas concesiones implicaría un ahorro estimado de 500 Millones de € hasta el fin de la concesión". 

Oliver da por hecho que contarán con el respaldo de Ciudadanos en la votación de esta PNL, y se muestra optimista con respecto a la posibilidad de lograr también el apoyo del PSOE, que serviría para garantizar que esta medida obtuviese luz verde en la cámara.