Publicado: 08.01.2016 17:51 |Actualizado: 08.01.2016 17:58

Diego Torres insiste en que la Casa Real "revisaba" y "guiaba" las actividades del Instituto Nóos

El exsocio de Iñaki Urdangarin afirma que "siempre" actuaron "de buena fe"

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5
Comentarios:
El exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos, Diego Torres. / EFE

El exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos, Diego Torres. / EFE

PALMA.- El exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos, Diego Torres, ha defendido que tanto él como el marido de la infanta Cristina no delinquieron en sus contrataciones con las administraciones públicas: "Hemos actuado de buena fe siempre".

En una entrevista concedida al programa El Objetivo, de la Sexta, que hoy adelanta parcialmente la cadena de televisión, Diego Torres insiste en su argumento de que la Casa Real supervisaba toda la actividad del Instituto Nóos.

"¿Hay algo incorrecto en el comportamiento de la Casa Real, del jefe de la Casa,
de Carlos García Revenga (secretario de las infantas)? No, siempre sostendré que no, que han actuado bien", explica en un fragmento de la conversación que se emitirá el domingo. "Ellos estaban revisando lo que nosotros hacíamos, decían 'pues está muy bien hecho', 'pues me parece estupendo', 'pues adelante', y nos guiaban", resalta.



Pese a afirmar que Iñaki Urdangarin es "tan inocente" como él, Torres compara su actuación con la de su antiguo socio: "En mis empresas no han encontrado facturas de clases de salsa (...) no hay facturas de viajes a Roma para ver partidos de fútbol, no hay safaris a África".

Diego Torres se enfrenta a peticiones de pena que suman 16,5 años de cárcel, en el caso de la Fiscalía, y 22,5 años, por parte de Manos Limpias, por los presuntos delitos de prevaricación, fraude, tráfico de influencias, malversación, contra la Hacienda Pública, falsedad, estafa, falsificación y blanqueo.

Por otra parte, el expresidente del Govern balear Jaume Matas ha puesto hoy a disposición de la Audiencia de Palma su palacete en la ciudad para "reparar el daño causado" en el caso Nóos, por el que podría ser condenado a once años de cárcel.