Publicado: 30.10.2015 19:58 |Actualizado: 08.11.2015 13:12

Susana Díaz abre un nuevo frente contra Sánchez y pide la derogación completa de la reforma laboral

El líder del PSOE, aconsejado por Jordi Sevilla, dejó abierto el abaratamiento del despido a un acuerdo entre patronal y sindicatos. Andalucía acudirá a la Conferencia Política con una reforma al programa electoral para la recuperación de los derechos laborales anteriores.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
La secretaria general del PSOE de Andalucía y presidenta de la Junta, Susana Díaz, durante su intervención ante el Comité Director del partido. EFE

La secretaria general del PSOE de Andalucía y presidenta de la Junta, Susana Díaz, durante su intervención ante el Comité Director del partido. EFE

MADRID.- El extraño giro dado por Pedro Sánchez sobre la derogación de la reforma laboral, en el que dejaba abierta a una futura negociación el abaratamiento del despido entre sindicatos y patronal, va camino de provocar un nuevo frente interno entre la dirección del PSOE con la secretaria general de Andalucía, Susana Díaz, cuyas huestes piden y quieren la derogación completa de la reforma laboral aprobada por el PP y la recuperación completa de los derechos laborales anteriores a la misma.

Así se aprobó este viernes en los órganos provinciales andaluces en las enmiendas al programa electoral, donde se hizo bandera de que la reforma laboral debe decaer por completo si el PSOE llega al Gobierno, y sin los matices que últimamente ha introducido el líder socialista.

Sánchez, que repitió mil veces que su primera medida sería la derogación completa de dicha reforma del PP, matizó en el último minuto que uno de los temas más controvertidos de dicha modificación laboral como el abaratamiento del partido quedaba abierto a la negociación y pendiente del nuevo Estatuto de los Trabajadores que promete promover.

Todo sonó muy raro en las filas del PSOE, porque era una de las banderas del propio Sánchez y que Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su etapa como secretario general del PSOE, mantuvo permanentemente. Pero la nueva modificación se incluye en el programa.
Según fuentes consultadas, parece que la mano derecha de Jordi Sevilla ha influido en esta decisión. El exministro ya propuso hasta votar con el PP el techo de gasto de los últimos Presupuestos del Partido Popular, aunque aquello no fue aceptado por la dirección socialista.




El problema es que Pedro Sánchez ha perdido una bandera y, además, se ve abocado a un enfrentamiento y un debate más que serio en la Conferencia Política de mediados de noviembre, donde se tiene que aprobar definitivamente el programa electoral.

Y es que la potente federación andaluza, con Susana Díaz al frente, acudirá con la exigencia de que si el PSOE llega al Gobierno derogue por completo la reforma laboral y recupere los derechos laborales anteriores, en su totalidad, hasta que se negocia una nueva legislación.

En este caso, además, la decisión de la federación andaluza es muy compartida por otras federaciones socialistas.