Publicado: 02.07.2014 07:00 |Actualizado: 02.07.2014 07:00

Las dictaduras que desangraron las dos orillas del Atlántico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pudo parecer un gesto utópico cuando el 14 de abril de 2010 tres familiares de víctimas del franquismo, arropados por asociaciones de memoria histórica y derechos humanos de España y Argentina, presentaron una querella en un juzgado de Buenos Aires para investigar y juzgar los delitos de la dictadura de Franco. Cuatro años después, las dudas se han ido desvaneciendo gracias a hechos como las órdenes de detención contra los torturadores Jesús Muñecas Aguilar y Juan Antonio González Pacheco, 'Billy el niño', y las declaraciones que víctimas y familiares han hecho ante la jueza argentina instructora del caso. Algo imposible años atrás en el escenario de escasas garantías que dejó la transición para estas víctimas.

La conocida como querella argentina contra el franquismo, la única causa penal abierta que busca justicia para las víctimas de delitos de lesa humanidad cometidos en la dictadura, sigue abierta, y con el objetivo de fomentar su difusión y contribuir al debate social surge el documental Desde el otro lado del charco. Producido por la asociación Date Cuenta y dirigido por Carlos Suárez, este proyecto recoge el testigo del realizado con anterioridad por el mismo equipo: Vencidxs, que dio voz a 104 víctimas de la primera ola de represión durante y después de la Guerra Civil.

"En este documental queremos recoger los testimonios de las víctimas que han dado un paso al frente para querellarse en el proceso abierto en Argentina. Muchos de estos querellantes son de una generación más joven, mujeres y hombres que sufrieron la represión del tardofranquismo, una represión especialmente silenciada, y también descendientes de víctimas que no se rinden en su empeño de exigir justicia una o dos generaciones después", matiza Suárez.

En un enfoque dual, el documental pretende plasmar los relatos de familiares de desaparecidos, presos políticos, víctimas de abusos policiales, juristas, políticos y demás actores sociales relacionados con la recuperación de memoria tanto en España como en Argentina. Por un lado, se aborda el juicio contra el exmilitar argentino procesado por delitos de lesa humanidad Adolfo Scillingo. Los primeros pasos para condenarlo se dieron en España, en la fiscalía de Carlos Castresana. El juicio abrió el camino a la derogación de las leyes de obediencia debida y punto y final, el techo que impedía a las víctimas argentinas satisfacer sus demandas de verdad y reparación en el marco de la justicia internacional. "Es importante recalcar que, tras aquel proceso iniciado en España, el recorrido posterior que tuvo Argentina en materia de dignificación de las víctimas y de impartición de justicia representa hoy en día un ejemplo internacional sin precedentes", apunta Suárez. "Esperamos que este proceso judicial iniciado en Argentina represente algo similar a lo que en su día supuso para ese país el inicio del proceso contra Scilingo en territorio español", anhela.

El proyecto documental de Date Cuenta incluye entrevistas a los protagonistas de los dos procesos y el testimonio de los actores institucionales y sociales más relevantes en ambas causas con el fin de "ayudar a comprender los aspectos históricos, sociales y políticos de cada contexto".

En ese sentido, las cámaras recogen la historia del exiliado gallego Darío Rivas, uno de los primeros firmantes de la querella argentina. Hoy en día, a sus 94 años, sigue con intensidad todo el proceso con el que busca recabar justicia por su padre, el alcalde republicano de Castro Rei (Lugo) asesinado por falangistas el 29 de octubre de 1936. "Piensan que la memoria crea problemas, pero es la solución a ellos. Sin memoria no hay justicia", señaló a Público en una concentración de víctimas de franquismo en la madrileña Puerta del Sol, un año después de interponer la querella en Buenos Aires.

"También contamos la historia de Carlota Ayub, que se exilió en España y cuya hija sigue desaparecida por la dictadura argentina", señala Suárez. "Hablaremos de víctimas de ambas dictaduras y de cómo desde un país extranjero se puede prender una llama para lograr que haya justicia", añade.

Algunos de los testimonios recogidos son los del actor Juan Diego Botto, hijo de un desaparecido de la última dictadura militar argentina; Joan Tardà, diputado de ERC; Merçona Puig Antich, hermana de Salvador, ejecutado a garrote vil en la cárcel Modelo de Barcelona el 2 de marzo de 1974; Santiago Vidal, magistrado y miembro de Jueces para la Democracia; y Carlos Slepoy, abogado de la querella.

"Esta querella está dejando en clara evidencia al actual gobierno español, que no se esconde a la hora de defender a aquellos que torturaron y asesinaron, dejando a España en un dudoso lugar ante la comunidad internacional, como así lo han dado a entender entidades como Naciones Unidad y Amnistía Internacional", lamenta Suárez.

Para completar el trabajo tras esta primera fase que ha incluido una treintena de entrevistas, y ante el desierto de ayudas institucionales, los miembros de Date Cuenta han lanzado una campaña de micro financiación por Internet, crowdfunding, para que su proyecto documental pueda ver la luz. En la web de Lánzanos detallan los gastos que necesitan sufragar y que consisten en el desplazamiento de tres profesionales del equipo a Buenos Aires, alquiler de los equipos de audio e imagen, contrataciones y permisos para grabaciones, alojamiento, desplazamientos y manutención del equipo.

En dos días, deben alcanzar al menos el 70% del presupuesto marcado: 14.800 euros. Hasta la fecha han logrado 110 apoyos que suman 6.520 euros.