Publicado: 19.12.2014 17:10 |Actualizado: 19.12.2014 17:10

El detenido pretendía atentar contra la clase política porque todos los partidos "son iguales"

El hombre que empotró su coche en la sede nacional del Partido Popular asegura a los agentes que lo arrestaron que es un empresario desesperado tras haberlo perdido todo.

Publicidad
Media: 2.86
Votos: 7
Comentarios:
Varios agentes de la Policía frente a la entrada de la sede del PP, en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

Varios policías, ante la sede nacional del PP, en Madrid. / ANDREA COMAS (REUTERS)

El detenido hoy tras empotrar un coche con dos bombonas en la sede nacional del PP, en Madrid, ha manifestado a la Policía que su intención era atentar contra todos los políticos porque "son iguales". Fuentes policiales han informado de que en su declaración en dependencias policiales ha señalado que la acción iba contra toda la clase política.

Daniel Pérez B., de 37 años, ha insistido en que igual que ha atentado contra la sede del PP podría haberlo hecho contra la de cualquier otro partido. Antes de esta comparecencia policial, el arrestado, natural de Bronchales (Teruel), había dicho a los agentes que le detuvieron que era empresario y que estaba desesperado tras haberlo perdido todo

Las fuentes han precisado que se trata de una persona en paro desde el pasado mayo, que había trabajado en periodos interrumpidos en una fábrica de aglomerados de madera de Teruel, que consume drogas y que fue detenido en 1999 por el hurto de un vehículo. También aludieron a que padece esquizofrenia, lo que ha motivado una queja por parte de la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes), que lamenta que se traslade la idea de que el suceso esté motivado por un problema de salud mental.

La Policía encontró en el coche, un Citroen Xantia, dos bombonas y varios kilos de nitrato amónico, así como un temporizador y un iniciador de carácter casero. El jefe superior de Policía de Madrid informará esta tarde a los medios de comunicación en la sede de la Jefatura.



El suceso tuvo lugar en torno a las siete de la mañana cuando el detenido consiguió meter su coche en la entrada de la sede del PP, en la calle Génova. El vehículo llegó "hasta las escaleras" que conducen a la sala de prensa y casi atropella a una empleada de limpieza porque circulaba a una velocidad "increíble", según la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. Otra limpiadora también fue testigo del alunizaje, que produjo un estruendo "muy grande", según ha relatado.

Tráfico cortado y metro interrumpido

Nada más producirse el suceso la Policía Nacional desalojó la zona, estableció un amplio cordón de seguridad y desplazó a varias unidades de intervención al lugar, donde también se han personado efectivos de bomberos y donde sobrevolaban varios helicópteros. Por motivos de seguridad, fue interrumpido el servicio de Metro en la línea 4 entre las estaciones de Goya y San Bernardo, mientras que los trenas de las líneas 5 y 10 no pararon en la de Alonso Martínez. Asimismo, fueron cortados todos los accesos a la calle de Génova tanto al tráfico como a los peatones, lo que ha provocado un colapso de circulación, que se restableció pasado el mediodía.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha explicado que, aunque los especialistas de Científica serán los que determinen qué contenía el vehículo, parece que era una mezcla de gasolina con fertilizante y que los Tedax han determinado que hubiera sido difícil que el artefacto explosionara, ya que era rudimentario y ha sido de inmediato desactivado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comprobó personalmente los daños ocasionados junto con el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal, quien envió un mensaje de "tranquilidad y sosiego" y agradeció la "rápida y eficaz respuesta" de la Policía. El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, afirmó que le preocupa que "alguien deduzca que su situación, sus aciertos o fracasos empresariales puedan deberse a la acción del PP". Por su parte, el PSOE ha condenado este "acto violento" y ha expresado su deseo de que este tipo de ataques "no se vuelvan a repetir".