Público
Público

Día de la Mujer Susana Díaz hará la huelga feminista del 8-M

La presidenta de Andalucía vacía su agenda oficial el Día Internacional de la Mujer para sumarse al paro en defensa de la igualdad laboral y salarial. El Parlamento andaluz adelanta el pleno de ese día a petición de IU.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, de morado junto a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en los actos del 40 aniversario de la organización agraria Asaja Sevilla. | RAÚL CARO (EFE)

La presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, ha suspendido su agenda oficial del próximo 8 de marzo para secundar la huelga feminista convocada para el Día Internacional de la Mujer. Es la primera vez que un presidente andaluz —antes de Díaz todos fueron hombres en el cargo— para en sus funciones para secundar las reivindicaciones del 8-M, más centradas este año en la discriminación laboral y salarial de las mujeres. "Soy socialista y como tal soy feminista. Creo que quedan muchos techos y barreras que superar", afirma la presidenta.

EL PSOE andaluz no ha dado ninguna directriz a sus cargos públicos respecto a qué hacer en la huelga feminista del próximo 8 de marzo, pero Susana Díaz sí tiene claro que se sumará a la convocatoria organizada por la Coordinadora 8-M (unos 300 colectivos feministas) y respaldada por los sindicatos UGT y CCOO.

La presidenta de Andalucía no se había pronunciado al respecto hasta ahora y, en consecuencia, tampoco habían dado un paso adelante otros cargos públicos de su Gobierno y de su partido. Hace apenas cinco días, la alcaldesa socialista de San Fernando, Patricia Cavada (primera regidora del municipio gaditano), eludió posicionarse cuando le preguntaron si haría huelga el 8M asegurando que su partido "aún no lo había decidido".

Hasta la semana pasada, la dirección federal del PSOE no había confirmado su respaldo a la movilización feminista del 8-M, que lleva más de un mes convocada. Una vez que se sumaron los sindicatos de clase —convocando paros laborales de dos horas—, los socialistas dieron un paso adelante.

Díaz asegura que nunca se pensó dos veces que apoyaría la huelga, es más, ella no tendrá agenda oficial durante toda la jornada y explica sin vacilar que se trata de una cuestión "ideológica", en velada referencia a los argumentos de la líder de Ciudadanos en Catalunya, Inés Arrimadas, para no hacer huelga ese día.

"Algunos dicen que no hay ideología y claro que la hay. Yo milito en la igualdad y en el feminismo, en una sociedad en la que hombres y mujeres tienen derecho a cobrar lo mismo. Por supuesto que apoyo la huelga", avanzó durante una entrevista en Onda Luz Televisión. Preguntada sobre el mismo aspecto, Arrimadas dijo apoyar el paro, pero no secundarlo: "La mejor manera de luchar por la igualdad no es hacer una huelga en la que se reivindican otras cuestiones ideológicas", sentenció.

El PSOE llevará a la movilización del 8 de marzo el lema Trabajos y salarios dignos: sin ellos no somos ciudadanos. Los argumentos para defender este año una huelga feminista podrían valer para el año pasado: la persistencia de violencia machista en la sociedad, que el paro femenino es un 3,5% más alto que el masculino, o que las mujeres desempeñan el 74% de los empleos a tiempo parcial.

Antes que Susana Díaz se pronunciase, lo hizo el Parlamento andaluz a petición de Izquierda Unida, que registró una proposición para que se aplazase el pleno previsto para el próximo 8 de marzo, para que sus diputadas pudieran secundar la huelga. La junta de portavoces respaldó la propuesta de la coalición de izquierdas para que las sesiones previstas para los días 7 y 8 de marzo se celebren los días 6 y 7 de marzo, con idea de no interferir en la huelga. La Mesa de la Cámara apoyó la decisión por unanimidad de todos los grupos, aunque ni la bancada del PP ni la de Ciudadanos han confirmado que vayan a sumarse a la huelga feminista.