Publicado: 17.04.2015 22:38 |Actualizado: 18.04.2015 17:47

"La detención de Rato
es un lavado de cara antes de las elecciones"

Cientos de personas se concentran frente a la sede del PP para protestar contra la corrupción en el partido del Gobierno.

Publicidad
Media: 5
Votos: 8
Comentarios:
Un grupo de manifestantes concr¡entrados frente a la sede del PP en Madrid. A.I

Un grupo de manifestantes concentrados frente a la sede del PP en Madrid. A.I

MADRID.- Cientos de manifestantes se han concentrado este viernes ante la sede del Partido Popular, en la madrileña calle Génova, para protestar contra la corrupción tras la detención del que fuera vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, acusado de fraude y blanqueo de capitales.

La concentración fue organizada anoche a través de las redes sociales por diversos colectivos sociales al conocer cómo Rodrigo Rato era puesto en libertad pese a haber estado detenido durante el día de ayer, tras el registro de su domicilio y de su despacho en busca de pruebas.



A todo ello se le suman los nombres como el de Bárcenas, Granados o Matas, por citar algunos de los casos de los que hablaban los manifestantes. Además, muchos de ellos sospechan que la detención de Rato ha sido una maniobra para "lavarse la cara ante las elecciones".

Para más inri, esta misma tarde, el juez encargado de investigar a Rato por supuesto fraude y blanqueo de capitales ha ordenado el bloqueo inmediato de todas las cuentas corrientes, depósitos, fondos y préstamos a su nombre y de sociedades relacionadas con él.

 

Los gritos de protestan iban acompañados campanas, que simulaban la salida a bolsa de Bankia, presidida por Rato.

Los manifestantes, que han ocupado la acera frente a la sede custodiados por un importante número de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), han portado pancartas con diversas leyendas en las que, entre otras cosas, piden la dimisión del Gobierno.

"Este presidente es un delincuente". "Mucha bandera, y en Suiza la cartera". "Rajoy y Cospedal, a Soto del Real"."Ahí está, la cueva de Alí Babá". Gritos que se escuchaban junto al ruido de las campanas que simulaban la salida a bolsa de Bankia, presidida por Rato.

Un grupo de manifestantes reparte pancartas frente a la sede del PP en Madrid. A.I

Un grupo de manifestantes reparte pancartas frente a la sede del PP en Madrid. A.I

"Tenemos que transformar las cosas democráticamente y pedir justicia" decía el universitario Victor Manuel Palomo. "Es un insulto a la población que roben con este descaro, es una actitud caciquil" explicaba con indignación. Para él, somos nosotros quienes tenemos que cambiar las cosas, pues nadie va a hacerlo.

Otra de las personas indignadas era Marina Montoto, una joven que considera la detención del exdirector del FMI como "un lavado de cara antes de las elecciones" por parte del Gobierno. "Lo han maquillado y presentado muy bien", añadía. Para ella, las manifestaciones espontáneas son un síntoma de que el régimen cae y que hay alternativas. "Es cierto que hay poca gente, pero porque después de cuatro años protestando la gente se cansa, por no hablar del miedo que ha creado la Ley Mordaza".

Un grupo de personas se ha reunido espontáneamente frente a la sede del Partido Popular, en la madrileña calle de Génova. A.I

Un grupo de personas se ha reunido espontáneamente frente a la sede del Partido Popular, en la madrileña calle de Génova. A.I

Javier Linares, que tiene 20 años y estudia Derecho y Políticas en la Autónoma, explicaba cómo la situación cada vez esta peor para los estudiantes: "Los ciudadanos y los jueces estan siendo valientes, hay que dar caña a un partido que opera como la mafia y que gobiernan para sí mismos y no para el pueblo".

Allí también había técnicos de Telefónica que siguen en huelga indefinida desde el pasado día 7 de abril a nivel nacional. "Hemos venido aquí a protestar no sólo por las condiciones que demandamos, sino porque estamos hartos de tanta corrupción".

Por otro lado estaba Margarita, de 59 años: "Estoy indignada, estan robando y no pasa nada; aquí no hay perroflautas de los que ellos hablan, sino gente normal que está harta". Como ella misma cuenta, protestar puede que no sirva de nada pero es lo único que nos queda. "Es injusto que la gente no tenga que comer y ellos robando dinero", concluía.